Nuevo Opel Mokka X: primera prueba

Nuevo Opel Mokka X: primera prueba

15 noviembre, 2016

Hemos acudido a la presentación del nuevo Opel Mokka X. El SUV pequeño de la marca alemana añade una X a su denominación y llega con un interior y un exterior totalmente renovados. Estas son nuestras primeras impresiones.

Nuestra valoración: 7,0 Bastante bueno

Diseño 7

Bastante bueno

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 7

Bastante bueno

Interior 7

Bastante bueno

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Servicios OnStar
  • Nuevo sistema multimedia
  • Nuevo diseño del salpicadero

Mejorable

  • Gama mecánica escasa
  • Manejo del ordenador de abordo

El Opel Mokka ha gozado, desde su llegada al mercado a finales de 2012, de una buena aceptación por parte del público que lo ha aupado hasta los primeros puestos de ventas, algo que no es nada fácil, si tenemos en cuenta la competencia en el segmento.

En 2015, el B-SUV de Opel se situó como el tercer modelo más vendido de la categoría, solo superado por Renault Captur y el Peugeot 2008, y, en lo que va de 2016, ha subido hasta la segunda posición, siendo superado solamente por el modelo de la marca del rombo.

El Opel Mokka ha supuesto un auténtico éxito para la firma, pero la batalla por estar arriba en un segmento que no para de crecer hacía necesaria una renovación. De esta manera, llegamos al nuevo Opel Mokka X que, pese al añadido en su denominación y el profundo lavado de cara tanto interior como exterior, es un restyling, no una nueva generación. Eso sí, un restyling con cambios notables a nivel estético, de calidad percibida y de equipamiento.

Nuevo Opel Mokka X, ¿por qué han añadido una X?

El crecimiento de las ventas de las carrocerías de tipo SUV es imparable. Según los datos de Opel, la comercialización de este tipo de vehículos se ha multiplicado por siete en España desde 2010.

Los principales damnificados del crecimiento SUV han sido los monovolúmenes que han visto como se reduce, paulatinamente, su cuota de mercado en favor de los todocaminos. Tal es así, que algunos fabricantes empiezan a abandonar este tipo de carrocerías para apostar por una gama SUV fuerte y que cubra un amplio abanico de necesidades. Peugeot es uno de los ejemplos más claros con la reconversión de sus modelos 3008 y 5008 en SUVs. Renault, por su parte, mantiene los Scénic y Grand Scenic, pero, en su última generación, han adoptado códigos estéticos más propios de los SUV.

En este contexto, Opel ha decidido que es hora de contar con una completa gama SUV con la que hacer frente a sus rivales y la X, al igual que en BMW, será la seña distintiva de estos modelos. El primero en llegar ha sido el nuevo Opel Mokka X, le seguirá el Crossland X, un SUV compacto que sustituirá al Meriva y hará frente a rivales como el Nissan Qashqai o el Kia Sportage, y, ya en 2017, llegará un SUV de mayor tamaño del que todavía se desconoce el nombre, pero que seguro contará con la X en su denominación.

Precio del nuevo Opel Mokka X

Opel Mokka X 1.4 Turbo 4×2 Selective: 21.837 euros.

Opel Mokka X 1.4 Turbo 4×2 Automático Selective: 23.253 €

Opel Mokka X 1.4 Turbo 4×2 Color Edition: 24.402 €

Opel Mokka X 1.4 Turbo 4×2 Excellence: 24.303 €

Opel Mokka X 1.4 Turbo 4×2 Automático Excellence: 25.568 €

Opel Mokka X 1.4 Turbo 4×4 Excellence: 26.863 €

Opel Mokka X 1.4 Turbo 4×4 Automático 152 CV Excellence: 28.378 €

Opel Mokka X 1.6 CDTi 4×2 Selective: 23.651 €

Opel Mokka X 1.6 CDTi 4×2 Automático Selective: 24.868 €

Opel Mokka X 1.6 CDTi 4×4 Selective: 26.195 €

Opel Mokka X 1.6 CDTi 4×2 Color Edition: 25.721 €

Opel Mokka X 1.6 CDTi 4×2 Excellence: 25.621 €

Opel Mokka X 1.6 CDTi 4×2 Automático Excellence: 26.803 €

Opel Mokka X 1.6 CDTi 4×4 Excellence: 28.163 €

Los precios no incluyen ningún tipo de descuento o promoción.

Diseño Nuevo Opel Mokka X, a caballo entre dos segmentos

El forntal es la parte que más cambios ha recibido en el rediseño del Opel Mokka.
El forntal es la parte que más cambios ha recibido en el rediseño del Opel Mokka.
Ampliar

El nuevo Opel Mokka X cuenta con, exactamente, las mismas dimensiones que el modelo al que sustituye, por lo que tiene una longitud de 4,28 metros de longitud, es decir, está a medio camino entre un Opel Corsa (4,02m) y un Opel Astra (4,37 metros). Si trasladamos la comparación a sus rivales más directos, nos encontramos con que el Opel Mokka, que se encuadra en el segmento del los B-SUV o SUV pequeños, es más grande que todos sus competidores, pero sin llegar a las dimensiones de los SUV compactos o C-SUV que se sitúan un escalón por encima.

Los cambios estéticos del nuevo Opel Mokka X son notables. En el frontal, la parte que más cambia, las diferencias son muy significativas y han dado un aire totalmente nuevo al vehículo que, en mi opinión, ha suavizado sus líneas perdiendo el aspecto imponente y robusto del modelo original. Las ópticas, de nueva factura, son de mayor tamaño, se han extendido por los flancos del vehículo y cuentan con luces de circulación diurna de tecnología LED. El parachoques delantero también ha sido rediseñado y, ahora, cuenta con una mayor superficie pintada y unos faros antiniebla mejor integrados en el conjunto.

En la parte posterior, los cambios son menores y se centran en un nuevo diseño del parachoques y en las ópticas que, pese a mantener tamaño y forma, modifican su dibujo interno con la inclusión de tecnología LED.

Por último, el Opel Mokka ha aumentado su paleta de colores con la inclusión de dos nuevas tonalidades: Naranja Ámbar y el Rojo Rubí.

Interior El interior del Opel Mokka X es completamente nuevo

La firma alemana ha mejorado los puntos débiles del interior del Opel Mokka X.
La firma alemana ha mejorado los puntos débiles del interior del Opel Mokka X.
Ampliar

Si los cambios exteriores del nuevo Mokka son notables, los del interior lo son aún más, ya que el salpicadero, panel de instrumentos y sistema multimedia son totalmente nuevos.

Gracias a las modificaciones, el Opel Mokka X presenta un diseño más limpio y, sobre todo, más funcional. La eliminación de un buen número de botones y la reubicación del sistema multimedia, que, ahora, cuenta con una pantalla táctil que puede ser de 7 u 8 pulgadas, ayudan a simplificar las operaciones y el manejo de las distintas funciones del vehículo.

Por su parte, el panel de instrumentos es completamente nuevo. De esta forma, pierde los relieves y todo pasa a situarse en un solo plano. Esta nueva configuración presenta, al igual que la consola, un diseño más limpio, aunque quizá le haga perder algo de personalidad. En cualquier caso, es una cuestión de gustos.

La pantalla central de información, a color y de 4,2 pulgadas, muestra la información de forma mucho más clara. Sin embargo, el manejo es poco intuitivo, ya que para pasar de un menú a otro hay que presionar sobre un botón situado en uno de los mandos satélites. Por su parte, el volante, que aglutina los mandos del teléfono, el sistema de audio y el control de crucero, es el mismo que en el modelo precedente.

En cuanto a habitabilidad y capacidad del maletero, no hay cambios. El espacio y acceso a las plazas delanteras es bueno y, en las traseras, la única pega es la cota de anchura, algo escasa para que tres adultos viajen con comodidad. Por su parte, el maletero cubica 356 litros, cifra que no varía aunque se monte el sistema de tracción total, presenta unas formas regulares que facilitan la distribución de la carga y cuenta un acceso cómodo.

Junto al rediseño, lo más importante del interior del Opel Mokka X es la inclusión de nuevos materiales que ayudan a elevar la sensación de calidad percibida. Por ejemplo, la parte central del salpicadero está recubierta de lado a lado por un material blando y con costuras que simula piel y que contribuye a que el nuevo Mokka de un salto de calidad respecto a su predecesor.

En definitiva, Opel ha sabido atacar los puntos débiles del modelo original y, con la puesta al día, ha conseguido mejorar notablemente su producto.

Motor Pocas opciones mecánicas

El Opel Mokka cuenta con una versión propulsada por GLP.
El Opel Mokka cuenta con una versión propulsada por GLP.
Ampliar

Por el momento, Opel ofrece un bloque diésel y otro de gasolina. La opción de gasóleo se corresponde con el motor 1.6 CDTI de 136 CV que la marca estrenó, precisamente, en el Mokka y que sustituyó al 1.7 CDTI original, la mecánica que montaba en el momento de su lanzamiento en 2012. Se trata de un motor fabricado íntegramente en aluminio y que otorga al Mokka X un buen nivel de prestaciones, ya que con él es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos.

El funcionamiento del motor es suave y sorprendentemente silencioso para tratarse de un diésel. Además, el problema del anterior 1.7 CDTI en su funcionamiento a bajo régimen queda resuelto en este 1,6 litros de 136 CV, cuyo empuje a bajo y medio régimen es satisfactorio, ya que responde bien al acelerador y no resulta tan fácil de calar cuando reducimos la velocidad o iniciamos la marcha.

En el apartado de la gasolina, nos encontramos con un bloque turboalimentado de 1,4 litros y 140 CV que la marca estrenó en la última generación del Opel Astra lanzada hace apenas un año. Durante la presentación no tuve oportunidad de probarlo, pero valga como indicación la prueba que realizamos del Astra 1.4 T.

Ambas mecánicas están disponibles con cambio manual y automático y pueden montar un sistema de tracción integral que, gestionado de forma electrónica, envía, en condiciones normales, todo el par al eje delantero y, solo cuando detecta una pérdida de adherencia, pasa fuerza al eje trasero hasta un 50%. El Opel Mokka X no cuenta con un bloqueo de diferencial, por lo que es el vehículo quien decide en cada momento el reparto de par idóneo. Si se opta por la versión 4×4, el cambio es manual obligatoriamente.

Próximamente, la marca pondrá a disposición de los clientes el mismo bloque turboalimentado de gasolina, pero con su potencia elevada hasta los 152 CV y asociado de forma exclusiva al cambio automático y la tracción total.

Por último, Opel ofrece una versión de GLP (Gas Licuado de Petróleo) asociada al bloque gasolina de 1,4 litros y 140 CV con cambio manual y tracción delantera.

Comportamiento Opel Mokka X: sin cambios a nivel dinámico

El Opel Mokka es un coche confortable.
El Opel Mokka es un coche confortable.
Ampliar

El comportamiento del Opel Mokka X no ha variado un ápice respecto al modelo al que sustituye, por lo que las valoraciones que realizamos en la prueba del Opel Mokka 1.6 CDTI 136 CV 4×4 Excellence son igualmente validas.

En ciudad, gozamos de un buen nivel de visibilidad, lo que unido a las compactas dimensiones del vehículo nos permitirá movernos con agilidad entre el tráfico urbano. Además, el buen aislamiento acústico del habitáculo, el blando reglaje de la suspensión y una dirección muy suave contribuyen enormemente a que el confort de marcha sea elevado.

En vías rápidas, el Opel Mokka X se muestra, una vez más, un coche confortable, aunque durante esta primera toma de contacto me pareció que era excesivamente sensible al viento lateral, por lo que había que sujetar con firmeza la dirección.

En un tramo sinuoso, y circulando a un ritmo elevado, es donde salen a relucir las carencias a nivel dinámico del Opel Mokka X. Si al elevado punto de gravedad, le sumamos unas suspensiones blandas, el resultado que obtenemos no puede ser satisfactorio. En este sentido, el Mokka X no otorga la confianza suficiente para atacar con velocidad un tramo revirado y tras enlazar cuatro o cinco curvas, te das cuenta de que el coche pide una conducción más tranquila. Por otro lado, no es un coche concebido para este propósito, por lo que una gran mayoría de los futuros propietarios no verá mayor problema en esta afirmación.

Equipamiento Más y mejor equipamiento

Nuevo Opel Mokka X (7)

El Opel Mokka X cuenta con tres niveles de acabado: Selective, Excellence y Color Edition. Desde el acabado base, nos encontramos con elementos como el programador de velocidad, luces de circulación diurna de tipo LED, llantas de aleación de 17 pulgadas o el sistema multimedia con conexión Bluetooth, pantalla táctil de siete pulgadas y conectividad con smartphones a través de los sistemas Apple Carplay yAndroid Auto.

Las principales novedades en el equipamiento del Opel Mokka X son el dispositivo de apertura y arranque sin llave, los asientos con certificación AGR y diseñados para reducir la fatiga en viajes largos, los nuevos sistemas multimedia, el equipo de iluminación por LED, la incorporación de elementos de seguridad y, como no podía ser de otra manera, los servicios Opel OnStar y la posibilidad de contar con Wi-Fi.

El sistema multimedia, que puede manejarse a través de una pantalla de 7 u 8 pulgadas, supone un gran salto adelante respecto al que equipaba el modelo precedente. Su manejo es infinitamente más sencillo e intuitivo y, además, los gráficos son más claros y explicativos.

Por su parte, los faros con iluminación por LED, estrenados en el Opel Astra, son opcionales, pero, sin duda, unos de los extras más a tener en cuenta, ya que el color y la intensidad que proporcionan ayudan a reducir la fatiga del conductor y, por lo tanto, a aumentar su seguridad al volante. Además, según la marca, tienen un menor coste de mantenimiento, son más eficientes y, también, más fiables, ya que no cuentan con elementos mecánicos.

Finalmente, el nuevo Opel Mokka X cuenta, a partir del acabado Excellence, con los servicios OnStar que, entre otras cosas, incluye la llamada de emergencia.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba