Novedad

Nuevo Mercedes-AMG C 63 S E Performance 2023: híbrido de 680 CV

Nuevo Mercedes-AMG C63 S E Performance 2022

49 fotos

Ampliar

26 de septiembre, 2022

Mercedes acaba de presentar su última locura: un Clase C con el sello de AMG y que se convierte en el más potente de todos los tiempos gracias a su sistema híbrido de 680 CV con un motor delantero de 2 litros turbo y un eje trasero completamente eléctrico.

En Mercedes-AMG tienen claro que la electrificación no significa que haya que prescindir de la diversión o las prestaciones, más bien al contrario, es un complemento para lograr esos fines. Buena prueba de ello es el nuevo Mercedes-AMG C 63 S E Performance, con 680 CV y un sistema híbrido pensado para transformarlo en una catapulta, pero con unos consumos medios homologados de sólo 6,9 l/100 km… eso sí, sin sacar toda la caballería del establo.

¿Cómo han conseguido semejantes prestaciones y que sea capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 3,4 segundos y que no pase de los 7 l/100 km de consumo medio homologado?, pues uniendo el motor de gasolina con la mayor potencia específica del mundo con 476 CV y 545 Nm de par y otro motor eléctrico de 204 CV y 320 Nm de par en el eje trasero. La batería de 400 voltios que alimenta este motor eléctrico tiene una capacidad de 6,1 kWh, suficiente para proporcionar una autonomía de propulsión exclusivamente eléctrica de algo menos de 12 km. Puesto que es menor de los 40 km necesarios, este Mercedes se conforma con la etiqueta Eco y no tiene etiqueta cero aunque se trate de un híbrido enchufable.

Mercedes-AMG C 63 S E Performance: llega el turbo eléctrico

El Turbo de este Mercedes está asistido eléctricamente para eliminar el turbo-lag.

49 fotos

Ampliar

El sistema eléctrico de este Mercedes-AMG C 63 S E Performance no sirve sólo para alimentar al motor eléctrico que mueve las ruedas traseras, también sirve para asistir de una forma única al motor de gasolina. La tremenda potencia específica de este 4 cilindros de sólo 2 litros no se logra solamente a base de quemar gasolina. Sin duda la experiencia en apretar los caballos en motores como el del Mercedes A45 AMG ha servido de mucho, pero éste, además de ir colocado en posición longitudinal y no transversal, cuenta con una característica que lo hace todavía más único y especial: el turbo asistido eléctricamente.

Uno de los inconvenientes de los turbocompresores es que reaccionan y siempre van por detrás de lo que ordenamos con el pie derecho. Primero pisamos el acelerador, el motor empieza a generar más gases y con más energía, la turbina se acelera y comprime más el aire de admisión. Esto lleva un tiempo y es lo que se conoce como turbo-lag. Los motores com compresores movidos por correa por el cigüeñal no tienen este defecto, pero en ellos no se aprovecha la energía de los gases de escape. Algunos fabricantes utilizaron en su día la combinación de ambos sistemas de sobrealimentación, pero Mercedes ha combinado ambas ventajas en un único sistema en este coche.

Sin renunciar a la energía que proporcionan los gases de escape, la turbina del turbocompresor del Mercedes-AMG C 63 S E Performance cuenta con un motor eléctrico que la lanza instantáneamente en cuanto pisamos el pedal del acelerador. Antes de que los gases de escape tengan presión para comprimir el aire de admisión, este turbo asistido por la electricidad ya está cargando el aire que entra a los cilindros. El resultado es que no existe retraso en la respuesta del turbo y, además, mejora la eficiencia termodinámica y elimina las pérdidas de carga en la velocidad de salida de los gases de escape.

Alimentado por la red de a bordo de 400 voltios, el turbocompresor eléctrico de escape funciona a velocidades de hasta 150.000 rpm. El cargador, el motor eléctrico y la electrónica de potencia están conectados al circuito de refrigeración del motor de combustión para crear el mejor entorno de temperatura posible en todo momento.

Para rizar más el rizo, el sistema de refrigeración por diferenciación de campo característico del Mercedes-AMG C 63 S E Performance es capaz no sólo de hacer trabajar el motor a diferentes temperaturas en función de la demanda de prestaciones, también de diferenciar temperaturas de trabajo entre el bloque de cilindros y la culata. La refrigeración de la culata se lleva a cabo mediante una bomba de agua mecánica de alto rendimiento; para la refrigeración del bloque motor se monta una segunda bomba de agua con accionamiento eléctrico. Al arrancar el motor en frío, esta segunda bomba permanece desactivada hasta que el motor ha alcanzado la temperatura de servicio. Durante el funcionamiento normal, la unidad de control del motor regula la bomba para asegurar una refrigeración adecuada del bloque motor en función de la situación.

La transmisión de la fuerza del motor está encomendada a la transmisión AMG SPEEDSHIFT MCT 9G (MCT = Multi-Clutch Transmission, cambio multiembrague), en el que un embrague húmedo para el arranque sustituye al convertidor de par convencional. Este componente contribuye a reducir el peso y mejora con su menor inercia de masas la respuesta a las órdenes transmitidas mediante el pedal acelerador, especialmente al acelerar con rapidez y en los cambios de carga. El software de mando, armonizado cuidadosamente, garantiza cambios extremadamente rápidos, así como reducciones directas múltiples rápidas siempre que es necesario. La función de doble embrague en los programas de conducción «Sport» y «Sport+» propicia además una experiencia de conducción especialmente sugestiva. Se ha implementado asimismo la función RACE START, que garantiza una aceleración óptima a partir del vehículo inmóvil.

Mercedes-AMG C 63 S E Performance: otra liga

La versión Estate también se presenta de forma simultánea.

49 fotos

Ampliar

Esta nueva generación del Clase C más potente de todos los tiempos se presenta por primera vez con ambas carrocerías (berlina y familiar) de forma simultánea y en ambas se incorpora el sistema de dirección activa en el eje trasero. Junto con el sistema de reparto de par variable de potencia a cada una de las 4 ruedas y el control electrónico de la suspensión, el eje trasero direccional mejora la agilidad en curva cerrada y zonas lentas enlazadas, además de la estabilidad en curvas rápidas.

El conductor percibe una sensación de conducción especialmente auténtica, con elevado dinamismo en curvas y una tracción ideal, unida a alta estabilidad y un comportamiento de marcha previsible. Esto permite prestar una asistencia ideal —incluso a pilotos experimentados— sin que el conductor se sienta excesivamente tutelado por el sistema.

  • AMG DYNAMICS «Basic» está asignado a los programas de conducción «Comfort» y «Electric». El dimensionamiento propicia un comportamiento dinámico muy estable, con gran atenuación de las fuerzas de guiñada.
  • «Advanced» se activa en el programa «Sport». El vehículo presenta un equilibrio neutro en todo momento. Una menor atenuación de los movimientos de guiñada y una mayor agilidad favorecen maniobras dinámicas como, por ejemplo, la conducción en carreteras sinuosas.
  • «Pro» (abreviatura de «Professional») forma parte del programa «Sport+». El conductor recibe en el modo «Pro» mayor asistencia en maniobras dinámicas de conducción, de modo que aumenta la agilidad y mejora la confirmación del contacto con la calzada al conducir en curvas.
  • «Master» está acoplado al programa de conducción «RACE». El modo «Master» se dirige a conductores que desean experimentar el dinamismo y el placer al volante en circuitos cerrados al público. «Master» ajusta un reglaje con tendencia ligeramente sobreviradora, una dirección más directa y una respuesta más ágil al volante. De esta manera, el modo «Master» es aval de máxima agilidad y permite disfrutar con plenitud del potencial dinámico de la versión «S». Para poder activar el modo «Master», el conductor tiene que accionar el pulsador separado para el ESP® en la consola central y seleccionar el ESP® SPORT Handling Mode o el modo ESP® OFF.

En el programa de conducción «Individual», el conductor puede definir personalmente las características de los niveles de AMG DYNAMICS «Basic», «Advanced», «Pro» y «Master».

Mercedes-AMG C 63 S E Performance: sin renuncias

El interior recibe unos asientos envolventes y un generoso propio de un tope de gama.

49 fotos

Ampliar

Una versión tan especial del Clase C tiene que satisfacer todas las facetas, incluida la exclusividad, el lujo y la diferenciación. Exteriormente los C 63 S E Performance llaman la atención por su menor altura libre al suelo y los aditamentos aerodinámicos necesarios para la refrigeración de la mecánica, el sistema eléctrico y para mantenerlos pegados al suelo. Las enormes entradas de aire en el faldón delantero, las braquias laterales, el difusor aerodinámico trasero, las enormes ruedas… su presencia impone. Entre los elementos exclusivos de la carrocería, en esta serie especial es destacable la salida de aire central sobre el capó delantero.

En el interior los asientos tipo baquet están diseñados para abrazarnos y mantenernos sujetos pese a las aceleraciones laterales que es capaz de mantener en los giros este coche. La instrumentación recibe también cambios para mantener todo bajo control, además de la activación de las funciones del sistema de chasis adaptativo y los diferentes modos de conducción.

El equipamiento es el propio de una versión que se convierte en la punta de lanza de la Clase C de Mercedes y a la que se le añade el toque exclusivo de AMG, con multitud de posibilidades de personalización.

Ver información de los modelos

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Aquí está tu coche