Nuevo Mazda CX-5 2017, probamos la evolución del SUV japonés

Nuevo Mazda CX-5 2017, probamos la evolución del SUV japonés

Aunque apenas lleva 5 años en el mercado, Mazda ha renovado su CX-5, el modelo de más éxito de la marca en España, donde supone el 40% de las ventas totales de la compañía japonesa. Saldrá a la venta en junio y nuestra primera valoración es realmente buena. Lee y compruébalo.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

Diseño 8

Notable

Motor 7

Bastante bueno

Comportamiento 8

Notable

Interior 8

Notable

Equipamiento 7

Bastante bueno

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Diseño más atractivo
  • Mejoras en seguridad
  • Evolución positiva

Mejorable

  • Aumento de precio
  • Faros antiniebla ridículos
  • Ángulos muertos

El nuevo Mazda CX-5 2017 llega al segmento del mercado más reñido en la actualidad: el de los SUV compactos. No hacen más que salir nuevos modelos en esta categoría y cada vez mejor dotados, pero, con la llegada de este nuevo Mazda, rivales como el Peugeot 3008, Seat Ateca o el renovado Nissan Qashqai se van a encontrar con un enemigo muy duro.

Puede parecer que el diseño del nuevo modelo es muy continuista con respecto al anterior, con el que, como es lógico, guarda un parentesco genético. Sin embargo, cuando lo ves en directo, es un coche mucho más atractivo, con unas líneas más fluidas, mucho más cuidado en los detalles y proporciones y que realmente entra por los ojos, especialmente con el nuevo color Soul Red Crystal, que, aunque nos pueda parecer idéntico al rojo que tenían hasta ahora, si los ves juntos te das cuenta de que el nuevo tono es mucho más vivo y logra dar una sensación de mucha más calidad.

Se espera que el nuevo Mazda CX-5 esté disponible en los concesionarios españoles en el mes de junio con un precio que será ligeramente más alto que el del modelo actual, pero, si tenemos en cuenta su mayor equipamiento, realmente el nuevo modelo sale “más rentable” que el que hay ahora.

En un principio llegará con dos motores, uno diésel (con dos niveles de potencia, de 150 y 175 CV, como en la actualidad) y un gasolina 2.0 de 160 CV. Más adelante llegará el nuevo 2.5 gasolina del que no se han dado demasiados datos, salvo que contará con sistema de desconexión selectiva de cilindros para reducir el consumo.

Jinba Ittai y diseño Kodo, las claves del Mazda CX-5

El diseño del nuevo Mazda CX-5 es mucho más atractivo, moderno y elegante.
El diseño del nuevo Mazda CX-5 es mucho más atractivo, moderno y elegante.
Ampliar

La evolución del Mazda CX-5 2017 se ha centrado en dos conceptos principales que los responsables de la marca llaman “Jinba Ittai” y “Kodo”. El primero de estos términos japoneses hace referencia a la simbiosis entre el caballo y su jinete, el vínculo perfecto entre el caballero y su montura que deben formar un único conjunto en perfecta armonía. El segundo se refiere al diseño (kodo se traduce como “alma en movimiento” y hace referencia a la sensación de movimiento y dinamismo que sus formas transmiten incluso estando en reposo). Estos dos cimientos ya se encontraban en el primer CX-5, pero se han llevado a un nuevo nivel en esta nueva generación.

En cuanto al concepto “Jinba Ittai”, la perfecta comunión entre el jinete y el caballo se ha extendido más allá del conductor. Lo que se ha buscado es, además de un mayor agrado de conducción, que todos los pasajeros disfruten más de la vida a bordo en el nuevo Mazda CX-5. Mejores materiales, un diseño más acogedor, más cuidado en los detalles y, sobre todo, una mejor comunicación entre hombre y máquina (mejor ergonomía, mayor facilidad de uso de los distintos equipamientos y mayores servicios a los ocupantes con ejemplos como más tomas de carga para los móviles de los pasajeros traseros…) y mayor confort.

Respecto al segundo, el concepto “Kodo”, tanto el exterior como el interior del nuevo Mazda CX-5 han dado un salto adelante en diseño realmente importante. Desde el primer momento se tiene la impresión de estar ante un modelo mucho más moderno y atractivo, con líneas más sutiles que logran un equilibrio perfecto entre elegancia y deportividad.

La impresión no puede ser más positiva y el nuevo CX-5 enamora desde el primer golpe de vista y realmente mejora en todo a su predecesor, aunque sus mecánicas son básicamente idénticas.

Lista de precios del nuevo Mazda CX-5

Motores de Gasolina del Mazda CX-52017

  • Mazda CX-5 2.0 165 CV2WD Manual: 26.600 euros.
  • Mazda CX-5 2.0 160 CV 4WD Manual: 31.780 euros.
  • Mazda CX-5 2.0 160 CV 4WD Automático: 35.730 euros.
  • Mazda CX-5 2.5 194 CV 4WD Automático: 38.775 euros.

Motores diésel del Mazda CX-5 2017

  • Mazda CX-5 2.2 150 CV 2WD Manual: 28.850 euros.
  • Mazda CX-5 2.2 150 CV 2WD Automático: 33.000 euros.
  • Mazda CX-5 2.2 150 CV 4WD Manual: 31.930 euros.
  • Mazda CX-5 2.2 150 CV 4WD Automático: 39.780 euros.
  • Mazda CX-5 2.2 175 CV 4WD Manual: 39.410 euros (incluye el pack cuero y pack cruise).
  • Mazda CX-5 2.2 175 CV 4WD Automático: 38.360 euros.

Con motivo del lanzamiento, Mazda ofrece un descuento de 2.000 euros en cualquiera de las versiones. Además, si se financia con la marca, hay un descuento adicional de 500 euros.

Los detalles del Mazda CX-5 2017 en vídeo

Diseño La evolución del Kodo

El nuevo Mazda CX-5 es uno de los SUV más atractivos de su categoría.
El nuevo Mazda CX-5 es uno de los SUV más atractivos de su categoría.
Ampliar

Lo primero que vemos del nuevo Mazda CX-5 es su carrocería y su diseño exterior y resulta de lo más seductor. La generación actual ya cuenta con unas líneas que encandilan y han sido un excelente punto de partida para madurarlas. La idea general ha sido hacerlo más atractivo y seductor suavizando la mayoría de sus trazos y enfatizando otros.

Aunque muchos cambios están encaminados a lograr un aspecto más llamativo, también se han querido mejorar las características del coche. Así, por ejemplo, se han enrasado más los limpiaparabrisas para reducir las turbulencias aerodinámicas y mejorar el confort sonoro del coche una vez en marcha, algo a lo que también contribuyen los mejores acabados y las rendijas más pequeñas entre los distintos paneles que conforman la carrocería, así como una mayor cantidad de goma y materiales sellantes en las uniones.

Pese a que las líneas generales del CX-5 se conservan, el nuevo modelo cambia por completo desde cualquier ángulo de vista. Tal vez la variación más evidente esté en el frontal, con una coraza más llamativa, unos faros más rasgados y un capó más elevado y con más nervaduras que le dan un aspecto casi de deportivo. Me han llamado la atención los diminutos faros antiniebla de los que desconfío que sean útiles, pues son todavía más pequeños que los que probé en la generación actual del modelo y que apenas iluminan la calzada.

En la vista lateral, es impresionante cómo han trabajado las superficies y cómo se van difuminando las aristas que vienen del capó delantero y se prolongan por la puerta hasta casi desaparecer, para renacer de nuevo en la zaga, dándole una fluidez de líneas que resulta muy elegante y que da sensación de calidad.

Tal vez la parte más continuista sea la vista trasera, en la que las formas recuerdan mucho a las del CX-5 que ya conocemos, pero también más sutiles y elegantes, con unos grupos ópticos más finos.

Las puertas tienen un buen tamaño y dejan un cómodo acceso al interior por el generoso ángulo de apertura que tienen, pues casi abren hasta formar una perpendicular con la carrocería. Mazda ha sucumbido a la moda de los portones traseros motorizados y lo ofrece por primera vez en el CX-5.

Otro detalle que han resaltado es el nuevo tono de la pintura Red Soul, a la que ahora añaden el “apellido” Crystal. Si ves uno y otro por separado, no parece que haya mucha diferencia, pero, vistos juntos, el nuevo tono logra mucho más contraste (puedes verlo en la galería de fotos) y da ese efecto “glossy” que hace que el coche parezca esmaltado en cerámica en vez de pintado, lo que contribuye a que dé la sensación de una mayor calidad todavía.

En este apartado el salto adelante es enorme y el nuevo CX-5 resulta mucho más atractivo y genera una primera impresión mucho más positiva que en la generación a la que releva, que ya estaba a un buen nivel.

Interior Más calidad y calidez

El interior es más acogedor y elegante, además de mejorar en calidad aparente.
El interior es más acogedor y elegante, además de mejorar en calidad aparente.
Ampliar

De puertas para adentro la máxima ha sido la misma que en el exterior. Mazda sabía que tenía ya un buen producto, así que, tomándolo como punto de partida, sólo había que mejorarlo, especialmente en hacerlo más acogedor y en generar una mejor interacción entre el coche y sus pasajeros.

Para ello, se han esforzado en mejorar la ergonomía de este nuevo CX-5. En esto los japoneses son verdaderos especialistas y su cuidado en los detalles y minuciosidad en el estudio de las formas es legendaria, pero no una leyenda. Puede parecer una tontería, pero, por ejemplo, subir la altura de la consola central 16 mm para acercar algo el cambio al conductor es el punto ideal; no 15 ni 17, no… 16 milímetros es lo que han determinado tras miles de ensayos, y eso es lo que han hecho. Éste es sólo un detalle, pero es que hay cientos en todo el nuevo interior.

El salpicadero ha cambiado por completo. Ahora tiene un diseño en el que predomina una franja horizontal en la que se integran las toberas de aireación. Con este nuevo diseño el frontal parece más ancho y más bajo y da una mayor sensación de amplitud, pese a que las cotas interiores son muy similares.

Los mandos tienen un mejor tacto, los paneles de puerta son de materiales blandos, las molduras y embellecedores están mejor integrados y su textura es más elegante… Realmente el interior del Mazda CX-5 2017 es de los que con mejor calidad aparente te encuentras en esta categoría. Además, no hace distinciones de clase entre los pasajeros delanteros y los traseros, a los que les ofrece materiales de idéntica calidad y detalles de confort, como las salidas de aire para las plazas traseras o las tomas USB para que también los de atrás puedan cargar sus dispositivos portátiles.

Otro aspecto que muestra el mimo puesto en el detalle es que se ha reducido la rumorosidad interior pero no de cualquier manera. Según los diseñadores, la comunicación entre los pasajeros de las plazas delanteras y las traseras es un aspecto crítico para generar una sensación de confort y calidad en el habitáculo. Para ello han trabajado en minimizar los ruidos parásitos y se ha logrado que no sea necesario que los de atrás griten o los de delante se tengan que girar para mantener una conversación cómoda entre ambos. Esto es una ventaja para las familias que se lleven bien; para las que no, tenemos las tomas USB en las plazas traseras: se pueden poner sus cascos y no molestar al resto.

Sí debemos consignar  -a falta de una prueba de mayor duración y profundidad que ésta que hemos realizado durante la presentación internacional- que el ruido del motor, especialmente en las mecánicas diésel, se cuela en el habitáculo y su rumorosidad llega a ser incómoda, aunque es cierto que los  ruidos de rodadura y los aerodinámicos provocados por el flujo del viento contra la carrocería se han minimizado.

El maletero sigue siendo amplio y de formas muy aprovechables, con una cortinilla muy cómoda que va fija al portón y que no tendremos que estar deslizando y colocando de nuevo cada vez que metamos algo en el cofre.

También en este apartado de interior el nuevo Mazda CX-5 supera a su predecesor y se posiciona entre los mejores SUV compactos del mercado, sin complejos.

Motor El poder de Skyactiv

Los motores son ya conocidos.
Los motores son ya conocidos.
Ampliar

Este es el apartado en el que, por el momento, menos novedades hay en la nueva generación del Mazda CX-5, aunque, como las meigas, “haberlas haylas”.

En un principio llegarán al mercado 3 mecánicas (dos diésel y una de gasolina), que son las que ya conocemos de la gama actual. Se trata del 2.2 diésel con dos niveles de potencia (150 y 175 CV) y el 2.0 gasolina de 160 CV.

Más adelante está prevista la llegada del 2.5 gasolina con tecnología de desconexión selectiva de cilindros, que permitirá un mayor ahorro de combustible al llanear o al circular por ciudad. Por supuesto, se mantiene la opción de la caja de cambios manual de 6 marchas o el cambio automático con convertidor de par, así como las versiones de tracción total AWD.

En cuanto a este último sistema, en Mazda han mejorado su respuesta y han añadido una función predictiva que hace que la tracción total se anticipe a las pérdidas de motricidad. Hasta ahora, el sistema era reactivo. Es decir, cuando detectaba una pérdida de tracción en el eje delantero, mandaba par al trasero para corregirlo. Ahora, en algunas situaciones “sabe” que hay una alta probabilidad de pérdida de tracción y no espera a que suceda para repartir la potencia, por ejemplo, al salir desde parado con cierta brusquedad.

También se ha mejorado su rendimiento reduciendo las pérdidas por rozamientos internos. Se ha reducido la fricción nada menos que en un 30%, lo que ayuda a reducir los consumos y emisiones.

Tal vez la mayor novedad en el nuevo Mazda CX-5 sea el G-Vectoring, una función ampliada del control de tracción y estabilidad que hace que cualquier conductor “trabaje con el reparto de masas”. En función de diferentes parámetros, el G-Vectoring sabe si conviene transferir más peso al eje delantero o al trasero. De este modo se reduce tanto el subviraje como el sobreviraje. Es una especie de control de estabilidad que actúa para corregir una pérdida de trayectoria antes de que ésta llegue a suceder.

Por ejemplo, un error muy común de los conductores es anticiparse a la hora de acelerar en una curva. Esto provoca, normalmente, un subviraje (el coche quiere seguir en línea recta y le cuesta entrar en la curva). Esto sucede porque, al acelerar, desplazamos la masa del coche hacia atrás, descargando las ruedas delanteras y cargando más las traseras. Con esta reacción provocamos una pérdida de adherencia en la ruedas delanteras y el morro empieza a querer “salirse” de la curva. El G-Vectoring se da cuenta de que está en esa situación y, aunque el conductor pise el acelerador con brusquedad, evita que ese desplazamiento del centro de masas del coche varíe o incluso lo desplaza hacia delante (reduciendo la aceleración).

Comportamiento El jinete y su montura

El nuevo Mazda CX-5 resulta mucho más agradable de conducir.
El nuevo Mazda CX-5 resulta mucho más agradable de conducir.
Ampliar

Un apartado básico en el concepto “Jinba Ittai” es el del comportamiento dinámico del coche. Para que jinete y montura sean un único conjunto, la comunicación e interacción entre ambos debe ser máxima.

En este apartado Mazda ha introducido mejoras importantes en la nueva generación del CX-5. Su plataforma ha mejorado un 15% su rigidez torsional, lo que proporciona una estructura más robusta y que reduce los movimientos parásitos de la carrocería, que interfieren en las reacciones de la suspensión. Esto se ha conseguido sin incrementar el peso del coche gracias a un mejor estudio de los refuerzos y la geometría de la espina dorsal del Mazda CX-5, además del uso de aceros de mayor índice de resiliencia en puntos clave.

Los elementos elásticos de los anclajes de los brazos de suspensión, copelas, rótulas… todo se ha revisado para que, aunque filtren mejor los defectos del asfalto, resulten más eficaces y no provoquen unos mayores tiempos de espera e inercias. Se ha revisado todo, desde la dureza de los silentblocks hasta el tarado del conjunto muelle/amortiguador. Con ello se ha pretendido dar una mayor calidad de rodadura y una mejor precisión en el control del coche.

Para que pudiéramos percibir bien todas estas mejoras, en la presentación de este renovado modelo tuvimos la oportunidad de conducir ambas generaciones del Mazda CX-5 y la verdad es que el cambio a mejor es evidente.

El nuevo CX-5 tiene un rodar de coche de más categoría, filtra mejor las imperfecciones del asfalto, no se notan apenas vibraciones cuando rodamos sobre asfaltos rotos… En definitiva, da la sensación de ser “más coche”.

Personalmente me gustaría una dirección algo más rápida. Su nivel de asistencia me parece correcto (no resulta pesada en maniobras ni “flota” cuando avivamos la marcha), pero su desmultiplicación es algo mayor de lo que se estila en la actualidad, lo que obliga a girar más el volante que en otros rivales para trazar la misma curva.

El tacto del cambio sigue siendo una maravilla y se mantiene el excelente nivel que siempre ha tenido Mazda en este aspecto, con un selector muy preciso, de recorridos cortos y muy agradable de utilizar.

En cuanto a la respuesta de la mecánica, no hay apenas diferencias con la generación anterior o al menos no las he notado en esta breve toma de contacto. Lo que sí se nota es un mejor aislamiento acústico y de las vibraciones, lo cual redunda en conseguir esa sensación de viajar en un coche de más categoría y mejor hecho.

En definitiva, el nuevo Mazda CX-5 vuelve a superar a su predecesor también en este apartado y, también, se posiciona entre los mejores SUV de su categoría.

Equipamiento Más y mejor

El Mazda CX-5 2017 mejora especialmente en el equipamiento de sistemas de asistencia a la conducción.
El Mazda CX-5 2017 mejora especialmente en el equipamiento de sistemas de asistencia a la conducción.
Ampliar

Como es lógico, con la llegada de una nueva generación siempre se añaden elementos a la dotación del coche. En el nuevo CX-5 2017 este mejor equipamiento se nota especialmente en los denominados sistemas ADAS (siglas inglesas de asistentes avanzados al conductor). Por ejemplo, el control de crucero adaptativo ahora cuenta con función stop&go. Si fijamos una velocidad concreta, el coche no sólo la adapta para mantener una distancia de seguridad con el vehículo que nos precede, sino que, si éste se detiene, también nos detendrá, reiniciando la marcha de nuevo en cuanto el de delante lo haga.

Asistente de mantenimiento de carril, sistema de frenado de emergencia en ciudad, alerta de colisión, sensores de ángulo muerto… el nuevo Mazda CX-5 se ofrece con todos estos sistemas de seguridad proactiva, algunos de los cuales ya estaban disponibles en la generación a la que releva, pero que se han mejorado.

Entre las novedades de equipamiento del Mazda CX-5 2017, destaca el sistema Head up display que se ofrece, según el nivel de equipamiento escogido, de dos formas diferentes. Por un lado, tenemos el mecanismo que proyecta la información sobre una lámina de metacrilato que se despliega sobre el panel de instrumentos y, por otro, el sistema que proyecta la información directamente sobre el parabrisas. Este último, que es mejor, solo está disponible con la versión tope de gama.

Otro de los cambios llevados a cabo en este apartado tiene que ver con la nomenclatura de los acabados, ya que los niveles Style, Style+ y Luxury pasan a denominarse Origin, Evolution y Zenith. Además de los nombres, también ha cambiado la dotación de serie de cada uno de estos acabados y siempre para mejor. De esta manera, el acabado más básico, por ejemplo, añade a su dotación inicial el asistente de frenado en ciudad con detección de peatones, la función Auto-Hold del freno de mano eléctrico, salidas de aire en las plazas traseras y asientos traseros reclinables en dos posiciones. Este aumento del equipamiento ha supuesto que el precio de partida se eleve en 475 euros. Sin embargo, el nivel intermedio Evolution, que también ofrece más elementos de equipamiento, reduce su precio de acceso en 520 euros, mientras que el acabado más completo Zenith aumenta su precio de salida en 575 euros. Si tenemos en cuenta las mejoras de equipamiento llevadas a cabo, la subida de precio es más que razonable. En definitiva, el nivel de equipamiento del nuevo CX-5 es muy completo y se posiciona en la parte superior de la tabla entre sus rivales en este apartado.

En la galería de imágenes, podéis ver la reestructuración de la oferta de equipamiento del nuevo Mazda CX-5.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Ir arriba