Nuevo Kia Picanto

29 enero, 2008, modificada el 11 enero, 2011 por

Líder del segmento A desde que apareció en 2004, el Picanto afronta una nueva etapa con un intenso lavado de cara que salpica tanto al exterior como al interior. También se ha ravisado el equipamiento, con elementos como el ESP, de serie en la versión más lustrosa de gasolina. El resto se mantiene tal cual y el precio se recorta debido a su bajo nivel de emisiones.

6

6




Llegó en 2004 y pronto se convirtió en un bastión de Kia en cuanto a ventas se refiere, liderando año tras año el mercado de los pequeños utilitarios. Desde entonces, el segmento A se ha revitalizado de manera sobresaliente con nuevos modelos y, ante la llegada de rivales como el Hyundai i10, el Opel Agila o el Suzuki Splash, el Picanto actualiza su imagen para mantenerse joven ante tanta competencia.


El pequeño Kia ha crecido en tamaño (40 mm), pero este estiramiento se debe exclusivamente a razones estéticas, no prácticas (paragolpes más voluminosos, capó más profundo…). Mantiene la distancia entre ejes y la capacidad del maletero –157 litros u 882 abatiendo el respaldo asimétrico trasero– y seguimos sin encontrar una rueda de repuesto en detrimento de un kit reparapinchazos. Exteriormente destaca el nuevo diseño de los grupos ópticos y los retrovisores, ahora con los intermitentes incorporados. Se mantiene tal cual las puertas y el portón trasero.


También el interior ha recibido importantes modificaciones, tanto estéticas como prácticas. El salpicadero conserva las líneas del modelo anterior, pero sí hay cambios en la consola central, que ahora presume de un equipo de sonido individualizado y función MP3 y un nuevo cuadro de mandos, con esferas con iluminación en naranja al estilo Cee’d, amén de un nuevo volante. Todo el conjunto se remata con unos materiales de mayor calidad. También se han rediseñado los asientos delanteros, contando el del conductor desde ahora con regulación en altura.


Apenas hay cambios en el aspecto mecánico o el chasis. El nuevo Picanto sigue apostando por un esquema McPherson en el eje delantero y un eficaz eje torsional en el trasero. Sí se ha recalibrado ligeramente el conjunto de la suspensión y la dirección asistida eléctricamente ya es dotación de serie en toda la gama (antes sólo se montaba en las versiones diésel). Las llantas son de 14 pulgadas. La oferta mecánica se reduce a dos motores, uno de gasolina (desaparece el 1.0) y otra diésel, ambos ya conocidas en la anterior generación del Picanto.


En gasolina recurre a un 1,1 litros de cuatro cilindros y 12 válvulas que eroga una potencia de 65 CV y un consumo medio de tan sólo cinco litros. En la vertiente diésel, el protagonismo recae sobre un 1,1 litros tricilíndrico dotado de inyección directa common rail, turbo de geometría variable, rinde 75 CV y arroja una cifra de par motor nada despreciable: 15,6 mkg constantes entre 1.900 y 2.750 vueltas. A pesar de su contenida cilindrada, el rendimiento de este propulsor resulta sobresaliente: 163 km/h y 15,7 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h, todo ello con un consumo mínimo de 4,2 litros.


Asociados a ambos motores, la gama Picanto apuesta por sendas cajas manuales de cinco relaciones, si bien la versión gasolina ofrece también la posibilidad de optar a un cambio automático de cuatro relaciones. Precisamente esta versión es la única que está obligada a tributar en el impuesto de matriculación, al superar los 120 g/km de CO2. El resto de la gama queda exento.


Dinámica de primera 


Como hemos comentado, no hay cambios significativos a nivel de chasis, por lo tanto la dinámica del nuevo Picanto no nos sorprende. A pesar de su apariencia, este modelo goza de una estabilidad impropia de su fisonomía, ágil y convincente en curva, donde ayuda una dirección y, sobre todo, un cambio de lo más precisos. De todas formas, no conviene olvidar que se trata de un vehículo de perfil eminentemente ciudadano.


La versión 1.1 de gasolina convence por su rendimiento, pues a pesar de su escasa cilindrada y potencia mueve con gran soltura un conjunto que en la báscula no supera los 852 kilos. Recordar que en este segmento las versiones de gasolina significan un 85 por ciento de las ventas.


La gama Picanto ofrece tres niveles de acabado. El escalón de acceso Concept lleva de serie elementos como los airbag frontales, ABS, radio CD, elevalunas eléctricos delanteros o cierre centralizado. El acabado Active añade retrovisores con luz de intermitencia, elevalunas traseros y toma para USB o iPod. La versión Emotion se completa con elementos como faros antiniebla, volante y palanca del cambio en piel, spoiler trasero, airbag laterales y, la versión de gasolina, control de estabilidad ESP. El precio de la gama Picanto oscila entre los 9.700 y los 12.465 euros.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba