Prueba

Gama completa del Honda Civic: probamos el nuevo motor diésel

33 fotos

Ampliar

04 de febrero, 2018

La décima generación del Honda Civic ha completado su gama de motores con la nueva variante diésel 1.6 i-DTEC, que se une a los dos motores de gasolina que ya estaban disponibles. Te contamos cómo queda la oferta completa del Honda Civic, con todas sus características.

Hace justo un año, asistimos a la presentación del nuevo Honda Civic. El compacto japonés estrenaba su décima generación y lo hacía, además, con cambios muy significativos respecto al modelo precedente: nueva plataforma, nuevos motores turboalimentados de gasolina y unas mayores dimensiones.

En el momento de su lanzamiento, solo estaba disponible con carrocería de cinco puertas y motores de gasolina, pero a lo largo del último año se han añadido a su gama la carrocería sedán o de 4 puertas, la radical variante Type R de 320 CV y un motor diésel con el que se completa la gama.

Nuevo Honda Civic Type R 2017: prueba sin límites

El nuevo Honda Civic diésel monta el mismo bloque de cuatro cilindros, 1,6 litros de cilindrada y 120 CV de potencia que en la generación anterior, pero ha sido revisado a fondo para ofrecer una mejor combinación entre rendimiento y prestaciones. Además, a mediados de año estará disponible con una transmisión automática de nueve velocidades que, a diferencia de las variantes de gasolina, no será un variador continuo o CVT, lo que, a priori, es toda una ventaja.

El nuevo Honda Civic cuenta con distintos niveles de acabado en función de la motorización y carrocería escogida, pero en todos ellos viene de serie el paquete Honda Sensing, un conjunto de tecnologías de seguridad activa que sitúan al nuevo Civic a la cabeza del segmento en este apartado.

Rivales del Honda Civic

El segmento C es el que más ventas acumula en nuestro mercado y el segundo en Europa, por lo que son pocas las firmas que no cuentan con un vehículo de estas características en su catálogo. De esta forma, la lista de rivales del nuevo Honda Civic diésel es larguísima, pero creemos acertado citar entre los más directos al Mazda3 y el Volkswagen Golf, aunque el Ford Focus, Renault Mégane o Peugeot 308 también entran en la batalla. Tampoco hay que perder de vista al nuevo Hyundai i30 que en su última generación ha dado un salto importante de calidad que le permite rivalizar con modelos de mayor empaque como los mencionados anteriormente.

Precios del nuevo Honda Civic diésel

El nuevo motor diésel está disponible tanto para la carrocería de 5 puertas como para el sedán, pero este último no estará disponible en los concesionarios hasta el mes de junio.

El precio de partida del nuevo Honda Civic diésel 4 puertas se sitúa, sin descuentos de ningún tipo, en 23.550 euros, llegando hasta los 29.650 euros en su versión más equipada. En cuanto a la variante sedán, los precios arrancan en 24.850 euros y van hasta los 29.950 euros.

Nuestra valoración: 7,7

Diseño 8

Motor 8

Comportamiento 8

Interior 7

Equipamiento 8

Consumos 7

Destacable

  • Motores y cambio manual
  • Capacidad del maletero
  • Postura de conducción

Mejorable

  • Cambio automático CVT
  • Algunos materiales interiores

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: El nuevo Honda Civic no deja indiferente

La zaga del Honda Civic 5 puertas es muy característica.

33 fotos

Ampliar

Con la octava generación lanzada en 2006, Honda apostó por unas líneas muy arriesgadas que lo desmarcaban de la competencia y dotaban al vehículo de una fuerte personalidad. La siguiente generación lanzada en 2012 optó por seguir las atrevidas líneas del modelo precedente, pero, claro, ya no resultaban tan impactantes. Pues bien, el nuevo Honda Civic rompe por completo con los modelos anteriores, aunque mantiene esa filosofía de ser un producto distinto que llama la atención y que, para bien o para mal, te hará girar la cabeza a su paso.

A mí, particularmente, me resulta muy atractivo, aunque me chirrían un poco sus dimensiones exteriores, ya que el aumento de 15 centímetros en longitud supone que el nuevo Honda Civic mida 4,52 metros de largo, lo que le coloca como el vehículo más largo de la categoría y alejado de los estándares del segmento. Con 1,80 m de ancho y 1,43 m de alto, la décima generación del Honda Civic es también más ancha y más baja que el modelo al que sustituye.

En cuanto al diseño, me temo que el Honda Civic es uno de esos vehículos a los que amas u odias. De marcado carácter juvenil y con unas líneas que pretenden remarcar la deportividad del vehículo, el Civic se planta en el mercado como una alternativa perfecta para los que buscan algo diferente, con personalidad y que se salga de lo establecido. Desde el acabado más básico, el compacto japonés cuenta con las generosas entradas de aire en el frontal y dos alerones en la zaga que le dotan de un aspecto muy agresivo.

En función de la versión del modelo, los grupos ópticos delanteros incorporan tecnología led o halógena, mientras que los pilotos traseros y las luces de circulación diurna incluyen tecnología led en todas las versiones.

El Honda Civic 1.5 Turbo VTEC cuenta con tres líneas de acabado: Sport, Sport Plus o Prestige. Las dos primeras enfatizan la deportividad del modelo y se distinguen sobre todo por sus alerones delanteros y traseros más pronunciados, el embellecedor del faldón lateral y la doble salida de escape cromada situada en el centro. La variante Prestige goza de un mayor nivel de sofisticación gracias al acabado cromado de la parrilla delantera, los tiradores de las puertas y los marcos de las ventanillas.

Interior: El interior del Honda Civic es amplio y espacioso

El interior del último Honda Civic es menos futurista que el de las dos generaciones anteriores.

33 fotos

Ampliar

En el apartado anterior, hemos mencionado que el Honda Civic es más largo, más ancho y más bajo que el modelo al que sustituye, a lo que habría que añadir que la distancia entre ejes ha aumentado en nada menos que 10 centímetros. Los 2,7 metros de batalla dan como resultado un habitáculo más amplio, aunque no tanto para el extraordinario aumento de dimensiones. En cualquier caso, se sitúa como una de las mejores opciones del mercado en cuanto a espacio para los pasajeros tanto delanteros como traseros se refiere.

El puesto de conducción del Honda Civic es muy bueno, entre otras cosas, porque el asiento está colocado muy cerca del suelo (35 milímetros más que el modelo al que sustituye). Además, el volante, que cuenta con ajuste en altura y profundidad, queda bastante vertical respecto al conductor y la palanca del cambio muy cerca de la mano.

En las plazas traseras, ha desaparecido la práctica solución Magic Seat que permitía plegar la banqueta trasera como las butacas de un cine para cargar objetos de altura elevada, opción que si mantiene el Honda HR-V.

El maletero del Honda Civic 4 puertas es, con 478 litros de cubicaje, de los más capaces del segmento, aunque tiene ciertas peculiaridades  que le restan practicidad. Las formas no son del todo regulares y en la parte más cercana a la banqueta posterior el piso se eleva, por lo que al plegar los asientos la superficie de carga no es plana. Bajo el suelo del maletero, tenemos un generoso doble fondo de 64 litros de capacidad que en las versiones Sport y Sport Plus queda prácticamente en nada debido a la instalación de la doble salida de escape central de estas variantes. Otra de las peculiaridades del maletero del Honda Civic es la sustitución de la tradicional bandeja trasera por una cortinilla retráctil que resulta menos útil ya que no permite depositar nada encima.

En cuanto a hueco portaobjetos, el Honda Civic está bien dotado, pero el más generoso de ellos está situado detrás de la consola central, por lo que su acceso es difícil e incómodo. Bajo el reposabrazos delantero, tenemos una guantera de gran profundidad tapizada solo en el fondo.

El diseño del salpicadero es moderno y atractivo, pero ha perdido esa sensación de nave espacial de los modelos precedentes. La pantalla del sistema multimedia está muy bien colocada para visualizarla correctamente sin apartar demasiado la vista de la carretera, al igual que el resto de botonería está perfectamente repartida para un manejo fácil y rápido.

Los ajustes son muy buenos, pero los materiales escogidos no tanto, ya que en un vehículo de la categoría que se le presume al Honda Civic deberían estar más cuidados. Todo el salpicadero es en plástico duro, salvo la parte superior y sin incluir la visera del panel de instrumentos, y en la parte baja de los paneles de las puertas el material empleado es especialmente tosco al tacto y a la vista.

Motor: Un diésel y dos de gasolina

El Honda Civic diésel acelera de 0 a 100 km/h en 10,5 segundos.

33 fotos

Ampliar

Con la llegada del nuevo Honda Civic diésel, se cierra la oferta mecánica del modelo, que queda compuesta por dos motores de gasolina (1.0 Turbo VTEC y 1.5 Turbo VTEC) y uno de gasóleo (1.6 i-DTEC).

El último en llegar, el diésel, es una evolución del bloque que montaba el modelo de la anterior generación. De hecho, con las cifras en la mano, puede parecer que se trata exactamente de mismo, ya que cuenta con unos idénticos 120 CV de potencia y un par máximo de 300 Nm. Sin embargo, la normativa anticontaminación se ha endurecido notablemente y los ingenieros japoneses han tenido trabajar a fondo para cumplirla, pero sin que se perdieran por el camino prestaciones. De esta forma, nos encontramos, por ejemplo, con nuevo turbo, catalizador y toda una serie de nuevos componentes encaminados a reducir la fricción y mejorar la eficiencia termodinámica.

Los cambios ha surtido efecto a nivel de emisiones y gasto de combustible, como veremos más adelante, pero además han logrado uno de los motores diésel más refinados que hay actualmente en el mercado. El nuevo Honda Civic diésel destaca por suavidad, silencio, prestaciones y, en definitiva, un funcionamiento muy agradable. La potencia, que se entrega de manera muy progresiva y con suficiente fuerza desde un nivel de revoluciones bajo, es más que suficiente para mover con alegría al coche.

En el apartado de la gasolina, nos encontramos con el 1.0 Turbo VTEC, un motor tricilíndrico de 1 litro de cubicaje que desarrolla 129 CV de potencia y entrega un par máximo de 200 Nm. Este motor adolece de las típicas vibraciones de los motores de tres cilindros, aunque son mínimas y a cambio tenemos unas prestaciones fantásticas, más elevadas de lo que a priori cabría esperar. La mecánica sube de revoluciones con rapidez y, en ningún momento, notamos la entrada en funcionamiento del turbo porque la entrega de potencia es lineal y tenemos fuerza en un amplio rango de revoluciones.

Si con el motor de tres cilindros de acceso a la gama nos ha parecido que el Honda Civic se mueve con suficiente agilidad, con el tope de gama, el 1.5 Turbo VTEC, la palabra suficiente se sustituye por sobrada como, por otro lado, cabría imaginar. Se trata de un bloque de cuatro cilindros que proporciona un rendimiento sustancialmente mayor —en cuanto a potencia y par— con respecto al bloque atmosférico VTEC de 1.8 litros de la anterior generación del Civic. La potencia máxima es de 182 CV a 5500 rpm y la cifra de par máximo se sitúa en 240 Nm entre 1900 rpm y 5000 rpm. Respecto a la mecánica de 1,0 litro, además de unas prestaciones mayores, tenemos una respuesta más inmediata al acelerador, más rapidez al subir el régimen de giro y un sonido más refinado y agradable.

Todas las mecánicas, tanto diésel como gasolina, están asociadas de serie a un cambio manual de seis velocidades de tacto exquisito. La palanca cuenta con unos recorridos cortos y un guiado preciso que hacen que resulte muy agradable de utilizar para aquellos que busquen sensaciones más deportivas.

De forma opcional, Honda ofrece, para las versiones de gasolina, una transmisión automática de tipo CVT o variador continuo que no resulta tan agradable como la opción manual. En primer lugar, tenemos la sensación de que no extrae toda la potencia posible a los motores. En segundo lugar, sufre el mismo problema que todo este tipo de cajas; en vías rápidas y al demandar una fuerte aceleración eleva mucho las revoluciones y las mantiene, a mi juicio, más tiempo del necesario, por lo que se filtra más ruido al habitáculo. Por su parte, la variante diésel contará, a partir de septiembre de 2018, con la posibilidad de montar un cambio automático de 9 relaciones que no será de tipo CVT, lo que supone que no tendremos los inconvenientes mencionados anteriormente.

Comportamiento: Honda Civic, un coche que transmite

El comportamiento dinámico del Civic es una de sus grandes bazas.

33 fotos

Ampliar

El Honda Civic estrena nueva plataforma, lo que trae consigo importantes cambios a nivel dinámico, ya que, entre otras cosas, ha bajado el centro de gravedad en 34 milímetros, ha mejorado el reparto de pesos entre ambos ejes (61% para el delantero y 39% para el trasero) y se elevado un 52% la rigidez torsional de la carrocería gracias al aumento del uso de acero de alta resilencia en su construcción. El otro gran beneficiado de la nueva plataforma es el sistema de suspensión que pasa del eje torsional del modelo precedente a un sofisticado eje trasero multibrazo.

El nuevo Honda Civic resultará especialmente satisfactorio a aquellas personas que disfruten conduciendo, ya que, aunque no es un deportivo y está más orientado al confort que la eficacia, es un coche que transmite a través de la dirección y la suspensión la suficiente información al conductor para que este sepa lo que está sucediendo, lo que proporciona una elevada sensación de seguridad al sentir que tienes el control y formas parte de la conducción.

Como ya mencionamos en el apartado de interior, la postura de conducción es buena, los asientos recogen bien el cuerpo, la palanca del cambio está bien situada y solo la visibilidad hacia atrás penaliza la conducción.

Con el tarado de la suspensión, los ingenieros de Honda han buscado un coche cómodo y dinámico a la vez, algo que, en mi opinión, han conseguido. Puede que no sea el modelo más ágil en los cambios de apoyo ni el que mejor filtra las irregularidades del terreno, pero la virtud está en el término medio y Honda ha conseguido un equilibrio brillante entre confort y eficacia con la nueva suspensión. Además, en los acabados más altos, el Honda Civic dispone de una suspensión que adapta la fuerza de compresión y el rebote de los amortiguadores en base a dos modos de conducción: normal y dinámico. Hay que ser muy fino para percibir las diferencias entre ambos modos y puesto que la suspensión de serie ya es lo suficientemente buena no veo una gran ventaja en contar con este sistema.

La dirección es otro de los puntos fuertes del nuevo Honda Civic. El conductor recibe la información necesaria, percibe con mayor claridad el nivel de adherencia del tren delantero y puede guiar con mayor precisión al vehículo. Si se quiere practicar una conducción deportiva circulando a un ritmo elevado, vendría bien una mayor resistencia al giro. Según Honda, el sistema de dirección asistida eléctrica de desmultiplicación variable es herencia directa del avanzado Honda NSX.

En definitiva, el comportamiento del último Honda Civic es muy bueno porque permite circular cómodamente por ciudad y en vías de alta velocidad y, al mismo tiempo, es capaz de responder con suficiente solvencia ante un revirado tramo de montaña.

Equipamiento: La tecnología de seguridad como bandera

HONDA_CIVIC_CONSOLE_1

Los sistemas de seguridad que se engloban en lo que la marca denomina ‘Honda Sensing’ sitúan al Civic a la cabeza del segmento en este apartado. Incluido de serie desde la versión más básica, comprende, entre otros, los siguientes sistemas:

  • Sistema de prevención y mitigación de impactos (CMBS).
  • Avisador de colisión frontal (FCW).
  • Avisador de cambio involuntario de carril (LDW).
  • Sistema de ayuda de permanencia en la carretera (RDM).
  • Sistema de mantenimiento de carril (LKAS).
  • Control de crucero adaptativo inteligente (i-ACC).
  • Sistema de reconocimiento de señales de tráfico (TSR).
  • Avisador de ángulo muerto (BSI).
  • Sistema de alerta de tráfico cruzado (CTM).
  • Cámara de visión trasera.

En cuanto a niveles de acabado se refiere, el Honda Civic hatchback dispone de cuatro líneas de equipamiento para el motor 1.0 y el diésel (Confort, Elegance, Executive y Executive Premium) y de tres para las versiones que equipen el motor 1,5 litros (Sport, Sport Plus y Prestige). Por su parte, el Honda Civic Sedán estructura su oferta en base a tres acabados: Confort, Elegance y Executive.

Desde las versiones más básicas, nos encontramos con elementos como el climatizador automático, el bluetooth o unas llantas de aleación de 16 pulgadas, por lo que podemos decir que el Honda Civic cuenta con todo lo necesario para no echar en falta.

El nuevo Civic está disponible con la segunda generación del sistema de conectividad e infoentretenimiento Honda Connect, que ofrece un funcionamiento intuitivo mejorado y una integración completa con smartphones por medio de Apple CarPlay® y Android Auto. Se maneja a través de un panel IPS de 7 pulgadas que responde con rapidez y precisión, aunque los botones de tipo táctil que rodean al sistema me parecen menos cómodos que los botones tradicionales.

Consumo: El Honda Civic diésel homologa 3,5 l/100 km

Aunque durante una prueba de este tipo es imposible medir con exactitud el gasto de combustible de un coche, las primeras impresiones son que el consumo del Honda Civic diésel es realmente muy bajo. En un recorrido de aproximadamente 100 kilómetros por carreteras secundarias y con una velocidad media de un 100 km/h, el ordenador de a bordo 4,3 litros de consumo medio, una cifra sensacional. Además, en un tramo posterior en el que se avivó el ritmo para poner a prueba la mecánica y comportamiento del coche, el consumo no superó nunca los 5,5 litros.

En cuanto a las variantes de gasolina, en nuestra prueba en profundidad del Civic 1.0 VTEC de 129 CV encontrarás toda la información de este modelo, mientras que para la versión más potente nos tenemos que remitir a la cifra oficial homologada por el fabricante: 5,8 l/100 km, con cambio manual, y 6,1 l/100 km, con cambio automático.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche