Ford Focus 2018: primera prueba de conducción (¡con vídeo!)

Ford Focus 2018: primera prueba de conducción (¡con vídeo!)

Ya puedes comprar la cuarta generación del Focus, el compacto superventas de Ford. Con 20 años de historia, se ha renovado por completo, creciendo en espacio, ofreciendo más ayudas a la conducción y con mayor dosis de conectividad. Lo hemos conducido y… aquí tienes nuestra opinión.

Nuestra valoración: 8,5 Sobresaliente

Diseño 8

Notable

Motor 9

Sobresaliente

Comportamiento 9

Sobresaliente

Interior 9

Sobresaliente

Equipamiento 9

Sobresaliente

Consumos 7

Bastante bueno

Destacable

  • Ayudas a la conducción
  • Espacio interior

Mejorable

  • Sin versiones híbridas ni eléctricas

Aún no ha llegado físicamente a los concesionarios, pero el Ford Focus ya está disponible para que los compradores puedan encargarlo. En Autocasión ya lo hemos podido conducir durante la presentación a la prensa europea y, tras esta primera prueba, te contamos nuestras impresiones al volante de este compacto, considerado por Ford como su gran referente en el Viejo Continente.

Recogiendo y mejorando la experiencia de sus veinte años de historia, este Focus 2018 ofrece una conducción más refinada, propulsores Ecoboost de gasolina y Diesel Ecoblue (no hay de momento versiones híbridas ni eléctricas) y, sobre todo, un completo y atractivo equipamiento tecnológico centrado en la seguridad y en la conectividad.

El nuevo Ford Focus llega al mercado con dos carrocerías, de 5 puertas y familiar, versión Vignale (la denominación de Ford para sus acabados más exclusivos) y Active (el crossover con la silueta familiar y acabados de SUV). Su precio de salida es de 19.575 euros.

Vídeo: Así es el Focus 2018

La historia del Ford Focus

En 1998 llegó al mercado, para sustituir al vetusto Ford Escort, la primera entrega del Ford Focus. El nuevo compacto de la marca americana aterrizó en los concesionarios con un diseño mucho más moderno que el de su predecesor y una experiencia de conducción muy gratificante gracias, entre otras cosas, a que era el primer modelo de la categoría en contar con suspensión trasera independiente multibrazo. Cosechó un gran éxito de ventas, obtuvo el premio al Coche del Año en Europa y, en 2004, dio paso a su sucesor. La segunda generación del Ford Focus también gozó de un buen nivel de ventas hasta el final de su ciclo comercial en 2010, cuando llegó al mercado la tercera entrega del modelo.

Según la marca, esta cuarta generación ha sido diseñada partiendo de una hoja en blanco y se ha desarrollado en base a una filosofía centrada en el ser humano, por lo que “ofrece la experiencia de conducción y vida a bordo más inspiradora, intuitiva y gratificante que cualquier otro modelo de tamaño medio en Europa”. Además, su sofisticada gama de asistentes a la conducción permite “reducir el estrés al volante y tener una sensación de conducción más refinada”.

Diseño "Cariño, he agrandado al Ford Fiesta’

Ford Focus 2018 acabado ST-Line
Ford Focus 2018 acabado ST-Line
Ampliar

El exterior del Ford Focus 2018 continúa la línea marcada por el nuevo Ford Fiesta, por lo que nos encontramos con una evolución, y no un cambio, del lenguaje de diseño del fabricante. Así, se ha retrasado el pilar A, lo que ha permitido unas proporciones más equilibradas, con el capó más largo y los voladizos más cortos.

Prueba del nuevo Ford Fiesta diésel de 120 CV

El frontal del nuevo Ford Focus mantiene la característica parrilla trapezoidal de la marca, pero aumentada de tamaño, colocada más abajo y escoltada por unos grupos ópticos situados más hacia los bordes, para dar una mayor sensación de anchura. Los pilotos traseros, por su parte, optan ahora por una forma horizontal, quedan partidos en dos por el portón y cuentan con tecnología led.

En cuanto a diseño se refiere, una de las grandes novedades el nuevo Ford Focus 2018 es que, a la gama inicial compuesta por los acabados Trend y Titanium, se suman tres versiones clave en el éxito del Focus: el deportivo ST Line, el lujoso Vignale y el aventurero Active. Todos ellos se ofrecerán en versión cinco puertas y familiar, y todos llegan con su propia puesta punto en chasis, más allá de su diferente diseño estético.

El ST Line, de corte deportivo y muy atractivo, cuenta con unas suspensiones más cortas y duras y un aspecto realmente sport que quiere atraer al público más joven. El Vignale, en cambio, es muy lujoso, pero con un toque más deportivo que en el Mondeo o el Kuga Vignale. Muchos cromados y detalles como cristales laterales dobles, colores específicos o amplio equipamiento se suman en la versión estrella de la gama.

La sorpresa es el Active, con suspensiones más altas y protecciones de carrocería, un crossover que une las características de la berlina compacta con los toques todo terreno típicos de un  SUV.  Ford intenta con esta versión que los clientes del Focus puedan decantarse por ella en lugar de acabar comprando un SUV, el segmento d e moda y con mayor crecimiento en ventas en nuestro país.

En la amplia galería de fotos que incluimos en esta prueba puedes observar los detalles específicos del diseño de cada una de estas versiones. Una curiosidad: para preservar la carrocería de los “golpecitos” que se dan a veces al abrir las puertas cuando aparcamos en batería, Ford ha diseñado un ingenioso y sencillo sistema que, al abrir las puertas, recubre el borde de la hoja con un protector de goma (en la galería de fotos lo puedes ver mejor).

Interior Más espacio para los pasajeros

Ford Focus 2018 acabado Vignale
Ford Focus 2018 acabado Vignale
Ampliar

Gracias al aumento en 53 milímetros de la distancia entre ejes, el interior del nuevo Ford Focus es mucho más amplio, y tiene mucho mérito, sobre todo en las plazas traseras, donde se gana sitio para rodillas y hombros (6 cm más) sin perder en altura. El túnel de la transmisión, que en muchos modelos hace muy incómoda la plaza central trasera, es en el Focus casi plano, así que los tres pasajeros convivirán la mar de bien.

El maletero también incrementa su capacidad, con 375 litros para el cinco puertas y 605 en el familiar, que estrena detalles como portón eléctrico con apertura con el pie (haciendo un gesto de patada por debajo del paragolpes trasero) , bandeja enrollable que se puede guardar bajo el piso o respaldos que se pliegan con un tirador.

Se ha hecho también un esfuerzo para que los materiales sean de mayor calidad y una cierta exclusividad en algunos casos: acabados con efecto madera y piel de primera calidad para Vignale, acabados deportivos con efecto fibra de carbono y costuras rojas para la versión ST-Line, y materiales y superficies más resistentes  para la versión Active.

En cuanto diseño y ordenación de los mandos, el nuevo Focus cuenta con un interior totalmente renovado que cambia radicalmente frente al de su predecesor. La consola está presidida por una pantalla flotante de ocho pulgadas, al estilo de lo visto en el último Hyundai i30, por debajo de la cual se sitúan las salidas de aireación, los mandos de la climatización, una toma USB y hueco para dejar objetos que puede incorporar una superficie de recarga inalámbrica para móviles.

El equipo de Ford  encargado de la ergonomía ha hecho un gran esfuerzo para disminuir drásticamente el número de botones y mandos en el salpicadero y la consola central. Así, el conductor tendrá una sensación de orden y de control que facilitará su tarea.

El panel de instrumentos mantiene el diseño de familia Ford, con indicadores de temperatura y gasolina algo pequeños, agujas azules y una generosa pantalla central que ofrece abundante información. De hecho, el puesto de conducción, perfectamente adaptable a la anatomía individual de cada conductor por sus múltiples reglajes, está muy bien conseguido.

En la unidad que probamos, contamos con el sistema de Head Up Display (HUD), regulable en altura y que además es legible incluso usando gafas polarizadas.  Resulta muy cómodo -y seguro- consultar los datos básicos de la conducción sin apartar los ojos de la carretera. Va a ser un elemento opcional, pero sí nos parece muy aconsejable (y es poco frecuente encontrarlo en este segmento).

Motor Versiones gasolina y diésel

Ford Focus 2018 acabado ST-Line
Ford Focus 2018 acabado ST-Line
Ampliar

En cuanto a la gama mecánica, la oferta de motores del nuevo Ford Focus 2018 se compone, en el apartado de la gasolina, del conocido bloque 1.0 Ecoboost,  con 85, 100 y 125 CV de potencia, y del nuevo 1.5 Ecoboost, que contará con dos niveles de potencia: 150 y 182 CV. Además, se incluirá, por primera vez en Ford, la tecnología de desactivación de cilindros para aumentar la eficiencia y un filtro antipartículas. En España no se comercializa la versión de 85 CV, sino que la oferta de gasolina comienza directamente en el 1.0 de 100 CV.

Puede que te interese: Las averías más frecuentes del filtro anti-partículas

Estas mecánicas se pueden combinar con transmisión manual de 6 velocidades y con una nueva caja automática de 6 marchas, que funciona de manera muy suave. En nuestra toma de contacto, pudimos conducir una de las unidades provistas de este cambio automático y nos resultó una conducción muy agradable. Su manejo no se realiza con una palanca, sino con el sistema de rueda, al que rápidamente te acostumbras. Responde muy bien a los cambios de marcha, sin tirones, y se muestra igualmente fluida en las aceleraciones y en las reducciones.

Aunque en nuestro país las transmisiones automáticas siguen sin ser las preferidas por los compradores, quienes prueban su eficacia y comodidad ya no suelen volver al cambio manual, por lo que la adquisición de modelos que cuentan con este tipo de caja está aumentando mucho.

Comportamiento El nuevo Focus es ágil, estable y cómodo

Ford Focus 2018 acabado Vignale
Ford Focus 2018 acabado Vignale
Ampliar

Este nuevo Ford Focus es el encargado de estrenar la plataforma C2, lo que ha permitido reducir el peso total del vehículo en 88 kilogramos e incrementar en un 20% la rigidez torsional de la carrocería, lo que la hace más estable y, por tanto, más segura. Como novedad, el eje multibrazo que siempre ha tenido el Focus se mantendrá en las versiones con motores más potentes, pero en las más sencillas se monta uno más simple y económico. A cambio, se incorporan modos de conducción y suspensión de dureza regulable a un chasis que es más rígido y silencioso.

La prueba de conducción en la que participamos transcurría por un itinerario muy variado de vías urbanas, carreteras secundarias y autopistas que nos permitieron conocer el comportamiento del Focus en todos esos escenarios. Ya hemos comentado en el apartado del interior lo fácil que es ponerse a sus mandos desde un puesto de conducción muy ergonómico y con todos los mandos muy a mano. Visibilidad amplia, espacio para todos los ocupantes, baja sonoridad en el habitáculo… todo en orden.

Entre los motores disponibles,  probamos el Ecoboost 1.5 de 182 CV , una mecánica de gasolina combinada con transmisión manual de 6 marchas. Con esa potencia, el Focus se mueve sin dificultad y, gracias a la rigidez de su chasis y a la suspensión mejorada, de manera muy ágil. No hay balanceos en las curvas ni nos resultó subvirador, por lo que los tramos más sinuosos nos resultaron de lo más divertido. En las vías urbanas su tamaño y comportamiento acompaña bien el callejeo, los giros más cerrados y las maniobras típicas de la circulación en ciudad; nada que reprochar en autopista tampoco, donde a velocidades más altas no aparecen vibraciones ni una sonoridad interior excesiva.

Equipamiento Última generación de ayudas a la conducción

Ford Focus 2018 acabado ST-Line
Ford Focus 2018 acabado ST-Line
Ampliar

El  Ford Focus incluirá un buen número de sistemas de seguridad y asistentes a la conducción, lo que sin duda constituye uno de los grandes atractivos de este compacto. Con todo ese equipamiento, centrado en la seguridad y en la conectividad, el Focus se coloca en este apartado prácticamente a la cabeza de su segmento de carrocería y nivel de precio.

Como ya es tendencia en muchas marcas, el equipamiento que pasamos a detallar se venderá en packs, agrupando determinados elementos por el servicio que proporcionan (seguridad, comodidad, deportividad… etc).

De esta manera, podemos encontrar, entre otros, los siguientes dispositivos: control de crucero adaptativo con arranque y parada automáticos en atascos, sistema de reconocimiento de señales, sistema de mantenimiento en carril, alerta de tráfico cruzado posterior (muy útil para evitar colisiones cuando salimos de culo de un estacionamiento en batería), sistema de frenado automático con detección de peatones y ciclistas, asistencia de maniobra evasiva (para frenar y evitar chocar un con un obstáculo cambiando la trayectoria), alerta de dirección contraria (llega a detener el vehículo si percibe que se circula como un “kamikaze”),ayuda al estacionamiento…

La lista es enorme, pero nos gustaría destacar tres elementos para que, si estáis interesados en el Focus, les prestéis atención y consideréis incluirlos en vuestro equipamiento opcional.

-El primero de estos sistemas de ayuda al conductor es inédito en la marca. Se trata del Head-up display que podéis ver más arriba en la foto y que aconsejamos por su buen tamaño, brillo y funcionamiento y porque, además, permite una total legibilidad de los datos incluso cuando llevas gafas de sol polarizadas.

Sistema de iluminación adaptativa dinámica con luz predictiva: gracias a una cámara conectada al software (y situada a la altura del retrovisor central), interpreta las señales de la calzada y las señales de tráfico (que viene una curva o una rotonda, por ejemplo); de acuerdo con ella, predice la trayectoria que se va a seguir y, considerando también si hay otros vehículos, peatones, etc, preajusta los patrones de los faros para obtener la máxima visibilidad (con luz suave y que no deslumbre) en curva, en cruce, en rotonda…

-Sistema de piloto automático (Copilot 360 grados): basta con conectar el control de crucero, luego el radar de control de distancia con el coche precedente y finalmente pulsar en el botón de piloto automático para que el Focus, sin que cojas el volante ni toques los pedales (aunque en la prueba que hicimos estuvimos muy pendientes), circule de manera autónoma, frenando si llegara el caso de que fuera preciso.

En cuanto al apartado de conectividad, el Focus cuenta con Ford Pass Connect, un sistema de conectividad a través de un módem local que genera wifi para los ocupantes, permite alertas de Live Traffic y dispone también de una app que, desde el móvil que esté cerca de la llave del coche, permite abrirlo y cerrarlo, localizarlo en un parking, comprobar sus niveles de combustible o encender el aire acondicionado, entre otras funciones. Sí es importante informarse bien de los costes que supone este tipo de conectividad, porque en el momento de la compra van incluidos, pero, al cabo de cierto tiempo (variable según el tipo de servicio), hay que renovarlos y pagar por ello.

Acabados de la gama Ford Focus 2018

Ford Focus Titanium

El acabado tope de gama de la familia Focus actual es uno de los de mayor demanda en los últimos meses. El modelo 2018 contará de serie o en opción con toda la tecnología del Focus.

Ford Focus ST-Line

Cuenta con un kit de carrocería completo que incluye paragolpes específicos y alerón trasero, además de llantas de 19 pulgadas, ruedas Michelin Pilot Sport, suspensión un centímetro más baja e interiores en negro y con detalles y costuras en rojo. Cuenta con colores específicos, como el azul Racing Ford, faros con led y, en opción, puede equipar la suspensión de dureza regulable CCD.

Ford Focus Vignale

EL acabado más lujoso del Focus gana una parrilla con ribetes cromados, llantas del mismo tono y más cromo alrededor de las ventanillas, en la parte baja de parrilla y puertas y en el logo de la marca. Tiene algunos colores propios, pintura y lacado de mayor calidad y cristales laterales dobles para mejorar la insonorización. Los faros multi-led son de serie, así como todos los sistemas de seguridad, incluido el parking automático o el sistema copilot 360. Por dentro el ambiente es lujoso y deportivo, con conseguidas imitaciones de madera, cuero más mullido, asientos calefactables y lo último en equipos multimedia. El silencio y el confort son sus principales cualidades.

Ford Focus Active

Ford suma a los Fiesta y Ka+ Active un nuevo componente. Paragolpes de nuevo diseño, protecciones en los pasos de rueda, parrilla, llantas o ruedas son nuevas en una versión que crece  tres centímetros en altura, pero que aun así no resulta muy campero (ya hemos dicho que su objetivo es disuadir a quienes preferirían un SUV). Tapicerías más resistentes se suman al acabado, y todas las versiones, como en el Vignale, tienen la suspensión trasera de tipo multibrazo.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba