Nuevo concepto de motor diésel3

Nuevo concepto de motor diésel

3 Mayo, 2016 por

Desde que Rudolf Diesel inventó el motor de aceite pesado sólo la llegada de la inyección Common Rail (hace casi 20 años) supuso un verdadero avance en su diseño. Ahora, un nuevo sistema de inyección podría volver a revolucionar este tipo de motores, actualmente en entredicho.

Nuevo concepto de motor diésel3

Desde que Rudolf Diesel patentó el motor que lleva su nombre en 1893, su principio de funcionamiento sigue siendo el mismo y todo apunta a que así seguirá siendo, pero está a punto de llegarle su tercera revolución.

La primera revolución que supuso un cambio de era en las mecánicas diésel fue la introducción de la sobrealimentación mediante turbocompresores, lo que permitió un formidable aumento de su rendimiento y la posibilidad de obtener potencias respetables con tamaños más compactos de las mecánicas.

La segunda patente que supuso un cambio en el desarrollo de los motores diésel llegó de la mano de Fiat y Bosch, quienes se asociaron para desarrollar la inyección Common Rail (estrenada en el Alfa Romeo 156 en 1997), hoy en día presente en el 99% de los automóviles diésel que se comercializan.

Con los escándalos sobre las emisiones de los motores diésel, los problemas medioambientales y de salud que provocan y las frecuentes averías de sus sistemas de tratamiento de gases, como el filtro antipartículas, los motores diésel están pasando por uno de los peores momentos en cuanto a popularidad se refiere. Incluso algunos países se están planteando seriamente el limitar las ventas de este tipo de mecánicas sólo para vehículos industriales y transporte pesado. Sin embargo, algunos apuntan a que podríamos estar cerca de la tercera era de los motores diésel gracias a un nuevo sistema de inyección que se está desarrollando en el New A.C.E. Institute en Japón, precisamente uno de los países en los que las ventas de turismos diésel está prohibida por sus letales emisiones.

nuevo motor diesel3
La gran novedad consiste en emplear tres inyectores en la cámara de combustión.

Para mejorar la combustión y el rendimiento de los motores diésel, en los últimos años ha habido una escalada impresionante en las presiones de inyección para pulverizar lo mejor posible el combustible y permitir extraer más energía de cada gota microscópica. Este aumento en las presiones de inyección y de la cámara de combustión trajo consigo un incremento en la formación de partículas NOx, muy perjudiciales para la salud y la atmósfera.

De lo que se trata es de poder reducir la presión de combustión sin que se desperdicie la energía de cada gota de combustible. Para lograrlo, en lugar de emplear presiones de trabajo elevadísimas, lo que han desarrollado es una cámara de combustión con 3 inyectores, uno central y dos laterales colocados de forma oblicua. Esta disposición permite que los chorros de combustible inyectados se puedan dirigir a puntos concretos de la cámara de combustión y, además, poder realizar múltiples inyecciones de forma que se va aportando la cantidad de combustible precisa en cada fase de la posición del pistón dentro del cilindro.

El resultado es un frente de llama que mantiene constante la energía, es decir, el pistón se desplaza con el mismo empuje a lo largo de todo su recorrido, sin picos de presión ni de temperatura. De este modo se pueden reducir drásticamente las emisiones contaminantes y no son necesarios caros sistemas de tratamiento de los mismos.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba