Novedad

El Mini estrena cambio de doble embrague en 2018

3 fotos

Ampliar

21 de diciembre, 2017

Mini abandona la antigua caja de cambios e introduce una nueva transmisión automática de 7 marchas con tecnología de doble embrague. Más eficiente, con mejores prestaciones y consumos más ajustados, pero, sobre todo, más divertida y acorde con el espíritu de los modelos de la firma germano-británica.

Ha tardado, pero por fin ha llegado a la gama Mini (estará disponible en los Mini de 3 y 5 puertas, así como en el Mini Cabrio) la caja de cambios automática de doble embrague. El nuevo cambio automático para el Mini 2018 mejora a la precedente al tener una respuesta más rápida y un avance más continuo al no percibirse las transiciones al ir engranando las sucesivas marchas.

Gracia a ella, el Mini mejora su agrado de conducción, con una respuesta más viva pero también más confortable. Aunque las cajas de cambios de doble embrague no son nada nuevo desde hace ya una década, el Steptronic 7 (así se denomina esta transmisión), sí es una novedad en la marca británica propiedad de BMW, que no contaba con esta tecnología.

Cómo es el nuevo cambio de doble embrague de Mini

En el interior lo más evidente es el nuevo formato del selector del cambio.

3 fotos

Ampliar

A simple vista, lo único que diferencia esta nueva caja de cambios automática de su predecesora y del cambio manual es, precisamente, la palanca de cambios. De de nuevo diseño, el selector siempre vuelve a su posición original después de cambiar entre el modo de conducción D, la posición neutra N y el modo de marcha atrás.

El bloqueo de estacionamiento se activa al pulsar el botón P. El modo S se activa desde la posición D, desplazando la palanca selectora a la izquierda: esto ofrece un estilo de conducción especialmente deportivo y permite cambiar la marcha de forma manual.

El control electrónico de la nueva transmisión de doble embrague para Mini también incluye modo de cambio basada en datos de navegación y es compatible tanto con la función de arranque/parada del motor como con el modo de planeo para reducir el consumo de combustible y los niveles de emisiones.

La gran ventaja de este cambio la sentirá el conductor nada más sentarse a sus mandos. En realidad, este tipo de transmisiones funcionan básicamente como si el coche tuviese dos cajas de cambios. Una de ellas tiene las impares (1, 3, 5 y 7 en este caso) y otra las pares (R, 2, 4 y 6). La genialidad de esta idea es que mientras una tiene una marcha insertada, la otra puede tener la siguiente preseleccionada, de modo que al pasar de tercera a cuarta, por ejemplo, no tiene que cambiar de marcha, sólo soltar un embrague y pisar el otro. No, no te asustes, no hay dos palancas de cambios ni dos pedales de embrague, lo hace todo de forma automática.

Si quieres saber más sobre qué es una caja de cambios de doble embrague, no te pierdas nuestro reportaje sobre cajas de cambios.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

  • Rodolfo martin

    Me interesa este modelo.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche