Nuevo BMW X4: toma de contacto

Nuevo BMW X4: toma de contacto

Si el X3 no satisface tu lado más deportivo y el X6 se aleja de tu presupuesto, puedes tener en el nuevo BMW X4 una alternativa interesante. ¿Qué nos ofrece este todocamino con rasgos de coupé?

Nuestra valoración: 8,2 Sobresaliente

9

8

8

8

7

9

Destacable

  • Comportamiento dinámico.
  • Diseño.
  • Consumos.

Mejorable

  • Introducción de motor menos potente.

Si alguien interesado en la compra de un coche nuevo echa un vistazo a la gama de BMW es difícil que no encuentre un modelo acorde a sus necesidades. La marca alemana posee una de las ofertas más amplias del mercado, y en esa filosofía de ofrecer un producto para cada cliente nace el protagonista de nuestra prueba: el BMW X4.

Hasta ahora, acceder a un BMW X6 estaba fuera del alcance de la gran mayoría, pero la firma ha tratado de poner solución a este inconveniente. Así, el X4 se sitúa un escalón de precios por debajo del todopoderoso X6, pero mantiene la esencia coupé y los rasgos de todocamino deportivo que caracterizan a su “hermano mayor”.

Basado en la plataforma del BMW X3, el X4 ofrece un comportamiento mucho más dinámico gracias a un centro de gravedad más bajo y una posición de los ocupantes más cercana al asfalto que aportan un extra de deportividad, sobre todo en carreteras reviradas.

El nuevo modelo germano está disponible con seis mecánicas, tres de gasolina y otras tantas de gasóleo, y todas las variantes cuentan de serie con la tracción total xDrive. Llama la atención como sus interesantes prestaciones no se traducen en un consumo de carburante excesivo, más aún si tenemos en cuenta que la versión de acceso ya supera los 1.800 kilos.

En definitiva, el BMW X4 se sitúa como una alternativa interesante para los que prefieran un extra de exclusividad y sobre todo de agilidad al ofrecido por el X3. Eso sí, la distinción se paga y aquí supone una media de alrededor de 4.000 euros más que en el mencionado X3.

Diseño BMW X4: llamativo desde cualquier ángulo

La silueta del X4 es seductora.
Ampliar

El nuevo BMW X4 es perfectamente reconocible a la vista: no resulta tan “aparatoso” como un X6 ni tampoco tan “formal” como un X3. Sin duda, cuenta con personalidad propia. Para hacernos una idea de sus dimensiones apenas es 14 milímetros más largo que un X3, pero es 36 milímetros más bajo que éste.

Si observamos su frontal y siempre en comparación con el BMW X3, el diseño del paragolpes del X4 está pensado para acentuar la imagen potente y deportiva del modelo, con unas tomas de aire laterales más abultadas y unos pliegues en el faldón más marcados. Pero, como es lógico, el cambio más notable está en la vista lateral. Aquí, el techo comienza una caída acusada desde la posición del conductor y proporciona esa silueta coupé tan característica y similar a la del X6. Destaca también la línea que asciende desde el paso de rueda delantero hasta el tirador de la puerta trasera y que realza la cintura de este modelo.

El BMW X4 resulta atractivo en líneas generales y durante nuestra toma de contacto pudimos comprobar cómo atrajo la mirada de más de un curioso a su paso. Hay que reconocerlo, en BMW han sabido crear con acierto un X6 a escala.

Interior El espacio no es un problema en el X4

No hay problemas de espacio en el X4.
Ampliar

Lo que más llama la atención al ponernos primera vez a los mandos del BMW X4 es la posición más cercana al suelo respecto al X3. En concreto, los asientos delanteros son 20 milímetros más bajos y los traseros 28 milímetros más bajos, lo que contribuye a ese espíritu deportivo del que hace gala nuestro protagonista.

Respecto a la disposición de los mandos y la calidad de los materiales, poco que añadir a lo conocido en la marca germana. El puesto de conducción nos envuelve con una consola central ligeramente orientada hacia nosotros y una disposición de los mandos muy lógica y ordenada. Los diferentes ajustes no admiten “pero” alguno.

Llega la hora comprobar la habitabilidad posterior del X4: ¿afecta su silueta coupé al espacio disponible? Para nada. Pese a la marcada caída del techo, el estar situados en una posición más baja permite gozar de una altura más que suficiente. En mi caso, con 1.80 m. de altura, todavía pude contar varios centímetros hasta rozar la parte superior. Igualmente, el espacio para las piernas no admite quejas y tan solo la parte posterior puede resultar algo incómoda en caso de viajar tres adultos. Y es que no olvidemos que el X4 está homologado para cinco ocupantes.

El maletero del BMW X4 cubica unos respetables 500 litros (50 menos que el X3) y cuenta con unas formas bastante aprovechables. El respaldo de los asientos posteriores puede abatirse en relación 40:20:40 y ofrecer una capacidad de carga de hasta 1.400 litros.

Motor BMW X4: mecánicas potentes y eficientes

Los motores del X4, muy interesantes.
Ampliar

El BMW X4 ofrece la posibilidad de escoger entre tres propulsores de gasolina y otros tres de gasóleo, que abarcan potencias desde los 184 hasta los 313 CV; quizá algunos echen en falta una variante menos potente de acceso a la gama. Todos los motores cumplen con la normativa anticontaminación Euro 6 y disponen de la tecnología BMW TwinPower Turbo, que contribuye a reducir consumos y emisiones.

Nuestro acercamiento al X4 tuvo lugar con la mecánica diésel intermedia de la gama xDrive30d, que se sirve de un motor de seis cilindros en línea y 3,0 litros que rinde un potencia de 258 CV. Acoplado a una caja de cambios Steptronic de ocho velocidades (de serie en todas las versiones, salvo en el xDrive20d), hay que destacar el gran empuje de este motor desde apenas 1.000 rpm. Su enorme par de 560 Nm desde 1.500 rpm es una de las explicaciones a una entrega de potencia tan contundente. La conclusión es sencilla: este BMW X4 corre una barbaridad, lo que nos hace pensar que el motor de 2,0 litros y 190 CV de acceso a la gama puede ser una opción más adecuada para el bolsillo e igual de interesante.

Hay que resaltar que todos los BMW X4 equipados con la caja Steptronic de ocho velocidades cuentan con levas en el volante de serie y que garantizan una respuesta inmediata digna de un deportivo.

Estas son las mecánicas disponibles en el X4 y su precio:

  • BMW X4 xDrive20i 184 CV – 48.200 euros
  • BMW X4 xDrive28i 245 CV – 55.900 euros
  • BMW X4 xDrive35i 306 CV – 64.500 euros
  • BMW X4 xDrive20d 190 CV – 47.900 euros
  • BMW X4 xDrive30d 258 CV – 60.400 euros
  • BMW X4 xDrive35d 313 CV – 64.700 euros

Comportamiento La deportividad está garantizada en el X4

El X4 se muestra ágil y dinámico.
Ampliar

En el caso del BMW X4, la teoría se corresponde claramente con la práctica y este modelo se muestra realmente efectivo sobre el asfalto. Aquel que busque una dosis extra de deportividad en comparación con el X3 verá satisfechas sus necesidades.

El X4 dispone del Driving Experience Control de serie, que permite variar entre los modos de conducción Eco Pro, Confort y Sport. Pues bien, ya desde la función Confort este todocamino coupé contiene el balanceo de la carrocería sin demasiados esfuerzos y muestra un tacto preciso en la dirección. Estas sensaciones se vuelven más acusadas si activamos el modo Sport, momento en el que se modifica la gestión del motor, la dirección se vuelve más directa y la suspensión se endurece. El resultado es un comportamiento realmente eficaz.

Como mencionamos anteriormente, el BMW X4 equipa la tracción total xDrive de la marca. Si bien es cierto que la casi totalidad de los compradores de este modelo únicamente rodarán por asfalto, debes pensar en este equipamiento como un elemento adicional de seguridad. Este sistema de tracción a las cuatro ruedas inteligente es capaz de repartir el par entre el eje delantero y trasero de forma automática según la situación. Así, si por ejemplo entramos demasiado rápido en una curva y el eje delantero tiende a patinar (subviraje), la tracción xDrive se anticipa al problema y envía una mayor fuerza al eje posterior liberando así de trabajo a las ruedas delanteras y haciendo posible que únicamente se centren en dirigir al vehículo.

Equipamiento Opciones ilimitadas

Interesante equipamiento de serie.
Ampliar

Como suele ser habitual, BMW ofrece a sus clientes infinidad de opciones que hacen complicado encontrar dos modelos idénticos. Pero si no queremos engordar demasiado la factura final, ¿qué ofrece de serie el nuevo X4? Pues bien, todas las unidades vienen equipadas con dirección deportiva variable, climatizador bizona, volante multifunción deportivo de cuero con control de crucero, radio BMW Professional, sensor de lluvia y luces, bluetooth y usb, portón eléctrico, tracción xDrive y Driving Experience Control, entre otros elementos.

Más allá del equipamiento adicional disponible, los compradores pueden optar por dos acabados exclusivos: el paquete deportivo M y la línea xLine. El primero realza el carácter deportivo del X4 con una imagen más agresiva y un reglaje específico de la suspensión, mientras que el segundo acentúa las cualidades de los modelos X de la marca con llantas exclusivas y diversas tapicerías.

Consumo El BMW X4 es poco "tragón"

Los consumos son bastante contenidos.
Ampliar

En una toma de contacto tan breve es complicado sacar conclusiones definitivas en cuanto a consumos. No obstante y tomando como referencia la versión xDrive30d que pudimos conducir, el ordenador de a bordo no superó los 7,5 l/100 km en un recorrido por autovía y carreteras secundarias. Si tenemos en cuenta que para nada pusimos empeño en realizar una conducción eficiente, el dato resulta bastante interesante.

Estos son los consumos medios homologados por cada una de las variantes del BMW X4:

  • BMW X4 xDrive20i 184 CV – 6,9 l/100 km
  • BMW X4 xDrive28i 245 CV – 7,0 l/100 km
  • BMW X4 xDrive35i 306 CV – 8,3 l/100 km
  • BMW X4 xDrive20d 190 CV – 5,0 l/100 km
  • BMW X4 xDrive30d 258 CV – 5,9 l/100 km
  • BMW X4 xDrive35d 313 CV – 6,0 l/100 km

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba