Nissan Pathfinder

10 julio, 2006, modificada el 11 enero, 2011 por

El Nissan Pathfinder mejora sus prestaciones, en especial fuera de la carretera, con la introducción de una transmisión automática aplicada a la tracción All Mode 4×4

7

El Nissan Pathfinder mejora sus prestaciones, en especial fuera de la carretera, con la introducción de una transmisión automática aplicada a la tracción All Mode 4×4

La oferta de vehículos todoterreno es cada vez más grande y, llegado el verano, no paran de aterrizar actualizaciones y mejoras en estos coches que con el tiempo son menos lúdicos y más prácticos. El turno es ahora del Nissan Pathfinder que incorpora una nueva caja de cambios automática para el motor diésel. Hasta la fecha sólo estaba disponible con cambio automático en versión gasolina, el V6 de 4.0 litros de capacidad y 269 CV. Muy interesante en cuanto a refinamiento y suavidad, pero muy costoso dado su elevado consumo. Con la caja automática de cinco marchas para el 2.5 de 174 CV se incorpora una versión optimizada del sistema de tracción All Mode 4X4, controlado electrónicamente, que permite seleccionar el tipo de tracción: propulsión 2WD, automática a dos o cuatro ruedas en función a las necesidades de tracción  con la opción Auto, con bloqueo del diferencial 4Hi Lock y y tracción integral con reductora 4Low.


El manejo de vehículos 4×4 requiere cierta experiencia y pericia en determinados momentos y que el conductor se centre en exclusiva en la conducción, para ello, las cajas automáticas facilitan enormemente el trabajo ya que se encargan de la coordinación mecánica del propulsor con la transmisión sin opción a que el motor se cale, otorgando un grado más de confianza para los pasos con dificultades. Una vez fuera de campo las cajas automáticas siguen facilitando la conducción en carretera, aportando suavidad, confort y relajación.


Sobre el comportamiento del Pathfinder hay que resaltar que en caretera está a la altura de la mayoría de los todocaminos, que por desarrollo tienen mejor comportamiento en asfalto, pero netamente superior cuando nos adentramos en caminos de tierra, en donde el control electrónico de estabilidad permite rodar con cierta alegría sin comprometer la estabilidad. Cuando las cosas se complican y es necesario conectar la reductora el control de tracción se desconecta automáticamente y es el momento en el que, si contamos con la transmisión automática, las maniobras se realizan con mucha mayor facilidad y con la simple actuación sobre el acelerador es posible salir de zonas en las que con una caja manual y un embrague hubiera sido mejor no meterse.


No tan grande como parece
Siempre se ha pensado que el tamaño importa. Y que un vehículo todoterreno tiene que ser grande y robusto. Pues bien, el Pathfinder del que no se pone en tela de juicio sus cualidades ’off road’, sin embargo, debido a sus formas un tanto cuadradas y sobre todo a su altura se percibe mucho más grande de lo demuestran sus auténticas dimensiones.


Sorprendentemente es más pequeño que un Ford Mondeo familiar, que un Montero, que el antiguo Kia Carnival e incluso que su ’hermano’, el Murano, que por el contrario, sus formas redondeadas le hacen parecer más pequeño.


Aun así, el habitáculo del Pathfinder ofrece gran espacio interior y su práctica modularidad le permite hasta 64 configuraciones diferentes en función de la posición de los asientos gracias a que las dos filas de asientos traseros pueden plegarse de forma individual. La capacidad de carga puede aumentarse se si tenemos en cuenta que, incluso el asiento del acompañante puede plegarse hacia adelante para transportar objetos largos; unas posibilidades que no son comunes en otros TT de su competencia. Además, a lo largo del habitáculo encontramos multitud de huecos para objetos de uso cotidiano.


En el equipamiento del Pathfinder encontramos elementos tan significativos como un navegador por satélite con sistema de control de tráfico, Bluetooth con reconocimiento de voz, tapicería de piel, climatizador automático con control dual delante, arranque y apertura de puertas mediante llave inteligente, luneta practicable independiente en el portón trasero, espejo retrovisor fotocromático, limpiaparabrisas con sensor de lluvia y cámara de visión trasera de ayuda al aparcamiento.
Como sistemas de seguridad y ayuda a la conducción se encuentra el control de estabilidad ESP+, que combina el sistema de control de tracción y el control de estabilidad y ABS. La unión de los tres sistemas en uno mejora las capacidades dinámicas en condiciones normales, además de controlar el vehículo en situaciones extremas ya que puede actuar como diferencial de deslizamiento limitado y frenar únicamente la rueda que está patinando para desviar la potencia a las ruedas que disponen de tracción.


Al margen de lo comentado para circular fuera de carrretera, con estos elementos es posible mantener un grado de seguridad muy grande cuando a pesar del asfalto las condiciones son inestables, como pistas nevadas, con lluvia o hielo. En estos casos, siempre que no se sobrepasen los límites que impone la física, las ayudas electrónicas de este coche son el mejor aliado, junto con el buen juicio y pericia del conductor, para salir airosos de las dificultades.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba