Nissan Micra 1.2 80 CV

Pruebo el nuevo utilitario nipón, ahora enfocado a un público más global, que se convierte en una gran opción resolutiva con los nuevos 110 km/h. ¡A apretarse el cinturón!

No valorado

Destacable

  • Rendimiento mecánico.
  • Equipo de serie completo.
  • Espacio para las piernas y altura libre al techo atrás.

Mejorable

  • Asientos delanteros sin sujeción lateral.
  • La dirección no se regula en profundidad.
  • Motor rumoroso.

Conduzco el nuevo Nissan Micra, ahora más aerodinámico, discreto y ligero. Mantiene parte de las redondeces de sus antecesores que ya forman parte de su seña de identidad.

La marca japonesa lo enfrenta con los Chevrolet Aveo, Kia Rio, Hyundai i20, Mazda2, Mitsubishi Colt, Suzuki Swift y Toyota Yaris, modelos idóneos para los tiempos que corren en los que cada día surgen normas cada vez más restrictivas con la conducción, y sobre todo con la velocidad.  

Así, este Micra se mantiene como un modelo perfecto -por sus cotas- con el que afrontar el duro día a día entre el tráfico urbano, tras crecer sólo 6 cm de largo, medio centímetro de ancho y perder 1 de alto.

Es decir, por fuera es poco más o menos igual que el modelo anterior y por dentro…

Interior

El habitáculo es acogedor, de calidad y ergonómico -excepto las tomas auxiliares, situadas en la parte baja del salpicadero y lejos del equipo de audio-. Me explico, no tienes la sensación de estar al volante de un coche de juguete; los plásticos empleados son duros, pero tienen buen ajuste -sobre todo, los que están más a la vista-.

Sólo me faltan algunos detalles para sentirme del todo cómodo al volante. La dirección ajustable en profundidad -lo es en altura, pero cuando sueltas la palanca que la sujeta, crees que te cae un yunque sobre las piernas- y unos asientos con más apoyo lateral -en curvas pronunciadas  te clavas el reposabrazos central, de serie en el acabado probado-. La postura, similar a la que tienes sentado en una silla, es típica y muy común entre los utilitarios con los que compite.

Atrás llevas a dos adultos de 1,80 metros sin pega por el espacio para las piernas, ni por la altura libre al techo. Eso sí, en el centro sólo pueden ir niñ@s, y hasta la vuelta de la esquina. El maletero tiene 265 litros de capacidad ampliables hasta 1.132, si prescindes de las plazas traseras, y bajo el suelo hay hueco para una galleta de repuesto.

El equipo de serie para la versión Tekna probada, poco más de 13.000 euros, incluye ABS, ESP, airbags -frontales, laterales delanteros y de cortina-, reposacabezas en todas las plazas, cierre centralizado y automático de puertas en función de la velocidad, dirección asistida eléctrica, ordenador de a bordo, elevalunas delanteros eléctricos, climatizador, control de crucero con limitador de velocidad, retrovisores eléctricos, asiento del conductor regulable en altura, volante y pomo del cambio en cuero, equipo de sonido con lector de CD y 6 altavoces, Nissan Connect -equipo de información y entretenimiento integrado, con navegador vía satélite mediante tarjeta SD, pantalla táctil a color de 5 pulgadas, bluetooth, conexiones auxiliares y USB-, llantas de aleación ligera de 15 pulgadas y faros antiniebla. La pintura metalizada cuesta 350 euros.

Comportamiento y prestaciones

Al volante del benjamín japonés lo noto más rígido y, por tanto, más ágil -en parte, porque ha adelgazado hasta quedarse en poco más de 900 kg-. El motor gasolina de 3 cilindros y 1.2 litros tiene alegría y estira hasta casi las 7.000 rpm, aunque destaca a bajo régimen. Sus rumorosos 80 CV -a 6.000 vueltas– son perfectos de semáforo a semáforo y permiten salidas a carretera, momento en el que echo en falta una mejor insonorización del habitáculo. Por cierto, el acelerador tiene una especie de kickdown.

El Micra es tracción delantera y reacciona como tal, cuando lo pones al límite: subvira cuando te pasas en curva y su carrocería balancea debido a su altura y a unas suspensiones suaves y de gran recorrido. Pero no te equivoques, siempre va agarrado. La dirección te lleva por donde quieres, aunque es pesada, y el cambio manual -de recorridos largos, como sus 5 relaciones– es algo tosco, pero sin fallos en las inserciones.

Sus prestaciones son más que suficientes en estos tiempos de los 110; 170 km/h de punta y un 0 a 100 que baja de los 14 segundos con unos consumos reales que ponen 1 litro a las cifras oficiales, si aprovechas la chispa de esta mecánica. Las emisiones van en proporción al gasto de combustible. Eso sí, hazte a la idea de que frenar no es su punto fuerte; hay que pisar a fondo, si quieres mordiente y, evidentemente, no ofrece la misma potencia que coches de más empaque.

El Nissan Micra 1.2 80 CV es una gran opción como segundo coche para uso práctico a diario, o como único si buscas un conjunto resolutivo que controle el gasto.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

Probe 15 marzo, 2011

Parece una opción perfecta para la ciudad!!!

Esmeralda G. Valladolid 23 junio, 2011

Me gusta, me gusta y me gusta.

Nuevo Mazda2 | Hoy Motor 1 julio, 2011

[…] Este nuevo Mazda2, rival directo -por cotas- de los Chevrolet Aveo, Citroën C3, Mitsubishi Colt, Nissan Micra, Skoda Fabia, Suzuki Swift y Toyota Yaris, se lava la cara para ofrecer mayor dinamismo y seguridad […]

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba