Motor diésel Mazda SKYACTIV-D

25 Octubre, 2011, modificada el 26 Octubre, 2011 por

Con una cilindrada de 2.200 centímetros cúbicos, muy ligero, económico y ecológico, el nuevo motor SKYDRIVE-D de Mazda promete unas prestaciones elevadas, además de un funcionamiento combinado con el sistema de arranque y parada automático i-Stop

1

En la información de Mazda se anuncia que el nuevo motor diésel SKYDRIVE-D (2.200 centímetros cúbicos) cuenta con un turbocompresor que actúa en dos etapas y que cumple con la norma Euro 6. También es el primero en superar las estrictas normativas japonesas de emisiones sin necesidad de utilizar tecnologías añadidas para el tratamiento del óxido de nitrógeno.

El primer vehículo en montar esta mecánica será el Mazda CX-5, un todocamino compacto que estará a la venta el año que viene. El consumo medio anunciado para este coche equipado con el nuevo motor diésel es de 5,37 litros/100 km, sin duda una cifra excelente que mejora en un 30%, según la marca, el obtenido en un motor de gasolina.

El SKYDRIVE-D se beneficia del sistema de arranque y parada automático i-Stop, lo que contribuye a bajar consumos y emisiones contaminantes. El funcionamiento de este dispositivo es muy rápido: según Mazda, se reinicia en un solo ciclo en menos de 0,4 segundos.

El motor SKYDRIVE-D está fabricado con material muy ligero y, a diferencia de la mayoría de las mecánicas diésel, su relación de compresión es muy baja. Esto hace que la ignición sea más lenta y que se mejore la mezcla de aire y carburante, consiguiendo una combustión más uniforme, limpia y generadora de menos residuos contaminantes. Los problemas de arranque en frío de un propulsor diésel de baja compresión se han solucionado mediante bujías incandescentes cerámicas, piezoinyectores de múltiples orificios y un sistema variable de las válvulas de escape.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba