Montero 3.2/Pathfinder 2.5/Land Cruiser 3.0

7 Mayo, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Los modelos de nuestra comparativa son unos todoterreno de verdad y tienen todo lo necesario para ofrecer a sus propietarios una elevada satisfacción de uso. Si analizamos las virtudes y defectos de cada uno de ellos, el Toyota Land Cruiser está un paso por delante.

16

Más información en Hoymotor16, número 1282


En esta ocasión, enfrentamos a tres de los todoterreno más eficaces que podemos encontrar hoy en día y hemos elegido para ello su carrocería de cinco puertas, si bien, Toyota Land Cruiser y Mitsubishi Montero también se venden en versión de tres puertas, posibilidad que no ofrece el Nissan Pathfinder.


Estéticamente, también coinciden al mostrar un aspecto aventurero, muy apreciado en este tipo de coches, y unas dimensiones bastante generosas, que los convierte en unos coches poco apropiados para utilizarlos en ciudad, sobre todo, callejeando por sitios estrechos. Por contra, las buenas dimensiones exteriores de las que hacen gala les permiten tener un espacio interior enorme, algo que ha propiciado que puedan disponer de tres filas de asientos, un argumento de ventas muy importante últimamente y que todas las marcas se esfuerzan en ofrecer.


Con respecto a la tercera fila de asientos, tanto el Montero como el Nissan coinciden al tenerla escamoteada bajo el plano de carga del maletero, de forma que, cuando no se utilizan, no restan capacidad de carga, una solución mucho más práctica que la del Land Cruiser, que tiene esos asientos plegados en los laterales del maletero y ocupan un buen espacio.


En el caso de utilizar la tercera fila de asientos, en los tres casos, debido a la altura del coche al suelo y el poco espacio que deja el respaldo de la segunda fila de asientos al abatirlo, su acceso no es sencillo. Una vez acomodados en ellos se dispone de un sitio bastante aceptable. El más amplio es el Land Cruiser, de hecho es el único que homologa la tercera fila de asientos para tres pasajeros.

    Comportamiento

    A la hora de analizar las aceleraciones y recuperaciones en nuestra pista de pruebas, el Nissan se ha visto perjudicado por su transmisión manual, resultando el más lento de los tres. Tanto el Montero como el Land Cruiser se han visto favorecidos, al efectuar estas mediciones en la posición D de la caja de cambios, que tiene la ventaja de proporcionar una aceleración continua. En el computo de las mediciones efectuadas de aceleraciones y recuperaciones, el Land Cruiser ha resultado ser el más rápido.


    Lo cierto es que las diferencias entre ellos no son significativas y los tres disponen de unos motores más que suficientes para mover las más de dos toneladas que pesan estos coches, permitiendo con ello que se puedan desenvolver con agilidad por carreteras anchas y despejadas, territorio por el que, seguramente, van a realizar el mayor número de kilómetros.

    En marcha

    Estos tres modelos se van a utilizar principalmente sobre asfalto y muchos se van a perder de lo que son capaces fuera de la carretera. Los tres cuentan con caja de reductoras y con bloqueos en los diferenciales, que les permiten sortear obstáculos complicados en conducción off-road, en muchos casos los límites los van a marcar sus grandes dimensiones y su peso elevado.


    Los tres son tremendamente eficaces en las condiciones de uso más adversas, pero si hay que establecer un orden, el primer puesto hay que dárselo al Land Cruiser, que se ve beneficiado una vez más por sus suspensiones automáticas con reglaje de altura en el eje trasero y por una electrónica capaz de sacarlo de los mayores apuros. Además, es el único que ofrece de serie control automático de descenso de pendientes y de ayuda a la arrancada cuesta arriba.


    En cualquier caso, las diferencias entre ellos aparecen cuando se utilizan en situaciones muy extremas, algo a lo que muy pocos usuarios van a llegar, por lo que cualquiera de estos tres modelos es capaz de satisfacer plenamente a la gran mayoría de usuarios en un uso fuera de carretera.

    prestaciones

    Técnicamente, estos tres TT están muy avanzados y están dotados con una tecnología muy moderna. La arquitectura de sus motores es similar y los tres recurren a un bloque de cuatro cilindros en línea, a los que han aplicado un sistema de inyección directa por rail común, con turbo de geometría variable e intercooler. Con 3,2 litros de cilindrada, el motor del Montero es el más grande, le sigue el del Land Cruiser con casi tres litros, siendo el más pequeño de los tres el del Pathfinder, con casi 2,5 litros.


    Una diferencia de cilindrada poco significativa y que se traduce en un empate en potencia. Unos propulsores que también destacan por tener un funcionamiento suave y eficaz. El Mitsubishi y el Land Cruiser están dotados con sendas cajas de cambios automáticas de cinco marchas, que en el caso del Toyota es menos sofisticada, al carecer de mando manual secuencial. La unidad de pruebas que hemos utilizado del Nissan contaba con una caja de cambios manual de seis marchas.

    Interior y maletero

    A la hora de cargar el equipaje para un viaje de largo recorrido, el Montero, con 860 litros, se sitúa en cabeza. Le sigue el Land Cruiser, con 620 litros, y cierra el grupo el Pathfinder, con 515 litros. Un detalle común en los tres es que la rueda de repuesto, para que no robe capacidad de carga, está situada fuera. En el Nissan y en el Toyota está ubicada bajo el piso del coche, lo que supone el gran inconveniente de estar muy expuestas a la suciedad. En Mitsubishi han optado por colocarla en el portón trasero y, con respecto al anterior Montero, ahora está situada en el centro del portón, en una posición más rebajada, de forma que no afecta a la visibilidad posterior.

    Equipamiento

    Las versiones de los modelos de nuestra comparativa son las más altas de sus respectivas gamas. En los tres casos cuentan con un equipamiento de serie completísimo y al que muy poco más se les puede pedir. De serie, ofrecen techo solar, navegador, climatizador doble con salida de aire para las plazas traseras, cámara de asistencia de aparcamiento trasero… El único detalle importante que los diferencia son los faros de xenón, que equipan de serie el Montero y el Land Cruiser y que no están disponibles en el Pathfinder.

    Valor de compra

    Unos equipamientos de serie completísimos y un refinamiento a bordo excepcional, que tienen su lado negativo en sus precios, elevado en los tres casos. El más caro de los tres es el Toyota Land Cruiser, con un precio de 51.820 euros, le sigue el Mitsubishi Montero, que cuesta 50.300 euros, y cierra el grupo el Nissan Pathfinder, que tiene un precio de 46.650 euros, pero para igualarlo con sus rivales, que equipan caja de cambios automática, habría que dotarle de esta opción que supone un desembolso de otros casi 3.000 euros más, por lo que podemos comprobar que la diferencia de precio entre ellos no es significativa ni decisiva.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba