Mini JCW World Championship 50

22 junio, 2009, modificada el 24 enero, 2011 por

La marca lanza una serie conmemorativa del Mini original y de la primera victoria del team Cooper. Se trata de un JCW con una decoración especial del que se fabricarán 250 unidades.

6

En 1959 Alec Issigonis presentó el Classic Mini con motor delantero transversal y habitáculo para 4 ocupantes con equipaje. Ese año, el fabricante de automóviles deportivos John Cooper ganó su primer título en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1 con Jack Brabham al volante.


50 años después, y al hilo de otras series especiales conmemorativas presentadas hace unos días por la firma británica, el Mini John Cooper Works World Championship 50 conmemora tanto el comienzo de la exitosa trayectoria del Mini clásico como la primera victoria en competición del equipo Cooper. Se trata de una edición especial concebida por Mike, el hijo de John Cooper; su firma se encuentra en el salpicadero y en una de las líneas decorativas del capó. Recién presentado en el Festival Mini United 2009, en Silverstone, se producirá en una edición limitada a 250 unidades.


Basado en el John Cooper Works, cuenta con motor de 211 CV, con 4 cilindros, turbocompresor Twin-Scroll e inyección directa de gasolina. Luce diversos detalles exteriores y e interiores. Por ejemplo, su tonalidad específica verde Connaught, como el de los coches de competición británicos de los 50 y 60. Se combina con líneas de color Blanco Pepper sobre techo y capó. El verde con las líneas blancas en el capó replica el tono de los Fórmula 1 Cooper. La especificación de estos colores ha sido proporcionada por Mike Cooper, lo que le proporciona una incuestionable autenticidad.


Para acentuar su carácter competitivo, cuenta con paquete aerodinámico John Cooper Works y llantas de aleación ligera John Cooper Works Cross Spoke Challenge en Negro Jet. A ello añade faros bixenón con máscaras negras y luces de carretera adicionales, también con carcasas negras. Igualmente, monta elementos de fibra de carbono, como el marco de la entrada de aire del capó, el difusor trasero, las coquillas de los retrovisores y el embellecedor que oculta la manilla del portón. La numeración especial en las “escotillas” laterales identifica a cada John Cooper Works World Championship 50 como ejemplar único de una serie limitada y exclusiva.


El ambiente de competición se prolonga al interior, en acabado Negro Carbón con toques rojos. Los asientos, de piel, son negros con ribetes rojos y la parte inferior del salpicadero y los reposabrazos también van a juego, como las costuras de las alfombrillas y los guardapolvos de la palanca de cambio y el freno de mano. El salpicadero y los tiradores de las puertas también siguen el diseño de fibra de carbono, como el embellecedor del volante deportivo, cuyo aro está tapizado en Alcántara.


Recordemos que la mecánica libera 211 CV y 260 Nm entre 1.850 y 5.600 rpm, que temporalmente son 280 Nm gracias a la función overboost; el cambio es manual de 6 velocidades. Todo ello permite un 0 a 100 km/h de 6,5 segundos y un tope de 238 km/h. El consumo medio es de 6,9 litros cada 100 km -165 gr/km-.


El equipamiento de serie incluye control de estabilidad DSC con asistente de arranque en rampa, control de tracción DTC y asistente de frenado. Con el DTC desactivado el diferencial autoblocante electrónico, también de serie, se activa en el eje de tracción, lo que proporciona una conducción más dinámica cuando se acelera a la salida de las curvas en carreteras sinuosas.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba