Mini E

25 Agosto, 2009, modificada el 24 Enero, 2011 por

El test que la marca inglesa lleva a cabo en Estados Unidos con su modelo eléctrico va viento en popa. Ahora lo evalúa hasta la Universidad de California.

22

Dos meses llevan 450 conductores -muchos de ellos a través de un lease plan- evaluando en tierras norteamericanas las posibilidades y fiabilidad del Mini E, la propuesta completamente eléctrica -en esto similar al Mitsubishi i-Miev– del utilitario británico que la marca persigue poner a la venta a medio plazo. Los probadores están repartidos entre Nueva York, Nueva Jersey y Los Angeles, y son desde particulares a funcionarios municipales, universitarios, organizaciones comerciales y no gubernamentales… Todos realizan con los coches recorridos y uso fundamentalmente urbanos.


Los test, que comprenden un total de 500 vehículos, comenzaron en junio, y están facilitando cuantiosa información acerca de las sensaciones que los conductores perciben del uso cotidiano de un automóvil eléctrico. Al parecer, muchos se interesan en el funcionamiento de la recuperación energética que adosa -actúa en frenadas y retenciones para cargar parcialmente las baterías-, la gestión de trayectos conforme a la autonomía disponible y otros aspectos relacionados con la eficiencia.


A todo ello, BMW Group ha sellado un acuerdo con la Universidad de California en Davis (UC Davis) en virtud del cual se ampliará el estudio, con 50 voluntarios a los mandos de los coches, para determinar necesidades reales y aspectos relativos al uso diario de los Mini E. La información se recoge en cuadernos de viaje online, cuestionarios escritos y una serie de entrevistas a lo largo de 12 meses. Algunos probadores han estrenado blogs en los que vuelcan sus experiencias con los coches, detallando aspectos y curiosidades del uso diario de sus Mini enchufables.


“El feedback y los datos facilitados por estos conductores pioneros resulta decisivo porque procede del mundo real, del uso diario y no de laboratorio”, asegura Jim McDowell, vicepresidente de Mini USA. “Da igual que los datos procedan de la UC Davis, de los blogs o de nuestros propios probadores, porque al final lo interesante es contrastar la eficacia del coche desde dentro, en la práctica diaria”.


En los garajes de los usuarios se han instalado estaciones de recarga o Wallbox, que incialmente acarrearon retrasos por problemas con los suministros de los cables para cargas rápidas y la adecuación con la normativa local fijada por la ley y las compañías eléctricas, aunque todo ello ya ha sido resuelto. Hay 2 tipos de recarga: un dispositivo de 32 amperios y 220 voltios que repone las baterías de ion litio en 5 horas, y una alternativa de 48 amperios que la recupera entre 2 y 3 horas para realizar unos 160 km -uno de los probadores recogió en su perfil de Facebook un recorrido total de 192 km con la segunda opción-.

Algunos de los probadores han puesto en marcha el site www.waterway4.com/mini-e/ para compartir puntos de recarga en función de la proximidad y la necesidad puntuales. Con todo, la autonomía en el caso de la carga más completa es de aproximadamente 240 km -depende, claro, del estilo de conducción, la carga y las condiciones del tráfico-, porque además cuenta con recupeación energética en retención y frenada, que además de evitar pisar el pedal hasta en un 75% de los casos aumenta la autonomía incluso un 20%. También rectifica aspectos relativos al chasis para lograr, en lo posible, un equilibrado reparto de masas, lo mismo que el DSC.


Las 3 baterías del Mini E, desde ahora suministradas por SB LiMotive, dispone de 5.088 células dispuestas en un conjunto de 48 módulos. Van situadas en el hueco del asiento trasero, de modo que el coche es biplaza. A todo ello, logra una velocidad máxima de 152 km/h con una aceleración, fruto de sus 220 Nm de par máximo, de 8,5 segundos en la medición de 0 a 100 km/h.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba