Mercedes McLaren SLR Roadster

10 Agosto, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

Carrocería en fibra de carbono, motor V8 de 626 CV, 332 km/h de velocidad punta, frenos cerámicos… Y ahora con la posibilidad de disfrutar a cielo abierto.

6

6




Carrocería en fibra de carbono, motor V8 de 626 CV, 332 km/h de velocidad punta, frenos cerámicos… Y ahora con la posibilidad de disfrutar a cielo abierto. Llega el turno del Mercedes SLR McLaren Roadster, un vehículo que reúne toda la tecnología adquirida en la Fórmula 1 para disfrutar paseando o «volando» por la calle.


Observamos la criatura y no podemos evitar que el pulso se dispare. No en vano, no todos los días tenemos oportunidad de subirnos a un vehículo de estas características y precio. El Mercedes SLR McLaren Roadster no es un coche, sino prácticamente la variante de calle de un F-1. De hecho, aprovecha buena parte de la experiencia adquirida en la máxima categoría de la competición automovilística mundial.

  • Prestaciones



  • Equipamiento



prestaciones

Tampoco hay novedades en el grupo propulsor. Se trata del conocido V8 de 5,4 litros preparado por AMG. Cuenta con el apoyo de un compresor, tres válvulas por cilindro, lubrificación por cárter seco y cuatro catalizadores metálicos. El resultado: la friolera de 626 CV y un sobresaliente par máximo de 79,6 mkg disponible desde 3.250 rpm.


Para el cambio se apuesta por una caja automática de cinco velocidades Speedshift con función secuencial y levas en el volante. Además ofrece tres posibilidades de uso: Confort, Sport y Manual. En esta última hay tres posibilidades para elegir la rapidez del cambio. El resultado es demoledor en cualquier instante. Basta con pisar el acelerador con energía y la respuesta es como la de un cohete. El SLR McLaren Roadster brama. Todo resulta descomunal. En aceleración te quedas pegado literalmente al asiento, situación comprensible cuando comprobamos que el 0-100 km/h lo hace en 3,8 segundos.


También hay que estar preparado psicológicamente para alcanzar los 332 km/h de velocidad, situación destinada a circuitos o a ciertos tramos de autopistas alemanas. Para detener este misil el SLR McLaren Roadster monta cuatro discos cerámicos (ventilados los delanteros), muy eficaces pero con un tacto al que cuesta un tiempo acostumbrarse. Se mantiene también el denominado «aerofreno », un alerón retráctil situado en la tapa del maletero y que se despliega una vez se superan los 95 km/h. Este vehículo exige manos expertas para ir ligero.


Sobre firme en buen estado, todo va bien, pero en asfalto irregular, con los neumáticos de perfil tan bajo una dirección excesivamente dura , hay que «apuntar» para entrar en la curva, porque las reacciones del tren delantero son muy bruscas. Esta maravilla se construye en las instalaciones de McLaren de Woking (Inglaterra) y ya está disponible; eso sí, para el que tenga los 534.528 euros que cuesta.

Equipamiento

6

Construido en fibra de carbono, este modelo presume de una rigidez torsional excepcional; nunca se ha construido un roadster tan rígido como éste. Además, este material proporciona una absorción de energía sobresaliente, multiplicando la seguridad de los ocupantes en caso de colisión. Eso sí, a pesar de los esfuerzos por someter a este modelo a una cura de adelgazamiento, los severos controles de seguridad de la marca de Stuttgart y un sofisticado equipamiento provocan que en la báscula el peso se dispare hasta los 1.825 kilos.


El SLR McLaren ya nos maravilló en su día. La variante roadster que ahora se presenta lo hace por partida doble. En este último se han introducido más de 500 modificaciones respecto al Coupé. Muchas de ellas, como es lógico, en el techo de lona, que se abre de manera semiautomática en apenas diez segundos. Primero hay que desbloquear manualmente los anclajes sobre el parabrisas y luego, de manera eléctrica, se pliega y esconde detrás. Esta operación sólo se puede realizar en parado. El gran perjudicado ha sido el maletero, que ha visto reducida su capacidad de 272 a 204 litros.


En el resto, pocos cambios. El acceso sigue siendo a través de las espectaculares puertas con apertura vertical (hay que tener precaución al aparcar en batería para no dar con el coche de al lado), el puesto de conducción retrasado y el arranque se produce accionando un mando situado en la parte alta de la palanca del cambio.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba