Mercedes marca un nuevo hito en motores diésel18

Mercedes marca un nuevo hito en motores diésel

16 Febrero, 2016 por

Mercedes fue la primera compañía en vender un automóvil equipado con un motor diésel de fábrica. Ochenta años después sigue apostando por este tipo de mecánicas pese a la mala fama actual debido a sus emisiones, pero la marca de la estrella guarda un as bajo la manga…

Mercedes marca un nuevo hito en motores diésel18

Cuando en 1897 Rudolf Diesel hizo funcionar el primer motor con aceite pesado para la compañía MAN, aquella mecánica de bajo consumo pero funcionamiento tosco parecía destinada a mover pesadas máquinas o camiones, pero indigno de ser montado en un coche. Su tamaño, su peso y su rudo funcionamiento impedían que nadie pensase en instalarlo en un pequeño automóvil… hasta que en febrero de 1936 se presentó el Mercedes 260 D, el primer turismo con un motor diésel lo bastante compacto y suave como para que sus vibraciones no acabasen desmontando el bastidor del coche.

Se cumplen exactamente 80 años de aquel hito y el mundo ha dado muchas vueltas. Las ventas de motores diésel en Europa han pasado de ser un coto cerrado para los profesionales del transporte a ser los más vendidos del mercado. Pese al estallido del “dieselgate de Volkswagen” y la mala imagen que tienen estos motores en la actualidad por sus emisiones, Mercedes sigue apostando por ellos y presenta su nuevo motor diésel con unas soluciones vanguardistas.

Aunque han pasado 8 décadas desde que se presentó el Mercedes 260 D, los problemas a los que se han enfrentado los ingenieros de Mercedes-Benz para el desarrollo del nuevo motorm para el nuevo Mercedes Clase E 2016 han sido los mismos:

Miniaturizar la mecánica.

Mejorar su rendimiento y finura de funcionamiento.

Mercedes marca un nuevo hito en motores diésel18
En 80 años se ha multiplicado por 4 la potencia y reducido el consumo.

El nuevo motor diésel de Mercedes es ultra compacto, muy ligero, sus vibraciones se han reducido al mínimo y se ha reducido su consumo en un 70% mientras que la potencia ha aumentado nada menos que 4 veces.

Para lograr semejante salto, la marca alemana ha trabajado mucho en varios frentes:

Reducir el peso: el nuevo motor emplea las aleaciones de aluminio de forma masiva. Además, se ha reducido el número de componentes, algo que también ha favorecido el lograr una máxima compacidad.

Reducir el tamaño: en esta mecánica llaman la atención soluciones como la distribución, con una cadena que mueve pocos elementos y una culata muy compacta en la que los árboles de levas están conectados por piñones directamente. El sistema de tratamiento de gases se ha estudiado para que forme un conjunto muy compacto y ocupe parte del espacio que se ha ahorrado en la forma de la culata. Otro elemento llamativo es el turbo de geometría variable eléctrica. Además de su compacidad, para mantener el calor a raya se ha recubierto su voluta de material cerámico, algo imprescindible al ir “encerrado” en un módulo tan compacto.

Mercedes marca un nuevo hito en motores diésel18
Comparativa entre el sistema de tratamiento de gases anterior y el actual.

Reducir las emisiones contaminantes: gracias a que los componentes del sistema de tratamiento de gases están en un módulo muy compacto, la temperatura óptima de funcionamiento se alcanza rápidamente y se mantiene de forma constante, lo que favorece los ciclos de regeneración del filtro anti partículas y mejora la eficacia de los catalizadores.

Mejorar el rendimiento: el aumento de la presión de la inyección, una mayor precisión de los inyectores y un diseño mejorado de la forma de la cámara de combustión permiten mejorar de forma notable el rendimiento, reduciendo los consumos a la vez que se aumenta la potencia.

Reducir las pérdidas por fricción: al reducir el número de piezas móviles y arrastradas se han eliminado varias pérdidas de energía en mover componentes. También el tratamiento superficial de los cilindros, el menor peso de los pistones, bielas y cigüeñal y el uso de rodamientos en lugar de casquillos ha permitido reducir al mínimo las fricciones en el interior del motor.

Reducir las vibraciones: las altas presiones de trabajo de los modernos motores diésel y unos regímenes de funcionamiento a cada vez más revoluciones provocan unas vibraciones mayores en las mecánicas diésel. Además de una inyección mejorada con varias pre inyecciones y post inyecciones en cada ciclo, el nuevo motor equipa unos contrapesos especialmente eficientes para reducir las vibraciones sin aumentar la masa del motor.

Con todo esto, el nuevo motor OM 654 de Mercedes Benz es capaz de producir 400 Nm de par desde apenas 1.400 rpm hasta las 3.000 rpm, con una potencia máxima de 195 CV a sólo 3.500 rpm, lo que proporciona un enorme agrado de utilización.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba