Mercedes E 500

17 Mayo, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

El Mercedes E 500 está muy cerca de ser el coche perfecto. Esta elegante y lujosa berlina ha sido sometida a un ligera remodelación que ha traído consigo la llegada del motor V8 de 388 CV, un propulsor capaz de permitirle unas prestaciones dignas de un deportivo de pura raza, pero sin renunciar a un confort de marcha muy elevado.

6

6





El Mercedes E 500 está muy cerca de ser el coche perfecto. Esta elegante y lujosa berlina ha sido sometida a un ligera remodelación que ha traído consigo la llegada del motor V8 de 388 CV, un propulsor capaz de permitirle unas prestaciones dignas de un deportivo de pura raza, pero sin renunciar a un confort de marcha muy elevado. Todo ello aderezado con un sinfín de detalles que hacen muy agradable la vida a bordo. Lo peor, como en casi todos los Mercedes, su precio: 78.928 euros, que es un tanto elevado.


Aunque a simple vista no parezca que haya diferencias, un buen número de pequeños y sutiles detalles distinguen a la actual Clase E de Mercedes de su antecesora. La lujosa berlina de la marca de la estrella sigue mostrando la imagen tan elegante que siempre la ha distinguido, pero ahora su frontal un poco más afilado, la rejilla de mayor tamaño, unos faros de nueva factura, unos paragolpes con más entradas de aire y unos faldones laterales más pronunciados contribuyen a darle además una estética más dinámica. Una serie de detalles que se completan con unos espejos retrovisores de nuevo diseño, mientras que en la parte trasera también son nuevos los grupos ópticos y la moldura en la tapa del maletero.

  • Comportamiento



  • Interior y maletero



Comportamiento

Técnicamente, hay que destacar cambios importantes en esta remozada Clase E, en concreto el E 500 ha recibido el V8 de 288 CV procedente de la Clase S. Un propulsor de 5,5 litros y que ofrece un 28 por ciento más de potencia que el V8 que venía equipando el E 500. Un motor que obsequia con unas prestaciones de primera. Echando un vistazo al cuadro de prestaciones realizadas en nuestro centro técnico, podemos comprobar que mueve a este coche que pesa 1.785 kilos como si fuese una pluma. Acelera de 0 a 100 km/h en 5,6 segundos y recupera de 80 a 120 km/h en tan sólo 3,6 segundos. Cifras que hablan por sí solas y demuestran el potencial de este V8, que además destaca por mostrar un funcionamiento muy suave y refinado y unos consumos que se mantienen en unas cifras muy parecidas a las del V8 de 306 CV que equipaba antes este modelo.


Unos consumos que, si bien no son bajos, son razonables para la caballería que esconde y que por otro lado van en consonancia con el uso que le demos al acelerador. Si se abusa de éste y se le exige un alto rendimiento, podemos comprobar cómo en proporción directa la aguja del aforador del depósito baja rápidamente. Lo que siempre ha distinguido al Mercedes E 500 ha sido su excepcional comportamiento, algo que en el protagonista de nuestra prueba es todavía mejor. Está equipado con todos los sistemas de ayuda electrónicos posibles, todos ellos de ultimísima generación, por lo que además de mostrar un comportamiento dinámico ejemplar, resulta muy fácil de conducir.


En esto tiene también mucho que ver el sistema de suspensiones Airmatic DC, que varía la dureza de los amortiguadores en función del tipo de conducción que se realiza en cada momento, pudiéndose elegir por medio de un mando ubicado en la consola central, junto a la palanca del cambio, diferentes tipos de dureza de los amortiguadores. Asimismo, en este impresionante modelo se disfruta de un elevado agrado de conducción, en el que influye la caja de cambios automática 7G-Tronic, que tiene un funcionamiento rápido y eficaz, y la dirección, que con el acabado Sport AMG es más directa. El Mercedes E 500 es un modelo con un elevado confort de marcha y un equipamiento de serie completo, en el que destacan por encima de todo sus medidas de seguridad activa y pasiva.


Algo que no ha variado en esta renovada Clase E es su interior, que sigue siendo muy confortable y con sitio para cinco adultos. Aunque en viajes largos lo aconsejable es que atrás viajen dos pasajeros, ya que la plaza central es más pequeña y se ve penalizada por el abultado túnel central. En cualquier caso el principal hándicap de este modelo, tal como suele ser habitual en casi todos los Mercedes, es su precio, que resulta un tanto elevado.

En marcha

 

prestaciones

 

Interior y maletero

En el interior recibe algunos cambios que, tal y como sucede en el exterior, son discretos. De esta forma, estrena nuevas tapicerías y molduras y un nuevo volante, que ahora es de cuatro radios y con mandos multifunción. También la marca de la estrella lo ha enriquecido con un equipamiento de serie mayor, que en el caso de nuestra unidad de pruebas –con nivel de acabado Avantgarde, el más alto de la marca– es muy completo, eso sí, pagando un extra de 1.928 euros. Asimismo, nuestro protagonista lleva el apellido Sport AMG, por el que hay que pagar un buen pico, 5.875 euros más, para disfrutar de unas alfombrillas con los distintivos plateados del departamento de competición de la marca, de unas enormes ruedas con unas llantas exclusivas de aleación de 18 pulgadas y con unos neumáticos con unas medidas de 245/40 R18 delante y 265/35 R18 detrás.


Unos apellidos ilustres, pero que suponen que de 71.100 euros que cuesta el E 500 en su versión básica se vaya a los 78.928 euros que cuesta el protagonista de nuestra prueba. En definitiva, ha recibido unos ligeros retoques que van permitir mantenerse viva y dando guerra a esta Clase E, hasta que a mediados de 2009 le dé el relevo una nueva generación de este modelo. Algo que hemos podido constatar y que ya hemos apreciado en otros modelos de esta marca y en otras de origen alemán es que aunque su nivel de calidad es alto, algunos detalles de acabado y de ajustes hacen que últimamente no sea tan bueno como lo era hace no mucho tiempo.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba