Mercedes-Benz SLK

La firma de la estrella inicia por fin la comercialización de la última actualización de su descapotable más pequeño, disponible inicialmente con tres motores de gasolina de 184, 204 ó 306 CV de potencia, por 42.300, 47.600 y 57.150 euros, respectivamente.

La profunda renovación de la gama de Mercedes-Benz llega a la tercera generación del SLK, ahora más atractivo, completo y dinámico que nunca. Un coche completamente nuevo y que comparte elementos y tecnologías de las actuales Clase C y Clase E. Un vehículo capaz de rivalizar con otro de los descapotables biplaza con tracción trasera más deseados del momento, el BMW Z4.

En el apartado estético, el renovado SLK mantiene casi idénticas las dimensiones exteriores que no su imagen, ahora más aerodinámica y musculosa. La parrilla frontal es más ancha y monta una gruesa lámina cromada, mientras que en lo lados destacan unas renovadas entradas de aire muy bien resueltas. En la zaga el guiño tecnológico lo ponen unos nuevos pilotos equipados con luces de led.

Pero lo más impactante es su techo retráctil que ha ido evolucionando en las tres entregas del modelo hasta su versión actual en la que se ofrece, en opción, el Magic Sky Control, dispositivo que sirve para oscurecer el cristal panóramico con sólo pulsar un botón. Una virguería que cuesta 2.950 euros y que permite dos niveles cromáticos: uno totalmente transparente, lo más parecido a conducir sin techo, y otro en el que el cristal se oscurece al máximo para evitar una excesiva radiación solar en el habitáculo. También se ofrece, por un precio de 204 euros, el paravientos Airguide, unas lunas basculantes, ancladas tras los reposacabezas que giran en un ángulo de 90º para evitar que el aire de las turbulencias moleste al conductor y pasajero. Por lo demás, el característico techo de chapa retráctil ha visto reducido su peso en 6 kg y el tiempo de apertura y cierre del mismo es de 20 segundos.

En el habitáculo se ha trabajado en profundidad para ofrecer una acertada combinación de deportividad, elegancia e imagen tecnológica. Las salidas del sistema de ventilación recuerdan a las del SLS AMG, y en opción se pueden encargar unos asientos tapizados con un cuero especial que reduce el calentamiento superficial en caso de exposición al sol. El cuadro y la consola central reciben un nuevo diseño, sobre todo para albergar la pantalla del navegador y los equipos de audio multimedia.

La dinámica del nuevo SLK diferirá en función de la configuración de bastidor que se elija. La suspensión de origen es convencional, mientras que en opción se podrá optar entre un sistema de endurecimiento progresivo, mediante muelles y amortiguadores más firmes, o el paquete dinámico, compuesto por una dirección más inmediata, regulación electrónica de la amortiguación con dureza variable y el Torque Vectoring Brake, que actúa con la ayuda del ESP para facilitar al máximo el control del vehículo en conducción deportiva.

La oferta mecánica inicial se configura con tres motores de gasolina de inyección directa, todos ellos con tecnología BlueEfficiency. La versión básica corresponde al SLK 200, un 4 cilindros de 1.8 litros y 184 CV, que monta de serie un cambio manual o en opción la transmisión automática 7G-Tronic Plus. Con este cambio, Mercedes-Benz firma un consumo medio oficial de 6,1 litros a los 100 km y un 0 a 100 km/h de 7 segundos. La versión SLK 250 utiliza también un bloque de 4 cilindros y 1.8 litros, pero con una potencia de 204 CV y la transmisión 7G-Tronic Plus de serie. La versión más potente y rápida será, a la espera de un modelo AMG, la del SLK 350 con motor V6 de 306 CV que anuncia un 0 a 100 km/h de 5,6 segundos y una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h, con un consumo medio de 7,1 litros a los 100 km.

Todos estos motores vienen de serie con el sistema automático de arranque y parada, que permite un 25% de ahorro de combustible respecto a sus equivalentes anteriores. Para 2012, y como novedad en la gama, se espera la primera variante diésel del SLK, animada por el 250 CDI BlueEfficiency de 204 CV.

Precios:
SLK 200 BlueEfficiency 184 CV: 42.300 euros.
SLK 250 BlueEfficiency 204 CV: 47.600 euros.
SLK 350 BlueEfficiency 306 CV: 57.150 euros.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

¿Cuáles son los coches que menos se averían? | Hoy Motor 17 mayo, 2011

[…] 4. Mercedes SLK. […]

Mercedes-Benz SLK 250 CDI | Autocasion 4 noviembre, 2011

[…] Roadster diésel, ¡y qué!La llegada al mercado del Mercedes-Benz SLK, en su vesión 250 CDI, supone la continuación del patrimonio diésel de la marca de la estrella. […]

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba