Novedad

Mercedes-Benz EQC 4×42: radical es poco

20 fotos

Ampliar

15 de octubre, 2020

La firma alemana vuelve a sorprender con una versión radicalizada para el campo de uno de sus todocaminos. Así es el EQC 4x42 que, eso sí, no está pensado para comercializarse.

La nueva hornada de todocaminos eléctricos no tiene, entre sus virtudes, la de ser vehículos a los que les guste especialmente el campo. Su elevado peso, su par instantáneo o el montaje de unos neumáticos meramente asfálticos son algunos de los impedimentos que evitan que estos SUV con enchufe salgan del asfalto con solvencia… hasta ahora. Porque Mercedes-Benz se ha empeñado en romper esta barrera al presentar el EQC 4×42.

Te puede interesar: Mercedes-Benz GLA 250 e: así es la versión híbrida enchufable

Un término que no es nuevo para la alemana pues ya lo presentó hace años con los G 500 4×42 y E All Terrain 4×42 para demostrar que son capaces de elevar hasta cotas insospechadas las aptitudes off road de sus modelos. En este caso el protagonista no ha sido otro que el EQC, el SUV eléctrico de la firma que ha modificado completamente su esquema de suspensión.

En lugar de la original equipa una de tipo multibrazo que está unida a los mismos puntos de anclaje de la carrocería a la que se suma un juego de neumáticos específicos Cooper en medida 285/50 montados sobre llanta de 20 pulgadas. El resultado, una incremento de la altura libre al suelo de ¡15,3 cm!, respecto a un EQC estándar llegando así a los 29,3 cm que cifra. Separación que incluso es 5,8 cm mayor que la de un Clase G, el gran todoterreno de la marca. Igualmente, la anchura del vehículo se ha visto incrementada en 10 cm, hasta los 2,08 m dados los nuevos aletines que incorpora.

EQC 4×42: aventuras por el campo

A este EQC no le importa en absoluto mancharse de barro.

20 fotos

Ampliar

Como es lógico estas mejoras están realizadas en pos de mejorar sobremanera sus capacidades off road. Entre las más destacadas están el tener una profundidad de vadeo de 40 cm (15 cm más que el original) así como disponer de unos ángulos de ataque, salida y ventral mejorados, con 31,8, 33 y 24,2 grados, respectivamente.

Adicionalmente suma dos nuevos programas de conducción denominados Off Road y Off Road+ que mejoran la tracción, un control de descenso de pendientes y un sistema de cámaras de 360º para que el conductor esté al tanto de posibles obstáculos en el camino. A todo ello se añade un sistema acústico inédito colocado sobre los faros delanteros que reproduce diferentes sonidos tanto en el interior como exterior en función de la  posición del pedal del acelerador, la velocidad o el índice de recuperación de energía.

Este EQC 4×42 mantiene intacto su sistema eléctrico de 408 CV de potencia y 760 Nm de par máximo así como los 414 km de autonomía producidos gracias a la batería de 80 kWh de capacidad que monta. Ahora bien, si esperas verle por la calle, lo sentimos pues Mercedes-Benz solo ha desarrollado un único prototipo con el objetivo de demostrar que a los SUV eléctricos sí les gusta el campo.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche