Novedad

Mercedes-AMG GT Black Series: el día de la bestia

28 fotos

Ampliar

15 de julio, 2020

Parecía imposible pero el nuevo Mercedes-AMG GT Black Series ha roto cualquier pronóstico al conseguir exprimir su V8 biturbo hasta los 730 CV.

Por fin ha llegado el día. Hoy todos los entusiastas de Mercedes-AMG en general y del AMG GT en particular están de celebración, porque de los cuarteles generales de la firma de Affalterbach acaba de salir el nuevo AMG GT Black Series. Ha tardado, sí, pero en este caso la espera ha merecido muchísimo la pena pues estás contemplando el V8 más potente jamás ensamblado en un Mercedes-AMG.

Te puede interesar: ¿Qué aporta el turbocompresor electrificado desarrollado por Mercedes-AMG?

Bajo la despampanante carrocería de este AMG GT Black Series, se esconde el conocido V8 biturbo de 4.0 litros que emplean muchos de los AMG actuales pero que gracias a las diversas modificaciones implementadas ha sido capaz de aumentar su potencia final hasta, agárrate, ¡los 730 CV! Cifra que consigue cuando el motor gira entre las 6.700 y las 6.900 rpm y al que le acompaña un par máximo de 800 Nm entre las 2.000 y las 6.000 vueltas.

Un potencial que si nos ha dejado con la boca abierta sobre el papel, no queremos imaginar lo que será ponerlo en marcha y pegar el primer acelerón. Aquí, lo resume un dato: los 3,2 segundos que necesita para pasar de 0 a 100 km/h y los 9 segundos que tarda en llegar a 200 km/h desde parado, logrando además una punta de velocidad de 325 km/h.

Del circuito a la calle… o al circuito

Este AMG GT Black Series cuenta con aerodinámica activa.

28 fotos

Ampliar

Para acompañar a este exquisito motor, el AMG GT Black Series incorpora una aerodinámica heredada directamente del AMG GT3 del mundo de la competición, así como una puesta a punto específica para sacar lo mejor de sí mismo. Entre las mejoras aerodinámicas destaca sin duda el gigantesco alerón posterior realizado en fibra de carbono, material que también se emplea en el difusor, el capó, techo, faldones laterales…

Monta una amortiguación adaptativa con tres niveles de dureza y un control de tracción ajustable, mientras que el equipo de frenos que monta de serie contempla discos carbocerámicos. Las llantas son forjadas y los neumáticos, unos Michelin Pilot Sport Cup 2 R MO, han sido desarrollados específicamente para este AMG GT Black Series en medida 285/35 R19 para el eje delantero y 335/30 R20 para el trasero.

La transmisión AMG Speedshift DCT 7G también ha sido optimizada para soportar el aumento de par respecto a otros AMG GT incluyendo un eje de transmisión en carbono y ofreciendo desarrollos específicos. Obviamente, hablamos de un vehículo de propulsión, por lo que habrá que ser muy fino conduciendo para controlar esos 730 CV. En total, gracias a todas estas modificaciones, el AMG GT Black Series puede generar hasta 400 kilos de carga aerodinámica cuando circula a 200 km/h.

Si nos centramos en el diseño, el exterior habla por sí solo gracias a los diferentes apéndices ya comentados a los que se unen unas tomas de refrigeración delanteras más grandes, pasos de rueda ensanchados o paragolpes específicos. En el habitáculo, por su parte, no podían faltar los tapizados en Nappa, material presente también en el volante y el salpicadero. Adicionalmente, algunos mercados podrán sumar el AMG Track Pack con barras antivuelco, extintor de incendios, arneses de cuatro puntos, asientos de tipo bacquet realizados en fibra de carbono…

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche