*

Mercedes-AMG GLC 63 y GLC 63 Coupé: la superdeportividad (y preciosidad) hecha SUV39

Mercedes-AMG GLC 63 y GLC 63 Coupé: la superdeportividad (y preciosidad) hecha SUV

7 Abril, 2017 por

La marca de Stuttgart va a presentar en Nueva York las dos nuevas versiones más radicales de su modelo GLC, modificados por la firma AMG. Se tratan de los Mercedes-AMG GLC 63 y GLC 63 Coupé, ambas con variantes “S”, con más potencia todavía. Montarán un bloque 4.0 litros V8 biturbo de 476 CV y 510 CV (para los modelos “S”). En el exterior, resalta la parrilla frontal Panamericana AMG, hasta ahora sólo reservada a los superdeportivos AMG GT.

Mercedes-AMG GLC 63 y GLC 63 Coupé: la superdeportividad (y preciosidad) hecha SUV39

Mercedes va a presentar en poco más de una semana, en el marco del Salón del Automóvil de Nueva York (del 14 al 23 de abril), sus dos nuevas criaturas. Dos bestias que enamoran a primera vista y que están desarrolladas por la división más racing de Daimler, AMG. Se trata de las dos versiones -o una dentro de la otra- más radicales de la familia GLC (SUV de tamaño medio) de la marca de la estrella. Si ya nos encantaba el AMG GLC 43 de 367 CV, ahora nace -aunque suene contradictorio- su hermano mayor: el Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC+ que tendrá, a su vez, una preciosa variante de estilo SUV coupé. Ambas, además, estarán disponibles con versión S -tope de gama-.

Bajo el capó de estas maravillas, nada menos que un poderoso V8 biturbo. Sí, el mismo que monta el Mercedes-AMG GT al que, por la parrilla frontal Panamericana AMG, por el motor y por la deportividad llevada al extremo (cada uno en su segmento) que comparten, podríamos equiparar en una carrocería todocamino -al menos la versión coupé-.

Cómo son estos Mercedes-AMG GLC 63

Las dos variantes tienen una escultura exquisita.39
Las dos variantes tienen una escultura exquisita.

La protagonista en el diseño, como decimos, lo acapara la parrilla frontal Panamericana. Estos modelos son los primeros que llevarán la misma, que hasta ahora había sido reservada exclusivamente para el AMG GT y sus variantes. Bajo ella, las enormes tomas de aire habitan el paragolpes delantero.

Unos aires de grandeza representan la vista lateral. Las enormes dimensiones y los amplios pasos de rueda son santo y seña de la familia SUV de Mercedes. En el modelo AMG GLC 63 Coupé, la zaga se estira levemente para dar esa apariencia más deportiva, concluyendo con un sutil pero característico alerón. De serie, montan neumáticos 235/55 R19 delante y 255/50 R19 detrás. Las versiones S calzan unos aún mayores y con más bajo perfil: 265/45 R20 delante y 295/40 R20 detrás. Por si fuera poco, de forma opcional se pueden elegir ruedas con dimensiones 265/40 R21 y 295/35 R21.

Las llantas opcionales pueden llegar hasta las 21 pulgadas, haciendo al AMG GLC 63 más poderoso visualmente.39
Las llantas opcionales pueden llegar hasta las 21 pulgadas, haciendo al AMG GLC 63 más poderoso visualmente.

Tanto el GLC 63 como el GLC 63 Coupé componen una trasera a base de un generoso difusor y dos salidas de escape dobles. Además, la distancia entre las ruedas traseras o anchura de vía es mayor que las de sus hermanos menores.

Los habitáculos emanan deportividad con detalles en Alcántara, microfibra Dinamica, asientos deportivos de cuero Artico elaborados a mano y logotipos de AMG que compaginan con acabados en aluminio. Tanto exterior como interiormente, Mercedes propone una larga lista de equipamiento extra.

Motorizaciones de los Mercedes-AMG GLC 63

El bloque V8 biturbo que montarán bajo el capó estas fieras es el mismo que equipa el Mercedes-AMG GT.39
El bloque V8 biturbo que montarán bajo el capó estas fieras es el mismo que equipa el Mercedes-AMG GT.

El bloque V8 biturbo de 4.0 litros que montan estas joyas rinde 476 CV de potencia y 650 Nm de par, en las versiones “planas” (GLC 63 y GLC 63 Coupé), y 510 CV y 700 Nm en las variantes más radicales, denominadas con la S de “salvaje”.

Este motor combina a la perfección con una caja de cambios AMG Speedshift automática de nueve velocidades que es tan buena como las prestaciones de estos SUV. Todos tienen una máxima limitada a 250 km/h y los modelos S alcanzan el 0-100 km/h en 3,8 segundos, dos décimas más rápido que los “normales”. A todo el conjunto se suma una tracción integral 4MATIC+ permanente con distribución variable de par en los ejes delantero y trasero.

Sus pesos en vacío, que van desde los 1.925 kg del AMG GLC 63 hasta los 1.945 kg del AMG GLC 63 S Coupé, los hacen tener una relación de peso-potencia de 4,04 kg/CV y 3,8 kg/CV, respectivamente.

Aunque no creo que a los futuros clientes les importe demasiado el consumo, aquí van los homologados, que rondarán los 10,7 l/100 km (habría que conocer los reales…). Tampoco creo que los AMG GLC 63 insten a conducir de una forma eficiente.

Además, el sistema AMG Dynamic Select permite elegir entre cuatro modos de conducción diferentes que programan y configuran de diverso modo aspectos técnicos y mecánicos del coche, como las suspensiones, el control de estabilidad, la dirección o la motricidad. Esos modos son Comfort, Sport, Sport+ e Individual, a los que se añade un quinto en las versiones S, el Race. Estos modos regulan, también, el sistema de escape con tecnología flaps. Si uno se decanta por la opción de escape Performance, podrá modular el sonido con un simple botón.

Esta es la versión 'Edition 1' que Mercedes sacará de lanzamiento en el coupé.39
Esta es la versión ‘Edition 1’ que Mercedes sacará de lanzamiento en el coupé.

La suspensión multibrazo del AMG GLC 63 es heredada del nuevo Clase E para dotarlo, mediante las correspondientes modificaciones y adaptaciones, de una “dinámica longitudinal y transversal máxima”, tal y como explican desde Stuttgart.

Según Mercedes, pese a que todavía no se conocen los precios, estos modelos se pondrán reservar a partir de junio y llegarán a los concesionarios en septiembre de este año. Además, los AMG GLC 63 y AMG GLC 63 Coupé tendrán un versión de lanzamiento Edition 1 con franjas deportivas amarillo o gris grafito mate (dependiendo del color de carrocería), unas llantas de forja de 21 pulgadas con líneas de vinilo y detalles acordes a las franjas exteriores en el habitáculo.

Después de conocer estas nuevas máquinas, sólo puedo dar gracias por vivir en un momento exacto de la existencia que me permite apreciar semejantes bellezas. Y teniendo en cuenta que el Audi R8 V10 que probamos recientemente en su versión Spyder -con motor Lamborghini-Audi, montado también en el Gallardo y en el Huracán- rinde 540 CV (“sólo” 30 más que el AMG GLC 63 S), decidme si no es como para considerarlos superdeportivos hechos SUV…

Vídeo-tráiler del nuevo Mercedes-AMG GLC 63 S

Te puede interesar...

Christian García

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba