Megane Scénic

27 Abril, 2006, modificada el 24 Enero, 2011 por

El primer monomovulen compacto europeo sigue gozando de gran salud

8

Renault ’inventó’ en Europa el concepto monovolumen y con el primer Scénic creó un nuevo segmento, el de los monovolúmenes compactos, que se convirtió en todo un éxito imitado por todas las marcas. La segunda generación mejora a su antecesor en todo y ofrece un diseño realmente llamativo y personal.

  • Comportamiento



  • En marcha



  • Refinamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



  • Equipamiento



  • Puesto conducción



  • Espacio y practicidad



  • Valor de compra



  • Consumo y mantenimiento



  • Calidad y fiabilidad



  • Seguridad



Comportamiento

La plataforma del Megane transmite las mismas sensaciones de aplomo y seguridad en el Scénic. A pesar de su mayor altura las diferencias en comportamiento son mínimas, balancea poco, los tarados de suspensión son firmes pero no duros y resulta ágil y muy agradable de conducir. El único pero que se le puede poner es el tacto de la dirección eléctrica (lo mismo que ocurre en el Mègane), blanda y algo lenta de reacciones, ofreciendo una sensación de imprecisión a la que hay que acostumbrarse.

Refinamiento

La buena terminación interior, una conseguida insonorización, materiales agradables al tacto y la vista conforman un aire de calidad y cierto refinamiento a bordo del Scénic. En cuanto al ’tacto’ general de rodadura y calidad de marcha, no resulta tan equilibrado como otros rivales como el Ford C-Max o el Toyota Corolla Verso, pero resulta realmente agradable.

prestaciones

La gama de motores del Scénic es particularmente amplia, tanto en gasolina como diesel. El primer escalón de gasolina, el 1.4 de 100 caballos, es poco recomendable y mejor desestimarlo por sus escasas prestaciones, en especial si se va a circular a plena carga. El 1.6 de 115 caballos es mucho más adecuado si no se necesita un gran nivel de potencia. Para los amantes de las prestaciones el más recomendable por rendimiento, suavidad y consumo, es el 2 litros turbo de 165 caballos, pues el atmosférico, a pesar de sus  136 caballos, no ofrece lo que se espera de él y sus consumos son bastante elevados.


 


En la gama Diesel ocurre algo parecido a la gasolina, pues el 1.5 dCi de 85 caballos es claramente insuficiente; este mismo motor con 105 caballos resulta sorprendente por su alegría y buen rendimiento, aunque el más recomendable es el 1.9 que ahora ha recibido una puesta al día y llega hasta los 130 caballos. Para los que quieren las prestaciones más elevadas, el nuevo 2 litros de 150 caballos es toda una delicia, además de ofrecer un consumo más bajo que el 1.9.

Equipamiento

El Scénic cuenta con un completo equipamiento en cuanto a detalles de comodidad y seguridad. Elementos como luces y limpiaparabrisas automáticos, control de presión de neumáticos, regulador/limitador de velocidad y muchos otros pequeños detalles están disponibles en la gama con casi todos los acabados. Ente las sofisticaciones también se ofrecen elementos como un enorme techo panorámico de cristal, sistema de arranque sin llave, navegador y un largo etcétera de elementos propios de modelos de mayor categoría.

Puesto conducción

Con respecto al anterior Scénic, la nueva generación ha mejorado mucho en cuanto a postura de conducción. El volante ahora está más vertical (en el anterior era tan horizontal su posición que casi parecía que conducíamos un camión) y los posibles reglajes del volante (altura y profundidad), junto con los del asiento, la altura del habitáculo y su buena visibilidad, permiten conseguir una postura realmente buena, con una agradable sensación de dominio de todo lo que ocurre a nuestro alrededor; los asientos tienen un mullido algo blando que acaba cansando a la larga. La instrumentación digital situada en el centro del salpicadero no resulta tan clara y fácil de leer como los clásicos relojes, pero al menos permite disponer de muchos huecos y guanteras en el salpicadero.

Espacio y practicidad

La buena terminación interior, una conseguida insonorización, materiales agradables al tacto y la vista conforman un aire de calidad y cierto refinamiento a bordo del Scénic. En cuanto al ’tacto’ general de rodadura y calidad de marcha, no resulta tan equilibrado como otros rivales como el Ford C-Max o el Toyota Corolla Verso, pero resulta realmente agradable.

Consumo y mantenimiento

Todos los motores, con excepción del gasolina atmosférico de 2 litros, ofrecen unos consumos muy razonables teniendo en cuenta su potencia y el tipo de carrocería del Scénic. El nuevo Diesel de 2 litros también se destaca en este sentido, dada su elevada potencia. En cuanto al mantenimiento los servicios oficiales Renault están entre los más asequibles dado su carácter de marca generalista y su gran difusión en España.

Calidad y fiabilidad

La calidad general de los Renault ha mejorado de una forma abismal en los últimos años. Los acabados, los plásticos y todos los materiales interiores son mucho más robustos y resisten mejor el paso de los años, con un buen envejecimiento. En cuanto a fiabilidad este ha sido uno de los puntos que más confianza a dado a los consumidores españoles, que siguen haciendo que casi todos los modelos de Renault (y por supuesto el Scécnic) se encuentren entre los más vendidos.

Seguridad

Todos los modelos recientes de Renault cuenta con la máxima calificación de cinco estrellas en las pruebas EuroNCAP y el Scénic no iba a ser una excepción. El equipo de serie incluye los airbag frontales y laterales delanteros, además de los de cortina y el único ’pero’ que se le puede poner en este aspecto es que el control de estabilidad es una opción en toda la gama. Otros elementos de seguridad como el control de presión de neumáticos tiene un precio más que razonable.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba