Mazda6 2.2 DE Luxury + Pack Premium, la prueba

Mazda6 2.2 DE Luxury + Pack Premium, la prueba

El Mazda6 es uno de esos coches que siempre apetece probar. Sus líneas están llenas de detalles que alegran la vista y su interior resulta cómodo y acogedor. Si además eliges la versión 2.2 diésel, te encuentras con el viajero perfecto por sus bajos consumos. Así es el día a día con el Mazda6 2.2 DE Luxury.

Nuestra valoración: 8,3 Sobresaliente

9

8

8

8

8

9

Destacable

  • Economía de uso.
  • Diseño.
  • Silencio de marcha.

Mejorable

  • Boca de carga del maletero.
  • Llantas de 19 pulgadas.
  • Refrigeración de los frenos.

Hace casi exactamente un año que tuve ocasión de participar en el ALD Ecomotion Tour con un Mazda6 diésel y me resultó bastante fácil acercarme a la impresionante cifra de consumo que homologa este modelo. En el caso del Mazda6 2.2 DE Luxury + pack Premium de la prueba de hoy, también me ha parecido que sus consumos son muy buenos, pero el peso añadido por el mayor equipamiento y, sobre todo, las enormes llantas de 19 pulgadas suponen un litro más cada 100 km.

Como siempre que me he puesto a los mandos de un Mazda6, éste me ha parecido un coche excelente para viajar cómodamente gracias a sus buenos asientos, una suspensión confortable y un silencio monacal en el habitáculo. Si a esto añadimos que podemos hacer más de 1.000 km sin repostar con enorme facilidad (el depósito es de unos 60 litros), tenemos el rutero perfecto.

Está claro que puede medirse con los intocables alemanes sin el menor complejo. Está a su nivel en apartados como fiabilidad, calidad de materiales, ajustes… y en cuanto a imagen de representación y diseño – aunque es un asunto muy subjetivo – no cabe duda de que el Mazda6 es un coche que entra por los ojos.

En cuanto a puntos a mejorar, personalmente creo que los frenos van algo justos, no por capacidad de retención, sino por aguante a la temperatura, si bien es cierto que las enormes llantas de 19 pulgadas con un momento cinético elevado (tienen mucha inercia a seguir girando o a estar en reposo, cuesta frenarlas y acelerarlas)  no ayudan demasiado en este apartado y son en parte las culpables de que no rindan lo suficiente.

Otro punto en contra es su tamaño, que supone un hándicap a la hora de movernos por la ciudad (donde nos será difícil encontrar un hueco para sus casi 5 m de longitud) y en los parkings públicos, con las estrecheces que todos conocemos, será difícil bajarnos del coche sin golpear con las puertas al de al lado o a la columna.

Diseño Mazda6 2.2 DE Luxury 2012: Posiblemente el sedán más bello del mercado

prueba Mazda 6 2.2 diésel manual 150 CV 2013, Caión, Rubén Fidalgo
Las formas sinuosas del Mazda6 quedan bien con el color rojo rubí.
Ampliar

Es de agradecer que los diseñadores nos sorprendan con creaciones como el Mazda6, con unas líneas agradables y elegantes. Ya no sorprende tanto como cuando se lanzó al mercado hace casi dos años, pero sigue siendo un coche que la gente se gire al pasar para verlo bien, sobre todo en el precioso color rojo metalizado, que remarca cada “músculo” del cuerpo de este Mazda.

La unidad de pruebas equipa las llantas opcionales de 19 pulgadas que estéticamente hacen falta para llenar los enormes pasos de rueda. El Mazda6 ha crecido generación tras generación hasta rozar los 5 m de longitud, por lo que su tamaño “pide” unas llantas grandes para verlo realmente atractivo. Preciosas, sí, pero sólo en eso son mejores que las de menores dimensiones, aumentando el consumo, reduciendo las prestaciones y empeorando el comportamiento dinámico como iremos viendo en cada apartado.

La ventaja de su longitud está en que es más fácil lograr una buena aerodinámica que con un coche corto, por lo que las formas del Mazda6, además de preciosas, son eficientes de cara a los consumos en cuanto superamos los 100 km/h de crucero.

Como único punto negativo de su atractivo diseño Kodo está el acceso al maletero, con una tapa algo pequeña que hace incómodo coger los bultos del fondo de su enorme cofre y no permite meter bultos que sí cabrían dentro.

Interior Mazda6 2.2 DE Luxury 2012: Silencioso y confortable

prueba Mazda 6 2.2 diésel manual 150 CV 2013, interior, Rubén Fidalgo
El interior con el pack Premium es muy acogedor.
Ampliar

Si por algo destaca este Mazda es por el confort que brinda a sus pasajeros. El truco está en unos trenes de rodadura muy bien aislados y con un tarado de suspensión bien elegido, una mecánica que apenas se oye una vez iniciamos la marcha, un buen sistema de climatización y unos asientos cómodos.

El interior es amplio pero tampoco tanto como las dimensiones exteriores pudieran hacernos pensar. El largo capó delantero resta espacio en el interior, aunque afortunadamente se han aprovechado esos centímetros para proporcionar una buena zona frontal de deformación programada, proporcionando mayor seguridad tanto a los peatones como a los pasajeros.

La visibilidad es buena gracias a los enormes retrovisores exteriores, aunque el marco del parabrisas (bastante inclinado y grueso) estorba bastante a la hora de entrar en una calle perpendicular o en zonas reviradas.

Los mandos están bien ubicados y tienen muy buen tacto, especialmente las palancas que salen de la columna de la dirección para accionar los limpiaparabrisas, luces, etc.

Esta unidad, equipada con el pack Premium y asientos de piel de color avellana, resulta muy acogedora y da mayor sensación de amplitud al contar con una tapicería clara, algo que se agradece ahora que empieza el buen tiempo (aunque durante la semana de pruebas reinaba la lluvia), pues también resulta menos caluroso.

El maletero tiene unas buenas dimensiones y unas formas muy cuadradas, pero el acceso al mismo podría mejorar con una boca de carga algo mayor. Tampoco estaría de más que los asientos traseros contasen con algún resorte para que se abatiesen directamente tras tirar de los accesibles desbloqueos que hay en el cofre trasero, como hacen otros competidores.

En cuanto a la calidad percibida y los ajustes no hay reproche posible, con un buen tacto en todo lo que tocamos habitualmente y una total ausencia de grillos aunque rodemos sobre una calle adoquinada.

Motor Mazda6 2.2 DE Luxury 2012: Suave y ahorrador

prueba Mazda 6 2.2 diésel manual 150 CV 2013, motor, Rubén Fidalgo
La mecánica es moderna y eficiente.
Ampliar

El tacto de la mecánica 2.2 diésel con la tecnología Skyactiv de Mazda es muy agradable. Los japoneses se han decidido a reducir al mínimo la relación de compresión para bajar las emisiones NOx y de paso reducir las vibraciones y rumorosidad de la mecánica.

Por otro lado, con 2,2 litros de cilindrada es una máquina con un par motor natural bastante grande, por lo que no necesita demasiado la sobrepresión del turbo para empujar desde el ralentí. Esto hace que sea muy agradable usarlo en ciudad, porque se recupera muy bien desde abajo.

Lo que más me ha llamado la atención de esta mecánica es que una vez en marcha apenas se oye (en parado sí resulta algo descarado) y su capacidad para superar las 5.000 rpm si nos vemos apurados en un adelantamiento. Que un motor diésel con unos cilindros de bastante carrera gire a ese régimen es casi de ciencia ficción, otra ventaja de la tecnología Skyactiv: donde otros motores “mueren” en cuanto superamos las 4.000 rpm, éste sigue vivo hasta superar las 5.000 rpm.

La caja de cambios manual de 6 velocidades tiene un tacto delicioso. No me canso de decirlo, pero lo cierto es que nadie logra este “feeling” como los japoneses.

Aunque el escalonamiento es bastante abierto y el los desarrollos tirando a largos, el motor 2.2 tiene pecho suficiente como para mover con mucha agilidad al Mazda6, algo a lo que también ayuda el buen trabajo llevado a cabo en la lucha contra el peso, y es que esta gran berlina pesa casi 150 kg menos que un Opel Astra, por poner un ejemplo.

Comportamiento Mazda6 2.2 DE Luxury 2012: Demasiada llanta

prueba Mazda 6 2.2 diésel manual 150 CV 2013, A Pastoriza, Rubén Fidalgo
El comportamiento del Mazda6 es muy ágil y noble, hay que forzar mucho para desequilibrarlo.
Ampliar

Sé que resulto pesado y que siempre critico lo mismo, pero es que si tienes la oportunidad de conducir un coche con unas ruedas en una medida correcta y luego lo vuelves a coger con una calzado exagerado el cambio es abismal.

Con las llantas de 19 pulgadas el Mazda6 resulta menos ágil y los consumos se resienten bastante. También los frenos se ven sometidos a un mayor esfuerzo, pues la llanta de 19 pulgadas tiene un mayor momento cinético (más inercia) y necesita más energía para empezar a moverse y también para detenerla. Las distancias de detención de este Mazda son correctas, pero rápidamente cogen temperatura y empiezan a perder eficacia.

El ESP también se ve afectado con estos “zapatones”. El motivo es que al aumentar la anchura y reducir el perfil, las reacciones son más bruscas. Un coche con menos sección y más “balón” tiene una deriva que nos avisa mucho antes de que estamos a punto de perder el control. Con la llanta de 19 pasamos de ir sujetos a deslizar casi sin aviso, lo cual hace que resulte más delicado de llevar rápido, sobre todo en mojado.

Pese a ello, el control de estabilidad mantiene las cosas en su sitio sin demasiados problemas. En la maniobra de esquiva mantenemos la trayectoria de forma segura y con muy poco balanceo pese a las suspensiones enfocadas al confort.

En ciudad es un coche muy agradable de conducir precisamente por su suspensión y por la suavidad de funcionamiento del motor 2.2 Skyactiv. El único pero lo encontraremos a la hora de aparcarlo, pues hay pocos huecos donde quepa este modelo con casi 5 m de largo y más de 1,8 m de ancho.

Donde realmente saca pecho el Mazda6 es en carretera, con un aplomo y un silencio de marcha envidiables. El tacto de la dirección es muy bueno, con apenas 2,5 vueltas de volante entre topes y un nivel de asistencia muy equilibrado entre la suavidad y la precisión.

A la hora de realizar un adelantamiento disponemos de bastante brío bajo el pie derecho, siempre que estemos atentos a utilizar el cambio, lo cual es una gozada.

En definitiva, el Mazda6 es un coche muy cómodo y seguro, fácil de conducir y amplio.

Equipamiento Mazda6 2.2 DE Luxury 2012: Completo y competente

prueba Mazda 6 2.2 diésel manual 150 CV 2013, Caión, Rubén Fidalgo
La vista trasera es la menos elaborada, aún así destaca por su elegancia.
Ampliar

La dotación de la versión Luxury es ya de por sí muy completa. Si a ello le unimos el paquete Premium con la tapicería de cuero perforado (en el precioso color vainilla del modelo de pruebas) ya no se puede pedir mucho más al Mazda6. La factura supera los 35.000 euros, que aunque no es poco, sí resulta más ajustado que el precio de sus competidores alemanes.

Entre los elementos que tenemos a nuestra disposición contamos con el LDWS (alerta de cambio involuntario de carril) que no me ha gustado mucho cómo funciona, pues a veces da la alerta aunque hayamos señalizado la maniobra con el intermitente. Sensor de ángulo muerto, climatizador bizona, faros bixenón (con una luz excelente y adaptativos), navegador, cámara de marcha atrás, volante multifunción, llave inteligente… no le falta de nada, salvo una rueda de repuesto.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Airbag conductor
  • Airbag de cabeza delanteros y traseros
  • Faros antiniebla delanteros
  • Asistente de arranque en cuesta (HLA)
  • Asistente de frenada en ciudad (SCBS)
  • Luces diurnas
  • Pack Safety
  • ABS
  • Airbag acompañante
  • Airbag lateral conductor/acompañante
  • Alarma antirrobo
  • Control de estabilidad (DSC)
  • Sistema de monitorización de presión de neumáticos (TPM)
  • Cámara de visión trasera
  • Pack Comfort

Confort

Equipamiento de Serie

  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Sensor lluvia y luces
  • Tapicería de tela
  • Control de velocidad
  • Retrovisores abatibles térmicos de ajuste eléctrico
  • Reposabrazos delantero deslizante
  • Llave de acceso inteligente
  • Llantas aleación 19´´
  • Dirección asistida eléctrica
  • Cristales tintados
  • Climatizador bizona/dual
  • Volante y pomo del cambio en cuero
  • Retrovisor interior fotosensible (día/noche)
  • Sistema de acceso con mando a distancia
  • Pack Premium

Equipamiento Opcional

  • 520 €Pintura metalizada
  • 150 €Tapicería cuero beige
  • 670 €Pintura metalizada Premium

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Radio CD MP3
  • Navegador
  • Bluetooth
  • AUX/USB
  • Equipo de sonido BOSE con 11 altavoces

Otros

Equipamiento de Serie

  • HMI Commander
  • Botón de arranque
  • Pantalla color táctil TFT

Consumo Mazda6 2.2 DE Luxury 2012: Penalizado por los neumáticos

prueba Mazda 6 2.2 diésel manual 150 CV 2013, Caión, Rubén Fidalgo
El sistema Skyactiv de Mazda reduce las emisiones contaminantes.
Ampliar

A lo largo de la prueba el consumo medio ha sido de 5,7 l/100 km. No es una mala cifra, pero dista bastante de lo que pude conseguir en su día con la versión menos equipada y las llantas de origen.

En ciudad es fácil mantenerse muy poco por encima de los 6 l/100 km. Con el start & stop penaliza más los consumos los recorridos cortos con la mecánica casi fría que el tráfico denso.

En carretera, con terreno favorable y a velocidades entre 70 y 90 km/h se pueden ver cifras por debajo de los 4 l/100 km, ascendiendo hasta los 5,3 l/100 en cuanto nos metemos en autovía a 120 km/h y con tres puertos de montaña.

Con estas cifras es muy fácil recorrer más de 1.000 km sin repostar en el Mazda6 2.2 DE.

Rivales

Mazda6 2.2DE Luxury + Pack Premium Aut.

Desde
36.520 €

Diesel

Automático
marchas

C5 2.0HDI Exclusive CAS 160

Desde
34.940 €

Diesel

Automático
6 marchas

163

10,0

6,2

163

Accord 2.2i-DTEC Executive - Piel

Desde
35.799 €

Diesel

Manual
6 marchas

150

9,8

5,4

141

Insignia 2.0CDTI ecoF. S&S Excellence 163

Desde
32.435 €

Diesel

Manual
6 marchas

163

9,5

4,3

114

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Celso 8 agosto, 2014

¡Tremendas las fotos de la galería!

Pablo 9 agosto, 2014

Hola Rubén, en cuánto a la prueba, por un lado, el vídeo parece ir dando pasitos hacia una mejor realización (aunque cuándo corta, hay veces que parece quedarse algo atrás (no sé si me explico)), y por suerte lo que más me gusta es que la parte “informativa´´ sigue intacta (de los mejores vídeos en este aspecto que veo). Por otro lado, ésta prueba me ha recordado al citroen C5, un modelo que creo que no han analizado y me parece muy interesante, porque aparte de que supuso un gran salto para Citroën, cuenta con un sistema y esquema de suspensiones bastante “exótico´´(en el buen sentido) y en vías de extinción.¿Sería posible una pruebita 🙂 ?….

Rubén Fidalgo 9 agosto, 2014

Hola Pablo, muchas gracias por tus críticas, porque son constructiva y me ayudan a mejorar día a día. Tomo nota de los apuntes que me das. Respecto al C5, tuve ocasión de probar una unidad hace ya cosa de 3 años para otro trabajo, el coche me gustó tanto que se lo acabó comprando un primo mío. Jamás en mi vida he viajado con más confort que con aquel C5 Tourer (suspensión hidroneumática, no la del 508), y en cuanto a la estabilidad, el sistema hidractiva es definitivo. Sin duda me parece una de las mejores berlinas que existen en el mercado. Cuando digo que nunca he viajado más cómodo es nunca, ni siquiera en Panamera, Jaguar ni cosas similares. No estaría mal hacer una prueba con vídeo para Autocasion.com de un hidroneumático. Tomo buena nota. Muchas gracias de nuevo y un saludo.

Pablo 9 agosto, 2014

…Pasando al coche, en general es muy bonito aunque observo en las fotos que la parte superior del maletero no dispone de un triste revestimiento en moqueta, algo que, si no recuerdo mal, he visto siempre en las berlinas de tres cuerpos, y no entiendo el motivo. Al final me ha salido uno de esos famosos “ladrillos´´. Una última cosa, los neumáticos que monta el Yeti (225/50R17), ¿no son excesivos para éste coche?, en alguna parte me pareció ver que se podía montar una 205/50R17, aunque no estoy seguro, ¿no es una medida más adecuada?. Gracias y disculpa el “tocho´´.

Rubén Fidalgo 9 agosto, 2014

Efectivamente el cielo del maletero del Mazda6 no va tapizado, pero no es el único coche de 3 volúmenes con ese defecto. Hay más moedelos, Mercedes y BMW han empezado a “vestirlos” hace poco, sin ir más lejos. Tiene sus ventajas y sus inconvenientes. La ventaja es que no se añade peso ni se roba espacio. El inconveniente es que se condensa humedad cuando hace frío fuera y que se aísla peor el ruido. Sobre la medida 225/50-17 para un yeti me parece una animalada, pero normal en los años que corren. Para hacerte una idea, mi Subaru SVX monta unas 225/50-16, una medida que en 1991 (cuando salió el modelo) era de las más grandes que había. Hoy en día las 225/45-17 son una medida muy común en diésel de 140 CV, y es casi la medida de los neumáticos delanteros de un F40. ¿excesivos? Sin duda…. pero es una moda de los diseñadores de los coches… los de marketing, no los ingenieros.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba