Mazda6 2.2 DE 125 CV

19 Agosto, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

El turbodiésel más accesible de la oferta es un vehículo de buen rendimiento ligado a la equipación Active como única posibilidad. El conjunto es sugerente.

34

Si no primas las prestaciones puras, pero tampoco te basta un escalón básico modesto, el Mazda6 Active 2.2 DE de 125 CV puede ser tu opción. Primero porque el coche, moderno, reúne los requisitos de habitabilidad, equipo y dinámica lógicos en una berlina media de nuevo cuño. Y, segundo, porque las maneras de su turbodiésel 2.2 de última hornada -con 16 válvulas, inyección common rail y turbo variable- son satisfactorias pese a lo contenido de sus cifras.


Es la cuarta vez que nos ponemos al volante de este rival de los Citroën C5, Ford Mondeo, Honda Accord, Opel Insignia, Peugeot 407, Renault Laguna, Seat Exeo, Skoda Superb, Toyota Avensis y Volkswagen Passat, entre otros. Y una vez más confirmamos que, sin exageraciones que valgan, es uno de los modelos del segmento D más redondos del momento.

Interior

Sin revolucionar en ningún ámbito, ni siquiera frente a la anterior generación, el 6 presume de un habitáculo bien hecho y presentado. Luce plásticos de prestancia mejorable, sobre todo en la parte baja del salpicadero, pero se aprecia ajustado y trabajado en aspectos decisivos como la ergonomía, la visibilidad y la habitabilidad.


Para la última, parte de una carrocería de tamaño considerable: 4.735 mm de longitud y 2.725 entre ejes. En ella, incluso 5 adultos entran sin gran apuro. Además, la carrocería sedán o de 4 puertas objeto de la prueba -a igualdad de precio está disponible la de 5, más práctica por versátil- ofrece un maletero estupendo que supera 500 litros y puede ampliarse abatiendo los respaldos traseros asimétricos.


Con el motor analizado el único acabado posible es el Active 26.170 euros-, que acarrea lo necesario: Bluetooth, volante de cuero multifunción, ordenador, control de velocidad, 6 airbag, estabilizador DSC -de excelente funcionamiento, por cierto-, llantas de aleación de 17 pulgadas, antinieblas, 4 elevalunas y cierre remoto, audio-CD con toma Aux-in, amarres Isofix, climatizador bizona, reposacabezas anteriores activos… Sin embargo, habrá quien eche en falta la posibilidad de contar con faros de xenón, keyless o asientos eléctricos, por poner algunos ejemplos. Y a la fuerza tendrá que conformarse sin ellos, porque este acabado es cerrado y sólo ofrece como extra la pintura metalizada -390 euros-. Una pena.

Comportamiento y Prestaciones

El propulsor que nos ocupa es un bloque de 4 cilindros y 2.184 cc esencialmente idéntico al que hemos probado en versiones de 163 y 185 CV, aunque con cambios en electrónica y presión del turbo para rebajar fuerza a 125 CV a 3.500 rpm y 310 Nm, constante de 1.800 a 2.600 vueltas. El cambio, exclusivamente manual y de 6 marchas, tiene un accionamiento corto y preciso, aunque las últimas relaciones son bastante largas para bajar el gasto.


Sin embargo, la impresión inicial, que se corrobora con los kilómetros, es brillante: empuja con ganas, sobre todo y como es lógico, en el tramo medio del cuentavueltas. No sale con pereza y transmite confianza para adelantar rápido. De hecho, el par máximo de la versión de 163 CV, de 360 Nm, no es mucho mayor. De ahí que parezca que van por el estilo, aunque como es lógico a coche cargado aquel despliega un plus vitamínico ajeno a éste, de modo que mientras el DE de 163 CV se “traga” los repechos de dos en dos, hasta sin bajar de quinta o sexta, aquí hay que echar mano del cambio con más frecuencia. Aún así, 195 km/h de punta y 10,7 segundos en el 0 a 100 km/h son notables para 1.560 kg de vehículo. Por cierto, el consumo es simétrico: entre 6 y 7 litros cada 100 km en uso regular -anuncia 5,5 y 147 gr/km-.


Y la dinámica es tal cual… Tal cual de formidable queremos decir, con idependencia de potencias. Y es que el 6 es un automóvil perfectamente calibrado, con un chasis de suspensiones independientes muy eficaz que consagra una pisada y un guiado de primera sin menoscabo del confort. Puestos a pedir, nos gustarían unos frenos de mordiente más directa, y también una asistencia de dirección más resistente cuando se va rápido.


Con todo, es un automóvil de primera que atrapa cuanto más se usa. El de 163 CV, 1.900 euros más caro, pasa por excelente, pero si no andamos todo el día echados a la carretera y el equipamiento cuadra, la versión a considerar es ésta.

Destacable

– Motor y cambio satisfactorios.
– Amplitud y confort.
– Dinámica efectiva.

Mejorable

– Equipamiento único y cerrado. Automático no disponible.
– Tacto del freno y la dirección.
– Hay plásticos mejorables.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba