Mazda5

7 Octubre, 2010, modificada el 24 Agosto, 2017 por

Profunda e interesante renovación en la segunda generación del monovolumen compacto de 7 plazas, a la venta a finales de octubre, con dos motores de gasolina y un precio de partida de 21.300 euros.

26

La dilatada experiencia de la firma japonesa, en el mercado de los monovolúmenes y familiares, hace de este Mazda5 su última y más avanzada entrega. Vehículo que coincide con los 90 años de historia de Mazda y que ofrece, respecto al modelo anterior de 2008, cambios en profundidad: carrocería rediseñada; habitáculo mejorado; puertas deslizantes optimizadas; suspensión y dirección más cómodas; equipamiento mayor;  niveles de seguridad, consumo y emisiones incrementados, y precio inferior respecto al actual, entre otros. Cualidades muy válidas para rivalizar en un competido segmento, cifrado en un 13% del total de automóviles, donde hay mucha oferta formada por modelos de gran tirón como los Citroën C4 Grand Picasso , Opel Zafira, Toyota Verso y Volkswagen Touran, por mencionar sólo algunos.


El diseño es ahora más atrevido debido a los pliegues laterales que aportan personalidad y dinámica, un frontal más agresivo y unos pilotos traseros muy perfilados y singulares. Mantiene las prácticas puertas laterales, disponibles con accionamiento eléctrico en la versión más lujosa, así como un interior funcional capaz para albergar 6+1 plazas gracias a la ingeniosa modularidad de la segunda fila, donde la banqueta central sirve de válido comodín. El diseño es más fresco y elegante y sigue habiendo numerosos huecos para llevar objetos.


Otra novedad es el motor 2.0 de gasolina y 150 CV de potencia, equipado con inyección directa y sistema de arranque y parada automático denominado i-Stop. Por debajo está el conocido 1.8, también gasolina, de 115 CV, ligeramente modificado para optimizar consumos y emisiones. Ambos trabajan con una caja de cambios manual de 6 velocidades. A finales de febrero llegará un turbodiésel 1.6 de 115 CV, fruto de la colaboración entre Ford y PSA, de prestaciones a descubrir.


Durante la presentación, pude conducir brevemente ambas versiones mecánicas. Me traje la idea de que es un coche muy cómodo al volante, y resulta preferible el 2.0 por su mayor empuje a bajo y medio régimen. Además, el 2.0 consume de media, según la firma, unos interesantes 6,9 litros cada 100 km, y el sistema i-Stop –disponible únicamente con este motor- es uno de los más rápidos y eficaces que he probado. La dirección tiene buen tacto y permite girar bastante, y no se oyen molestos ruidos en el interior aunque sí algún silbido aerodinámico originado fuera.


El equipamiento, dispuesto en los tres niveles Active, Style y Luxury, es bastante completo desde el más básico: controles de estabilidad y tracción, 6 airbags, aire acondicionado, radioCD con MP3 y conexión auxiliar y elevalunas eléctricos en todas las ventanillas, entre otros. De entre todos los equipamientos que se pueden instalar por paquetes destaca un interesante navegador integrado en la consola central, desarrollado por Sanyo y TomTom, con conexión directa a varios servicios de Google. La pintura metalizada cuesta 400 euros.


Existen ayudas directas a la compra, como un descuento de 2.000 euros por la sobretasación del vehículo que se entregue, 700 euros para premiar la fidelidad de los clientes de la marca y la Campaña 90 aniversario, donde es posible hacerse con un Mazda5 con una entrada de 5.322 euros, 12 cuotas de 90 euros, 59 cuotas de 271 euros y un pago final de 4.258 euros.


Precios:
1.8 Active: 21.290 euros.
1.8 Style: 23.290 euros.
2.0 Luxury: 24.490 euros.
2.0 DISI i-stop: 24.490 euros.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba