Mazda3 MPS

4 Septiembre, 2009, modificada el 24 Enero, 2011 por

La segunda generación del deportivo compacto sale a la venta con un completísimo equipamiento y bajo un precio competitivo. Monta el conocido motor 2.3 DISI Turbo, potenciado hasta los 260 CV y presume de gran estabilidad.

37

Mazda desembarca este mes de septiembre en los concesionarios con la segunda generación de su deportivo compacto 3 MPS, que presume de una relación calidad/precio excelente. No en vano, está disponible por un precio competitivo de 31.570 euros, 2.000 menos –29.570 euros– con la promoción de lanzamiento, de tiempo indeterminado.


La competencia, a excepción del Ford Focus ST y Renault Mégane Renault Sport, sitúa su precio de mercado en cotas de acceso más elevadas, léase Audi S3 -éste con tracción integral-, Honda Civic Tipe R, Mini John Cooper Works, Opel Astra OPC, Seat León Cupra o Volkswagen Golf GTI.


¿Qué aporta el nuevo Mazda3 MPS? En líneas generales se trata de un vehículo más refinado que el coche de la generación de 2006. Como novedades estéticas de peso exhibe nueva y espectacular entrada de aire en el capó -en forma de V-, alerón trasero -aumenta la fuerza descentente- y faldones laterales. Todas estas modificaciones contribuyen a fijar un coeficiente aerodinámico de Cx 0,32.


En cuanto al apartado mecánico, emplea el mismo motor de inyección directa que utilizaba la versión precedente –MZR 2.3 DISI Turbo-, pero sobrealimentado hasta los 260 CV de potencia. Se asocia a un cambio manual de 6 velocidades -antes de 5- y entrega un par máximo de 380 Nm que permite cubrir la progresión 0 a 100 km/h en 6,1 segundos.


Precisamente, el 3 MPS presenta soluciones electrónicas de control en la entrega del par -al reducir la potencia de soplado del turbo-, de manera que no se produzcan pérdidas de tracción en aceleraciones. Además, para optimizar el agarre, incorpora también diferencial autoblocante delantero mecánico.


El buque insignia de la marca no descuida el consumo: declara 9,6 litros cada 100 km en ciclo combinado -bastante fidedignos-, que conllevan emisiones de 224 gr/km, en cumplimiento de la norma Euro V y gracias al catalizador de nanotecnología simple que monta.


En conducción, comprobamos que el coche hace gala de una gran estabilidad gracias al chásis reforzado y a la suspensión -que rebaja el perfil del coche en 10 mm- independiente que monta, de esquema McPherson con barras estabilizadores de mayor diámetro en el eje delantero y sistema multibrazo detrás. La carrocería es más rígida que en el modelo anterior -aumenta el uso de materiales de acero de alta resistencia en un 17%-, si bien el peso total del coche se rebaja 25 kg, hasta un total de 1.385. Otra cosa, la dirección va de maravilla y transmite con excactitud lo que acontece en el asfalto. Lleva frenos de disco de 320 mm en el tren delantero y de 280 en el trasero.


El equilibrio entre el carácter deportivo y la funcionalidad propia de un compacto viene dado por el equipamiento de serie. Al margen del kit deportivo estético SAP, el MPS cuenta con llantas de aleación de 18 pulgadas específicas e incorpora grandes novedades como sensores de aparcamiento, faros bixenón adaptativos, asistente de cambio de carril -RVM-, aviso de parada de emergencia -ESS- y testigo de pérdida de presión en los neumáticos.


Entre los elementos de confort destacan asientos deportivos de semicuero, equipo de sonido Bose con 10 altavoces y cargador de 6 CD, control de velocidad y sensores de lluvia y luz. Sobre la versión precedente añade climatizador bizona, pantalla multifucnción MID con navegador, conexión iPod y Bluetooth, así como botón de arranque, sistema de iluminación de bienvenida progresivo, retrovisor fotosensible e iluminación interior activa mediante indicadores intermitentes.


Está disponible con 4 tipos de pintura metalizada, aquí sí, con un sobreprecio de 400 euros.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba