Mazda3 2.2 CRTD 185 CV

6 Julio, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Un rival a tener en cuenta por los alemanes más potentes que se sitúa como referencia por ser un conjunto muy dinámico, equilibrado y habitable. 

34

Con la llegada de las últimas generaciones de compactos, las marcas de automóviles se han propuesto ofrecer los motores diésel tetracilíndricos más potentes y avanzados, desde el punto de vista tecnológico. Son los nuevos GTI’s de gasóleo.


El primero en despuntar fue el BMW Serie 1 que -en su primera entrega- llegó con 163 CV para su tope de gama 120d. Hasta entonces el límite se situaba en los 150 CV -cifra respetable disponible en la versión inmediatamente inferior al modelo que analizamos- del Mercedes-Benz C Sportcoupé 220 CDI y el BMW Serie 3 Compact 320 td -antecesor del modelo bávaro mencionado antes-. Otros modelos rondaban o rendían los 140 CV y algunos más, además de los ya citados, 150.


La respuesta no se hizo esperar por parte del grupo Volkswagen con los TDI bomba-inyector de 170 CV montados en los Audi A3, Seat León y Volkswagen Golf, además de otros modelos de segmentos superiores como los Seat Exeo y Skoda Superb -actualmente evolucionados mediante la incorporación del common rail-. La marca de la estrella mantuvo su potencia máxima y el actual CLC se vende con el propulsor de 4 cilindros de su predecesor -el que quiera más caballos en este tipo de motores tendrá que optar por un 6 cilindros-.


Sin embargo, la ofensiva japonesa con el Toyota Auris incorporó una mecánica diésel de 177 CV para su nuevo modelo compacto, sustituto del Corolla. Mientras, la marca de la hélice sacó el restyling del Serie 1 con un 120d de igual potencia que el nipón, y un 123d que elevaba la cifra de referencia hasta los 204 CV


Entre tanto marcas como Honda y Mazda, referentes por sus motores de 140 CV se quedaron estancadas. La última, aprovechando la llegada del nuevo 3 ha decidido cumplir con el dicho de: “quien ríe el último, ríe mejor”. Y en contra de lo que pueda parecer, no se ha conformado con pedirle prestado el corazón a su primo el Volvo C30 D5.


En hoyMotor ponemos a prueba el segundo modelo diésel más potente del mercado, dentro del cotizado segmento de los compactos.

Interior

Para no perder las buenas costumbres el habitáculo del Mazda3 -hablamos del 5 puertas, existe un SportSedan de 4 y es posible que se fabrique otro de 3- mantiene un espacio envidiable, beneficiado por unas medidas –4.460 mm de largo (4.490 con el paquete deportivo de nuestra unidad), 1.755 de ancho y 1.470 mm de alto- que le sitúan entre los más grandes del segmento.


Las plazas delanteras ofrecen espacio y visibilad, y para el conductor es sencillo encontrar la postura más cómoda al volante. La ergonomía, como buen Mazda, se ha cuidado al máximo y encontramos todos los mandos allí donde los buscamos. Atrás, dos personas de más de 1,80 m irán sin problemas -e incluso un tercero que no abulte mucho-, contando con los 340 litros de capacidad del maletero. A esto hay que sumar la practicidad de los huecos portaobjetos repartidos por el habitáculo -dos posavasos en el túnel de la transmisión, un hueco portagafas al lado de las luces de cortesía y los de cada una de las puertas-.


La calidad percibida ha ganado enteros, los materiales pierden rigidez y ganan presencia, tanto a la vista como al tacto -sobre todo en el salpicadero, ahora casi por completo de plástico blando-. Los ajustes también mejoran, situándole cerca de los generalistas más robustos.


De serie el acabado Sportive de nuestra unidad viene de lo más completo. Para la seguridad de sus ocupantes equipa 6 airbags -el interruptor para desactivar el del acompañante es opcional-, ABS con distribución electrónica de frenada –EBD– y asistencia a la frenada de emergencia –EBA-, control de estabilidad –DSC– con control de tracción –TCS-, asistente de cambio de carril y supervisor de ángulos muertos mediante radar –RVM-, activación automática de luces de emergencia en frenadas bruscas, anclajes isofix en las plazas laterales del banco trasero, galleta de repuesto, leds en luces traseras, asistente de aparcamiento trasero, retrovisores eléctricos, calefactables y plegables del color de la carrocería con gran ángulo en el lado del conductor, retrovisor interior anti-deslumbramiento y avisador de presión de los neumáticos.


Desde el punto de vista estético y de confort incluye pack exterior deportivo con paragolpes deportivos -delantero y trasero- y spoiler, llantas de 17 pulgadas montadas sobre neumáticos 205/50, salida de escape cromada, sensores de luz y lluvia, faros halógenos, antinieblas, cierre centralizado con acceso sin llave y arranque mediante botón, pomo del cambio y volante de cuero -este último, multifución con control de velocidad de crucero, ajustable en altura y profundidad-, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, climatizador bizona, reposabrazos central delantero y trasero, asientos delanteros deportivos con ajuste lumbar, radio-CD reproductor de MP3 con 6 altavoces, entrada auxiliar y toma de alimentación, navegador con pantalla a color de 4,1 pulgadas que incluye ordenador de a bordo, tacómetro digital, indicador de combustible e indicadores de la temperatura del agua y del exterior, bluetooth y sistema de control del reproductor MP3 combinados e iluminación de la instrumentación en rojo y azul. Hasta aquí el precio es de 25.570 €.


En la lista de opciones encontramos una suspensión rebajada Eibach, los faros bixenón con sistema de iluminación adaptativa frontal (AFS), control automático de nivelación de luces y limpieza, asistente de aparcamiento delantero y trasero. Radio y sistema de sonido envolvente Bose con reducción de ruido y 10 altavoces con woofer Richbass, amplificador digital con siete canales de ecualización personalizada y cargador de 6 CD’s compatible con MP3, mechero y cenicero -Mazda se apunta a la moda antitabaco- y un pack denominado Premium (en nuestro protagonista) -combina los faros bixenón con el sistema de sonido envolvente Bose-, a nuestro juicio muy recomendable por ofrecer dos de los extras más interesantes.

Comportamiento y Prestaciones

El Mazda3 2.2 CRTD4 cilindros turbo de 2.184 cc, con conducto común y filtro de partículas diésel- rinde 185 CV a 3.500 rpm. Ofrece 400 Nm de par motor entre las 1.800 y las 3.000 rpm -los bajos son buenos-, lo que se traduce en unas prestaciones de 8,2 segundos en el 0 a 100 y una velocidad máxima de 213 km/h -ambos registros son discretos si se comparan con los de otros modelos de la competencia con menos caballos-. Además los consumos tampoco son de los más eficientes –7,2 litros en ciudad, 4,7 en carretera y 5,6 el combinado, todos ellos a los 100 km- si nos pesa el pie derecho, haciéndose muy complicado conseguir las cifras anunciadas por la marca.


Al volante el genio sale cuando hundimos el acelerador -de larguísimo recorrido- a fondo, hasta ese momento el 3 es un corderito. Su motor es elástico y gira en torno a las 5.000 rpm, aunque es a partir de las 4.500 cuando el desfallecimiento es notable. Las 6 velocidades -más bien largas- del cambio manual al que se asocia esta mecánica se insertan con suavidad y ofrecen una conducción confortable, del mismo modo que la dirección asistida eléctrica que lee bien cada movimiento de volante y se endurece progresivamente con la velocidad.


Buscando los límites el Mazda3 se comporta noblemente por su tendencia subviradora -como la de cualquier tracción delantera de su tamaño, pero sin un tren delantero especialmente nervioso para la cifra de par que soporta-. Es fácil de colocar y sus 1.395 kg de peso aseguran estabilidad en todo momento junto con sus 2.640 mm de batalla, a pesar de que la suspensión de este acabado deportivo no es todo lo firme que se espera -pero sí eficaz y equilibrada, cómoda y sin balanceos-. De frenos va bien servido con unos discos delanteros de 300 mm de diámetro delante, y 280 detrás que lo paran sin acusar fatiga incluso en las situaciones más comprometidas. Son de buen tacto y no requieren adaptación.


En definitiva, un conjunto muy dinámico que brilla por su equilibrio y facilidad de conducción por comprometida que sea la situación, con un equipamiento de serie completo, y una practicidad y habitabilidad envdiables, de las mejores del segmento, a un precio ajustado.

Destacable

– Equilibrio del conjunto.
– Equipamiento de serie.
– Habitabilidad.

Mejorable

– Tacto deportivo.
– Consumos elevados.
– Mechero y ceniceros opcionales.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba