Mazda2 1.6 CRTD 5p: Sincero

6 Octubre, 2011, modificada el 7 Octubre, 2011 por

Pruebo el acceso a la gama de Mazda con una interesante mecánica turbodiésel, que lo hace perfecto como segundo vehículo familiar y como coche único por su voluntariosas prestaciones y su consumo contenido.

No valorado

Destacable

  • Consumo.
  • Motor voluntarioso.
  • Tacto del cambio y la dirección.

Mejorable

  • Maletero.
  • No lleva ESP.
  • Plazas traseras.

Me subo a un utilitario poco visto en la calle, a pesar de su moderno diseño -menos estridente que el de la competencia-, que ya va por su último restyling; antes de que llegue el nuevo modelo. Me refiero al Mazda2, que en Japón ya se ha renovado bajo el nombre de Mazda Demio. Un coche con el que la marca nipona pretende quitar ventas a los Ford Fiesta -con el que comparte plataforma- y Seat Ibiza, por citar a los más veteranos del segmento B, aun sin motores especialmente potentes que ellos sí montan. Y dirás, ¿por qué plantearme su compra? Sigue leyendo y te contesto.

Equipado y de calidad

El habitáculo del Mazda2 presenta materiales de calidad y bien ajustados. En él, cuatro adultos van bien -recuerda que es para cinco- y cuentan con un maletero de 250 litros (ampliables a 787) que esconde una “galleta” de repuesto bajo el piso, de ahí que sea algo profundo. La boca de carga es amplia.

El equipamiento de serie del acabado Style+ probado lleva de todo por 16.600 euros: 6 airbags, ABS con asistente a la frenada de emergencia -EBA- y distribución de la fuerza de frenada -EBD-, climatizador, elevalunas eléctricos delanteros y traseros, llantas de aleación de 15 pulgadas, ordenador de a bordo, retrovisores eléctricos y plegables, volante y pomo del cambio en cuero, radioCD lector de MP3 con entrada auxiliar, cargador frontal de 6 CD’s y 4 altavoces.

Comportamiento sincero

Si lo conduces, te convence. Este tracción delantera es un coche aplomado y cómodo, de suspensiones equilibradas que huyen de balanceos. Sólo inclina un poco cuando lo llevas al límite, momento en el que el subviraje está asegurado; pero, a pesar de no contar con ESP -de serie en el acabado Sportive-, es muy predecible y fácil de corregir.

El cambio manual de 5 velocidades, al que se asocia su mecánica 1.6 turbodiésel common rail de 90 CV, es agradecido y me gusta por sus recorridos ajustados y suavidad al insertar las marchas. Algo parecido me transmite la dirección: más dura que la de mayoría de sus competidores -sin ser incómoda-, la noto precisa al trazar las curvas.

Por su parte, el motor tiene garra y permite cruceros superiores a 140 km/h sin esfuerzo. Acelera con suficiencia, aunque hasta medio régimen no empuja todo lo que puede, y ofrece una punta respetable. Me quedo con las sensaciones que proporciona en las recuperaciones.

El Mazda2 1.6 CRTD 5p es un gran segundo coche y, como único vehículo de tu garaje, puedes plantearte viajes (ya que, además, su consumo es contenido: 6,5 litros a los 100 km de media abusando del acelerador).

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba