Mazda CX-7

21 noviembre, 2006

El modelo de la casa japonesa combina las prestaciones y el diseño de un turismo con la funcionalidad y el tamaño de un todoterreno.

El modelo de la casa japonesa combina las prestaciones y el diseño de un turismo con la funcionalidad y el tamaño de un todoterreno.

Orientado más a un uso por asfalto que por campo, el Mazda CX-7 cuenta con una carrocería de 4,68 metros de largo por 1,87 de ancho, prácticamente como la de un BMW X5. El CX-7 se comercializará en España a mediados de 2007 y se encontrará en el mercado con nuevos modelos de ese segmento, que aparecerán también a lo largo del año próximo y reúnen similares características, sobre todo en el tamaño. Sus rivales serán los todoterrenos Peugeot 4007, Opel Antara o el remodelado Honda CR-V, que contarán con motores turbodiésel, un plus del que, de momento, carecerá el Mazda CX-7.


Exteriormente, el modelo destaca por tener un parabrisas muy inclinado y unas prominentes defensas delanteras, que le otorgan un aspecto de robustez. En la silueta domina una línea del techo plana, una cintura levantada y unos pasos de rueda pronunciados. En la parte trasera destacan los dos grandes tubos de escape y los pilotos redondos.


En el interior, el CX-7 presenta tapicerías granuladas en dos tonos. El salpicadero tiene un doble panel: uno, más pequeño, situado sobre el cuadro de instrumentos, y otro mayor que cubre todo el salpicadero. El cuentakilómetros está calibrado hasta los 240 km/h y el volante y la palanca de cambios, de accionamiento manual, están forrados en piel.


GAMA
En España, el vehículo se encontrará disponible a mediados del año próximo en dos versiones. El modelo de acceso a la gama incluye equipamientos como la radio- CD con controles en el volante; elevalunas eléctricos delanteros y traseros de ‘un solo toque’; tomas de corriente de 12 voltios en el salpicadero y la consola central, y cierre centralizado de puertas con mando a distancia. El modelo mejor equipado presenta de serie asientos de piel calefactados en las plazas delanteras, sistema de sonido Bose de alta calidad con nueve altavoces, faros de xenón de encendido automático y limpiaparabrisas con sensor de lluvia, así como el sistema de apertura sin llave y encendido. Entre el equipamiento de seguridad figuran los airbags frontales, laterales delanteros y de cortina para las dos filas de asientos, antibloqueo de frenos ABS, control de tracción y control de estabilidad (ESP).


DE MOMENTO SIN MOTOR DIÉSEL
El motor turbo de gasolina de 2,3 litros e inyección directa -el mismo que se monta en los deportivos Mazda 6 MPS y 3 MPS- es capaz de desarrollar una potencia máxima de 258 caballos, con un par de 380 newton-metro a tan sólo 3.000 r.p.m. El Mazda CX-7 pasa de 0 a 100 en algo menos de 8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 210 km/h.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba