Mazda CX-5 2.0 165 CV 4×2, el SUV a prueba37

Mazda CX-5 2.0 165 CV 4×2, el SUV a prueba

25 Junio, 2012, modificada el 23 Agosto, 2012 por

Mazda ha completado su gama de SUV con el compacto CX-5, un todo camino en el que el peso ha sido mantenido a rajatabla. Las versiones de tracción al eje delantero seguramente sean las más vendidas. ¿Merece la pena este SUV frente a su hermano compacto Mazda 3?

No valorado

Destacable

  • Amplitud interior
  • Iluminación bi-xenon
  • Soluciones ingeniosas

Mejorable

  • Suspensión trasera
  • Viento lateral
  • Escaso par a pocas rpm

Aún tenía fresca en la memoria la prueba del Mazda 3 2.0 DISI y el buen sabor de boca que me había dejado en su momento el modelo japonés. Así que poder probar el Mazda CX-5 tan pronto me permitía establecer similitudes y diferencias entre los dos compactos (cada uno, en su estilo).

Se nota que el CX-5 lleva pocos meses en el mercado y que se trata de una novedad; la gente se queda mirando, su diseño llama mucho la atención. Personalmente, me atrae más el frontal de su hermano mayor, el Mazda CX-7, con unos pasos de rueda que me recuerdan a los del Mazda RX8. El tributo que hay que pagar por unos frontales poco agresivos contra los peatones en caso de atropello es una parte delantera bastante alta y un morro muy plano.

Prueba Mazda CX 5 Skyactive 4x2 style 165 CV, Os Pozos, Rubén Fidalgo37
El frontal es casi vertical, poco aerodinámico, pero seguro para los peatones. Máxima puntuación en el Euroncap.

Curiosamente, en el CX-5 casi sobresale más la zona superior del capó delantero que el clásico parachoques. La vista lateral recuerda bastante a la del Mazda 3 pero más alta, y la zaga cuenta con la característica luneta de 5 puntas que reproduce la forma de la parrilla delantera.

El nuevo Mazda CX-5 es el primer modelo de producción de la marca que estrena la nueva línea de diseño denominada Kodo y que hemos podido ver en prototipos como el del futuro Mazda 6, denominado Takeri. Junto con sus hermanos mayores, el CX-7 y el CX-9, permite a la firma contar con una de las ofertas más completas en el segmento de los SUV (que tan de moda está en la actualidad), que es, con diferencia, el grupo que mejor está llevando el descenso de ventas que estamos viviendo.

Curiosamente no son las posibles aptitudes off-road las que se valoran por los compradores para decidirse por este tipo de vehículos, ya que la mayoría de las ventas son de las versiones de tracción 4×2, así que es la estética tipo todo terreno la que motiva su compra. En mi opinión el motivo es que la gente ve en ellos cierta practicidad de monovolumen pero se niegan a que la gente los vea en un coche familiar. La mayor altura de sus carrocerías es cierto que les dotan de ciertas ventajas a la hora de sentar a los niños en las sillas traseras, y el maletero también suele resultar algo más versátil que en las berlinas.

El CX-5 objeto de esta prueba es precisamente la versión con tracción delantera y la mecánica de gasolina de 165 CV. Una combinación que, como veremos a lo largo de la prueba, no está nada mal para rodar por carretera, pero es a todas luces desaconsejable si se tiene la intención de salir del asfalto con algo de frecuencia, ya sea por trabajo, deportes al aire libre o por vivir en una zona con frecuentes nevadas.

Para el desarrollo del Mazda CX-5 la marca japonesa ha puesto un fuerte empeño en mantener a raya los kilos de peso, y lo han conseguido. Con menos de 1.400 kg es todo un récord en la categoría donde rivales como el Hyundai iX35 dejan casi 200 kg más en la báscula.

Prueba Mazda CX 5 Skyactive 4x2 style 165 CV, Interior, Rubén Fidalgo37
El salpicadero tiene un diseño atractivo, pero algunos detalles desentonan, como la diferencia de tonos en la iluminación.

Toca el turno de subirse al compacto SUV de Mazda y comprobar que la postura de conducción se alcanza fácilmente y la ergonomía está bien estudiada. Los relojes se leen bien pero echo de menos un termómetro del refrigerante y el diseño moderno de algunos elementos se mezcla con otros mucho más conservadores como los displays de los despertadores, termómetro de a bordo, etc… Por cierto, no habría estado de más unificar un poco más los colores de la iluminación interior. Los relojes tienen una tonalidad blanca, la consola central en azul y el reloj y termómetro interior en naranja… desentona.

Iniciamos la marcha y llama la atención la baja sonoridad del motor de gasolina y la ausencia total de vibraciones. Ventajas de los motores de gasolina. Los asientos resultan cómodos por dureza y la postura es muy natural, pero carecen por completo de sujeción lateral y acaban resultando molestos, sobre todo en zonas fuera de pista.

Por la ciudad la posición algo elevada en la que vamos sentados proporciona buena visibilidad y como no se nota pesado, acabamos moviéndonos en el tráfico con bastante agilidad. Los consumos reales en ciudad no se disparan, con cifras que rondan los 8 l/100km llegando a los 9 si la cosa se pone muy mal.

Una vez en la autopista, el tiempo no acompaña y hay bastante viento lateral. La elevada superficie del costado del Mazda CX-5 y su escaso peso juegan en contra y mantener la trayectoria cuesta bastante… Con el control de crucero a 120 km/h el consumo de gasolina se estabiliza  en 7,6 l/100 km que es una cifra bastante razonable para el tipo de coche en el que nos estamos moviendo. La calidad de rodadura es buena y las suspensiones son bastante confortables. El depósito de combustible sigue la moda de los coches japoneses, y con apenas 55 litros tendremos que hacer varias paradas.

Las luces de xenon tienen un buen rendimiento, pero el sistema de luces largas automáticas sigue sin convencerme, y al igual que en su día con los del Astra GTC, falla la mayoría de las veces que nos crucemos con un camión.

Prueba Mazda CX 5 Skyactive 4x2 style 165 CV, Os Pozos, Rubén Fidalgo37
Pese al generoso balanceo, el CX-5 no pierde la compostura.

Nos salimos un poco de la autovía para desentumecernos y probar bien este Mazda. En zonas reviradas los asientos y las suspensiones de amplios recorridos no son los mejores aliados para realizar una conducción eficaz. El balanceo es bastante acusado, pero no va nada mal. Me ha gustado más que el Kia Sportage por ejemplo. En el coreano, en las curvas con el asfalto muy rizado la suspensión trasera rebota bastante y lo hacen más impreciso que este Mazda.

La ligereza lograda a base de  paneles de chapa de espesor reducido en capos, etc. queda patente cada vez que me cruzo con un tráiler: la turbulencia que generan provoca que el capó delantero se mueva como si estuviese mal cerrado. Me bajo a comprobar el cierre por si está abierto, pero no es el caso.

Los adelantamientos requieren cierta anticipación, aunque pueda parecer que 165 CV son ya más que suficientes, su escaso par en la zona baja nos obliga a jugar con el cambio (con muy buen tacto) para llevar  el motor siempre por encima de las 4.000 rpm y así poder contar con una buena dosis de aceleración.

Los viajeros de las plazas traseras comentan que están realizando el viaje bastante cómodos, el espacio para las piernas es diáfano y la banqueta trasera es confortable. Por cierto, puede abatirse en 3 partes independientes de forma muy simple y práctica.

Prueba Mazda CX 5 Skyactive 4x2 style 165 CV, Cortinilla trasera, Rubén Fidalgo37
Muy buena idea, por fin una cortinilla de maletero que no estorba para meter el equipaje.

El maletero está muy bien solucionado, por lo menos han tenido en cuenta que el que podamos guardar bajo el fondo del maletero la cortinilla del maletero que además, al ir fijada al portón, al abrir el maletero la cortinilla se eleva con la puerta y no nos estorba para cargar las maletas, una solución muy simple e inteligente.

Buscando ubicaciones para las fotos encontramos una pista forestal con un firme muy liso de arcilla suelta ideal para comprobar el comportamiento del CX-5 en dicha superficie. Había llovido un poco y la arcilla estaba bastante resbaladiza, pero como era completamente plana no había peligro de quedarse atrapado al carecer de tracción total. Curiosamente los pasos de rueda y faldones demostraron estar muy bien estudiados y pese a realizar varias pasadas a buena velocidad, la carrocería no recibió demasiadas salpicaduras, algo de agradecer.

El CX-5 en el Circuito de A Pastoriza

La mayor altura libre al suelo y la peor aerodinámica son los mayores condicionantes del comportamiento de los SUV respecto a berlinas equivalentes. El viento transversal puede suponer un serio problema debido a su mayor superficie lateral que convierte el costado de nuestro SUV en una vela. La mayor altura eleva el centro de gravedad, lo cual penaliza sobre todo en los cambios de masas de curvas enlazadas, frenadas en apoyo…

Prueba Mazda CX 5 Skyactive 4x2 style 165 CV, Os Pozos, Rubén Fidalgo37
El comportamiento del CX-5 es muy noble en todo momento.

En Mazda lo tienen bastante claro y una muestra de ello es que el ESP no es desconectable como en el Mazda 3. Sólo el control de tracción se puede anular y es de agradecer, ya que la mayor altura hace que maniobras bruscas, como por ejemplo una esquiva, provoquen reacciones que te pueden coger por sorpresa.

Ha necesitado 2 segundos más que el Mazda 3 de 151 CV para realizar el circuito, y además me ha exigido mucha más concentración en zonas enlazadas. Los frenos han tenido un comportamiento excelente a lo largo de toda la prueba y tanto el motor (demasiado puntiagudo, más enfocado para una berlina sport que para un SUV) como el excelente tacto de la caja de cambios, pusieron su granito de arena para disfrutar en la pista.

Aprovechando que tenía un SUV entre manos, decidí probar fortuna en una pequeña ruta off road sin demasiada complicación sabiendo que estaba probando la versión de dos ruedas motrices. Además de la falta de un buen sistema de tracción, el escaso par de la mecánica de gasolina se muestra a todas luces un hándicap importante, ya que para salir de algunas situaciones se hace necesario “picar embrague” para revolucionar el motor, algo totalmente desaconsejable en la conducción 4×4. Sus cualidades off-road se reducen exclusivamente a rodar por pistas forestales en buen estado y afrontar los bordillos y pasos de cebra elevados con menos miramientos que en una berlina.

Conclusión

Los SUV realmente no aportan demasiado desde el punto de vista de la versatilidad de uso frente a berlinas equivalentes,sobre todo las versiones 4×2 que son las más demandadas. Si lo pensamos con la cabeza, poco más que su estética y su mayor facilidad para entrar y salir de ellos gracias a su mayor altura los distinguen de las berlinas de las que suelen derivar.

Prueba Mazda CX 5 Skyactive 4x2 style 165 CV, Monte Faro, Rubén Fidalgo37
Por carreteras en mal estado no va mal el Mazda CX-5.

Salvo contadas excepciones, sus cualidades fuera del asfalto no son mucho mejores que las de un modelo convencional, y en asfalto (donde pasarán el 99% del tiempo) sí pierden bastante en lo referente a comportamiento, seguridad activa (frenan peor, les afecta más el viento lateral, son más críticos en maniobras de esquiva…) y consumos (aerodinámica y peso juegan en su contra), además los costes de mantenimiento son mayores (neumáticos más caros, pastillas de freno, etc.)

El Mazda CX-5 no es ajeno a estas realidades. Sólo su estética diferenciada y más llamativa, la facilidad para entrar y salir de él y la mayor capacidad de carga del maletero mejoran respecto al Mazda 3. El tributo a pagar por esta imagen de 4×4 son unos mayores consumos, un peor comportamiento dinámico y un precio de adquisición sensiblemente superior.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Mazda CX-5 pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevosde Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Mazda CX-5 puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

2 Comentarios

john 24 Julio, 2014

Todo por que en esa parte del globo la mayoría de los vehículos son Diesel, nunca he leido un comentario de una página europea que diga que lversión a gasolina sea mejor que le Diesel :/ , no se puede equiparar peras con mazanas , lo mismo entre un Suv (cx 5) y un Hatchback (3)

Rubén Fidalgo 24 Julio, 2014

Hola John, personalmente soy un defensor de los modelos de gasolina, que en la mayoría de las ocasiones son más recomendables que los diésel, pero en el caso de los SUV suelen compensar las mecánicas de gasóleo porque su consumo es menor y porque su mayor par motor los hace más recomendables fuera del asfalto, donde se saca más partido a bajo y medio régimen que a altas revoluciones. Respecto a que no se pueda comparar un SUV con un compacto, personalmente discrepo. El 90% de los compradores de un SUV no necesitan ninguna de las cualidades de un SUV y harían una mejor compra con un compacto o una berlina que cubriría más eficazmente sus necesidades reales que un coche con aspecto de 4×4 pero que no va a salir del asfalto jamás. Un saludo y gracias por tu consulta.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba