Mazda6 2.2 CRTD 163 CV 5 puertas

22 Febrero, 2011, modificada el 12 Mayo, 2011 por

Mazda planta cara a los gallitos del segmento de las berlinas medias con una bella propuesta de claro enfoque deportivo. A mí me ha convencido.

No valorado

Destacable

  • Equipamiento completo.
  • Comportamiento deportivo.
  • Bajo consumo.

Mejorable

  • Precio elevado.
  • Motor ruidoso en frío.
  • Visibilidad posterior.

Cada vez es más complicado conducir un coche que realmente te haga sentir algo. Entre tanto SUV, monovolumen, urbano, híbrido y demás, donde todo es políticamente correcto, da gusto ponerse a los mandos de “algo” que emocione. Es el caso del Mazda6, una de las pocas berlinas que, con el permiso de los Alfa 159 y BMW Serie 3, permite cierta diversión al volante sin renunciar a unas elevadas cotas de seguridad y confort. Claro que hay otros rivales pero, para mí, son menos picantes: Citroën C5, Ford Mondeo, Honda Accord, Peugeot 407, Renault Laguna, Skoda Superb o Toyota Avensis.

Un marcado carácter dinámico que tiene su continuidad en el diseño de la carrocería, en este caso de 5 puertas con portón trasero de grandes dimensiones. Con casi 4.80 m de longitud, resulta elegante, un punto agresiva y sin duda no pasa desapercibida. Sus ópticas rasgadas con destellos de led, pasos de rueda musculosos, parabrisas tendido y trasera caída tipo coupé son los detalles en lo que más centra la atención la gente. Pero hay más. Fíjate bien en el precioso y aerodinámico labio inferior del frontal, en las llantas de 18 pulgadas con neumáticos de 225 mm de ancho, en los cristales tintados, en los faros bixenón, o en el aerodinámico labio inferior frontal, detalles estos que son exclusivos del acabado Sportive.

Un acabado tope de gama que bajo mi punto de vista conviene tener en cuenta. Claro que cuesta unos 1.500 euros más que el lujoso Style+ y unos 3.000 en relación al más modesto Style, pero en el Sportive todo, prácticamente todo viene de origen. Por ejemplo climatizador bizona; control de la velocidad de crucero; tapicería de cuero; dirección asistida de endurecimiento progresivo; volante multifunción; equipo de audio Bose con 8 altavoces y MP3, bluetooth; asientos delanteros deportivos, térmicos y de ajuste eléctrico con 3 memorias; 8 airbags; faros bixenón direccionales; sensores de aparcamiento delanteros y traseros; ordenador de viaje; indicador de baja presión de los neumáticos; sistema de arranque en cuesta Hill Holder; asistente de cambio de carril RVM y controles de tracción y de estabilidad.

Si quieres rizar el rizo y hacerte con un Mazda6 “único” las opciones que la marca  pone a tu disposición son sólo la pintura metalizada450 euros-, disponible para todos los acabados; y el pack Premium, sólo para el Sportive. Dicho paquete cuesta 2.200 euros e incluye techo solar de cristal y accionamiento eléctrico, navegador con pantalla táctil a color de 7 pulgadas y sistema de activación por voz. Eso sí, tendrás que desembolsar nada menos que 35.225 euros, una cantidad considerable, pero, bajo mi punto de vista, bien invertido dado la calidad y las prestaciones del coche que compras.

Interior

La atracción visual que supone el exterior no tiene continuidad dentro, algo típico en los productos japoneses, donde prima la sobriedad y, en el caso de este Mazda, la elegancia. Combina materiales blandos y duros de calidad correcta, sin excesos, aunque buen tacto y ajustes. Para alegrar la vista hay detalles en aluminio y negro lacado, además de un cuadro de instrumentos de esferas redondas y una grafía digital algo chillona que combina los colores naranja y azul.

El punto práctico del Mazda6 está en su espacio interior, muy amplio y utilizable, válido para cinco personas, donde los de delante viajarán a sus anchas y, en las plazas traseras, tres adultos algo justos. Lo habitual en este tipo de berlinas. Menos común es el inmenso maletero, con el que se puede llevar media casa gracias a sus 510 litros de capacidad. ¿Que se necesita más espacio? Sencillo, se abaten los respaldos de los asientos traseros y tenemos nada menos de 1.072 litros. Una auténtica pasada. A todo esto hay que añadir lo cómodo que resulta el amplio hueco que deja libre el portón, una vez abierto, y la baja distancia que hay entre el borde del maletero y el asfalto.

Comportamiento y prestaciones

Al volante de este Mazda, llama la atención la postura baja y cómoda que permite el asiento, algo de agradecer en un coche familiar pero de marcadas aptitudes dinámicas. En vez de llave, el arranque se hace por medio de un botón que se debe accionar a la vez que se pisa el embrague. En general, no me gustan estos dispositivos aunque en el caso de este Mazda6 funciona bien.

El motor turbodiésel de 163 CV de potencia ofrece bastante fuerza a pocas revoluciones y su margen de utilización es amplio. Entre 1.800 y 4.200 vueltas los adelantamientos son maniobras ágiles y sencillas. En combinación con la caja de cambios manual de 6 velocidades, de cortos recorridos y accionamiento eficaz, ofrece una sexta marcha de desarrollo tirando a largo que repercute positivamente en unos consumos medios realmente brillantes. He comprobado que los 6,9 litros que homologa Mazda en ciclo combinado son reales siempre que no se abuse del acelerador ni se conduzca en regímenes elevados. Y a poco que te concentres en una conducción económica, es fácil bajar de los 6 litros en autopista a 120 km/h.

El comportamiento del Mazda6 es una delicia, tanto si viajas plácidamente con un alto nivel de comodidad como si te desmelenas en carreteras de montaña. Todo lo hace fácil. La dirección de endurecimiento progresivo es directa y ágil, la suspensión tira a dura pero se traga cualquier bache sin que prácticamente te enteres, y el coche muestra un gran aplomo tanto en recta como en todo tipo de curvas, rápidas o de radio corto. Obviamente en giros cerrados, el coche tiende a irse de delante si se entra muy rápido pero lo hace siempre de manera muy predecible, plana y segura. Los frenos son potentes y, en caso de necesidad, cuentas con la ayuda de unos controles de estabilidad y de tracción para nada intrusivos y molestos. En ciudad se mueve bien aunque la poca altura del techo y el tamaño de los montantes traseros limitan algo la visibilidad posterior.

En definitiva, este Mazda6 es una berlina de talante deportivo que ofrece mucho espacio interior, muy recomendable para quien quiera destacar del resto por diseño y prestaciones. Con un motor de gran rendimiento y un equipamiento sin reproches,  permite viajar con toda la familia muy cómodo y seguro, y ofrece bastante diversión en carreteras de montaña. Claro que tantas ventajas tienen su contrapartida en un precio algo elevado.

2 Comentarios

Nuevo Volkswagen Passat: al volante | Hoy Motor 7 Julio, 2011

[…] siendo un referente en su segmento, en el que militan los Citroën C5, Ford Mondeo, Honda Accord, Mazda6, Opel Insignia, Peugeot 508, Renault Laguna, Seat Exeo, Skoda Octavia y Toyota […]

Mazda Challenge | Autocasion 21 Octubre, 2011

[…] los Mazda3 -el más vendido en España con 40.000 unidades y el tercero en las ventas europeas-, 5, 6 y CX-7. Coches que brillan por su reconocida fiabilidad y una gran relación entre equipamiento y […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba