Mazda 3 MPS 260cv

28 mayo, 2007, modificada el 24 enero, 2011 por

Las siglas MPS (Mazda Performance Series) transforman a este compacto amplio y funcional en una bestia camuflada. Su acabado interior y exterior es algo sobrio pero el empuje del motor 2.3 DISI de 260cv le sitúa en la cima de su segmento.

11

Tanto por dentro como por fuera los acabados no le sitúan entre los más espectaculares de su segmento, pero el rendimiento que ofrece el incontestable propulsor 2.3 DISI de 260cv merced al empleo de un turbo poderoso le sitúan en la cima de la categoría. Discreto pero letal, el Mazda 3 MPS espera agazapado para cazar a sus rivales en carretera abierta gracias a su incontestable potencia.

  • Comportamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



  • Equipamiento



Comportamiento

El Mazda 3 MPS se revela en carretera como un coche muy adecuado. Las suspensiones, claramente firmes, no son sin embargo demasiado secas y filtran correctamente las vibraciones de rodadura hasta el interior. Los ajustes son rígidos pero no excesivos, lo que le permite disfrutar de cierta agilidad en zonas sinuosas y lo que posibilita un uso válido para viajes largos. Este aspecto también se ve favorecido por las razonables dimensiones de los neumáticos: 215/45 R18.  En trazadas rápidas y continuadas la pérdida de tracción es prácticamente constante, en ¡homenaje a la adrenalina!, a pesar de los derrapes, la sensación de seguridad no se ve seriamente afectada. Los controles de estabilidad y tracción intervienen con suficiencia aunque sin ’capar’ el grandioso empuje del motor y permitiendo un correcto comportamiento dinámico del bastidor.


Los frenos del MPS son verdaderamente potentes, como es habitual en todos sus rivales, y como cabe esperar, pues de lo contrario en un coche con un peso mínimo en marcha de 1.485 kg y 260 caballos  se echaría mucho de menos. Los discos delanteros son ventilados y tienen 320 milímetros de diámetro y los traseros macizos de  280 mm. de diámetro.


La dirección es correcta por dureza y manejo, sin tachas en cuanto al tacto… salvo cuando se desboca la caballería. Entonces hay que cambiar de táctica y usar el volante como un rifle: intentar que el punto de mira coincida con el blanco. Porque, especialmente si desconectamos los controles electrónicos, los subvirajes son constantes y el giro en vacío de las ruedas delanteras desplaza la trayectoria hacia el exterior más que en otros compactos turbopropulsados. No se trata de que el coche no entre en las curvas, cosa que hace perfectamente, pero falta apoyo sobre el tren delantero para tranferir con eficacia tanta potencia al suelo… y la dirección es el principal elemento damnificado por el huracán. En este sentido se caracteriza por un comportamiento de turbo sobre tracción delantera muy clásico, típico de los bruscos motores sobrealimentados de los años ochenta y todo un espectáculo de goma quemada y diversión, salvo cuando haya que pasar por el taller para cambiar en pocos kilómetros los neumáticos delanteros, claro.


En relación a los rivales más punteros de la categoría, el Mazda 3 MPS presume de ser el campeón de la potencia con un precio de lo más tentador. Pero las diferencias con el Audi S3 (ver prueba) o el BMW Serie 1 130i (ver prueba) no sólo se ciñen al acabado. El comportamiento es muy diferente. El Audi S3 cuenta con tracción a las cuatro ruedas que le otorga una motricidad excelente frente al Mazda. El BMW ofrece tracción trasera y a diferencia de los otros dos dispone de un motor atmosférico, lo que le permite ser más rápido en el paso por curva y perder mucha menos tracción en las aceleraciones y recuperaciones. Ahora bien, la  respuesta al pedal y las sensaciones en el MPS son más contundentes que en los dos gallos alemanes de la categoría.

prestaciones

La mecánica es el aspecto más destacado del Mazda 3 MPS. El rendimiento del propulsor 2.3 litros sobrealimentado, denominado DISI, es fantástico. El par máximo -380 Nm- se obtiene a un régimen bajo de revoluciones (3.000), lo que proporciona grandes recuperaciones en cualquier marcha. El tirón es sencillamente espectacular y el sonido del turbo perfectamente audible en el interior. Estira con fuerza hasta más allá de las 6.000 rpm, aunque donde mayor brillantez demuestra es en medio régimen.


Las prestaciones son de altura (acelera de 0 a 100 en 6 segundos) pero como contrapartida el manejo del cambio manual de seis velocidades penaliza ligeramente las sensaciones. El recorrido de la palanca es largo y lento además de un poco impreciso en conducción deportiva.


Sin duda el aspecto más negativo del motor es que la potencia se paga cara en las visitas a la gasolinera. El consumo medio real del MPS está en torno a los 12 litros cada 100 kilómetros (un poco lejos de los 9,7 litros oficiales, aunque esto es algo habitual en los motores sobrealimentados). Durante la prueba en carretera de montaña esta cifra estuvo próxima a los 15 litros de gasolina de 98 octanos.

Interior y maletero

En el interior del MPS se disponen de ciertas ventajas a tener en cuenta, sobre todo en lo referente a espacio y comodidad. El espacio en las plazas traseras es de los mejores de la categoría, tiene 300 litros de maletero y ofrece muchos  huecos para depositar objetos. Destaca especialmente en este aspecto la guantera muy amplia. También es cierto que el Mazda 3 es uno de los coches de mayores dimensiones exteriores de su segmento, y esto puede ser un handicap para el aparcamiento, por ejemplo.

Equipamiento

Tanto a los acabados exteriores como a los interiores les falta cierta dosis de deportividad. Tan sólo los asientos, de tipo bacquet y parcialmente en cuero nos recuerdan que estamos subidos en un ’tope de gama’ y en el exterior tan sólo observándolo en detalle se le puede reconocer con facilidad. Un coche de estas características que ’esconde’ un motor de 260cv podría lucir una imagen más imponente o contar con distintivos de mayor exclusividad, aunque optar por la discreción es algo respetable en cualquier caso.

El puesto de conducción es acertado, con una visión completa y con todos los mandos al alcance del conductor. El equipamiento cuenta con equipo de sonido con cargador de 6 discos en el frontal y altavoces Bose.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba