Mazda 3 2.0 L DISI 151 CV: al volante38

Mazda 3 2.0 L DISI 151 CV: al volante

21 Mayo, 2012, modificada el 30 Noviembre, 2016 por

El Mazda 3 acaba de recibir algunas mejoras que vamos a probar. Con el motor 2 litros gasolina de inyección directa, es un coche muy divertido y bien acabado, pero sus competidores acaban de renovarse por completo… ¿Estará a la altura del reto?

No valorado

Destacable

  • Tacto del cambio
  • Comportamiento dinámico
  • Faros bixenón direccionales

Mejorable

  • Sin termómetro de refrigerante
  • Pantalla del navegador pequeña
  • Plazas traseras

Mazda es una de las marcas mejor valoradas en Europa en cuanto a calidad y fiabilidad. Una buena  demostración de ello es que en Alemania abundan los taxis de la firma nipona. Yo no puedo olvidar la admiración que de pequeño sentía por los diseños tan llamativos que lucían los Mazda 626 con las letras 4WS en los laterales (4 wheel Steering). Aquello de que un coche tuviese dirección en las ruedas delanteras y traseras me sonaba a ciencia ficción hace ya 25 años…El Xedos 6, por su parte, me parecía sencillamente uno de los automóviles más bonitos del momento.

Mazda 3 2.0 DISI Vilalba, Rubén Fidalgo38
El Mazda 3 tiene una línea que queda bien en cualquier sitio.

Actualmente bajo el manto de Ford, creo que sus diseños han perdido un poco de audacia, pero de repente se sacan de la manga un invento como el tristemente difunto Mazda RX-8 y echan por tierra tal afirmación.

Hace pocos meses que su berlina compacta, el Mazda 3, ha sido sometida a una puesta al día. Los cambios estéticos son muy ligeros y se centran sobre todo en la parte frontal, con un parachoques algo más agresivo y una nueva coraza. La zona trasera también cuenta con un nuevo paragolpes, pero las diferencias son menores respecto a la anterior versión.

En el habitáculo se ha revisado un poco su estética, homogeneizando los colores de los plásticos de la consola, más oscuros y parecidos a los del resto del salpicadero. Lástima que no hayan aprovechado para poner una pantalla para el navegador que no dificulte intentar seguir sus instrucciones…

El Mazda 3 elegido para la prueba monta el nuevo motor de gasolina de 2 litros y 151 CV; su denominación completa es Mazda 3 2.0 L DISI. La mecánica está especialmente adaptada a la incorporación del sistema de parada y arranque automático, que en la marca nipona se denomina i-Stop.

Mazda 3 2.0 DISI Velle, Ourense, Rubén Fidalgo38
Pocos cambios en la trasera, los catadióptricos inferiores y poco más.

Admito que el Mazda 3 siempre me ha atraído y ya tenía algún punto ganado. Estéticamente, me gusta mucho su frontal.  La zaga me resulta un poco más “sosa” y los pilotos traseros no acaban de “hacerme tilín”.  Sobresalen mucho de la carrocería, quedando expuestos a golpes y, una vez oscurece y enciendes el alumbrado, tienen poca superficie iluminada en proporción a su tamaño.

Al abrir la puerta, me gusta lo que veo: unos buenos asientos con un respaldo muy ancho y un puesto de conducción sobrio, que no distrae al conductor y que parece bien rematado. Lo malo es cuando pruebo las plazas traseras… casi no me caben las piernas. Algunos competidores como el Toyota Auris, el Hyundai i30, VW Golf, Citroën C4… disponen de mucho más espacio en la banqueta posterior. Al salir, me doy cuenta de por qué sucede esto. El puesto de conducción está muy retrasado, con el fin de librar la fuerte inclinación del parabrisas. Le da un aspecto muy atractivo, pero… si vas a llevar pasajeros, echarás en falta esos centímetros.

El Mazda 3 2.0 DISI, en ruta

Tengo por costumbre leerme los manuales de instrucciones de los coches antes de manejarlos. Siempre he pensado que son un bien lo bastante caro como para tener respeto a estropear algo por un mal uso y, por otro lado, es la única forma de sacar el 100% de ellos. En cuanto veo el del Mazda 3, se me cae el alma al suelo… si me tengo que leer esta “Biblia”, no salgo del parking antes de que se acabe la crisis.

MAzda 3 2.0 DISI manual, Rubén Fidalgo38
El manual de instrucciones podría servir de calzo para aparcar en pendientes pronunciadas

Como este modelo monta el sistema de reconocimiento de llave, la guardo en el bolsillo y aprieto el botón de arranque.  Otra vez me toca llevar un coche en el que no sé si el motor está a temperatura de servicio y puedo apurarlo o está frío y me arriesgo a que padezca “un tirón” por forzar la marcha; ojalá tuviera un termómetro del refrigerante. Empezamos a callejear por la capital y el Mazda 3 va de cine. Es silencioso, tiene una dirección muy buena y, como siempre que manejo un coche japonés, el tacto del selector de cambio es perfecto.

Por ciudad, el sistema de alerta de presencia de vehículos en el ángulo muerto (RVM) es una gozada. La luz que se enciende en el retrovisor rápidamente da la  alarma y, además, si haces el amago de poner el intermitente para cambiar de carril, un pitido te reafirma que dicho carril ya está ocupado.

El dispositivo i-Stop va como en todos los coches con Stop&Start. Es muy práctico si te paras en un semáforo recién puesto en rojo, pero, en las rotondas, desquicia apagar y encender el motor cada vez que uno de los vehículos precedentes consigue incorporarse al cruce.

El consumo medio en estas circunstancias ronda los 8 l/100 km; no me parece demasiado para un coche de este peso y un motor 2 litros, pero sí es mayor que el de un diésel de potencia equivalente, claro.

Mazda 3 2.0 DISI As Neves, Rubén Fidalgo38
Con el Mazda 3 da gusto hacer km.

Nos deshacemos del tráfico y nos metemos en carretera. El propulsor 2.0 DISI no tiene demasiado par, menos de 200 Nm a 4.500 rpm. Por debajo de ese régimen, pisar el acelerador es una futilidad. Pero tenemos un pedal a la izquierda del freno y una palanca en el medio de la consola central que creo saber para qué sirven…Usando el cambio (que, repito, tiene un tacto y recorrido perfectos) y poniendo la mecánica a régimen de par máximo, la cosa cambia. No es un misil, pero empuja muy bien y no se acaba hasta las 7.500 rpm. Durante 3.000 vueltas, el motor “tira” cada vez más; algo imposible en un diésel.

Permíteme que insista un poco más con el cambio: además de una buena timonería, está perfectamente escalonado. Apurando cada marcha hasta el régimen de potencia máxima, la siguiente deja el motor clavado en el de par máximo, no cesa de empujar. Me lo estoy pasando como un enano por esta carretera, hasta que veo el consumo en el ordenador… mejor aflojo un poco, ya que entro en la autovía. En ella, el control de crucero a 120 km/h hace que el gasto de combustible se estabilice en 7,2 litros cada 100 km.

La noche se nos echa encima y los faros bi-xenón direccionales se revelan como una maravilla. Sinceramente, creo que deberían ser obligatorios. La seguridad activa (aquella destinada a evitar los accidentes) que proporcionan es definitiva, no sólo por el campo de visión que ofrecen: también reducen la fatiga y el riesgo de “echar una cabezada” conduciendo.

Mazda 3 2.0 DISI int, Rubén Fidalgo38
La iluminación interior es acogedora y no molesta.

La luz cenital de color azul para la consola central y los asideros de las puertas da un toque muy acogedor al interior y reafirma la sensación de ir en un coche de más nivel. Lo que no está bien resuelto es la pantalla del navegador. Es muy pequeña y, además, no cuenta con la típica indicación en la zona de los relojes que señala la distancia a los giros, cambios de dirección, etc.

El tiempo está algo revuelto, hay niebla y me doy cuenta de un “defecto”: a 120 km/h, la aguja del velocímetro tapa con su “contrapeso” el testigo de la luz de niebla trasera.

Los asientos tienen un respaldo ejemplar; la espalda no nota el menor cansancio. Sin embargo, la banqueta no se puede regular en inclinación y la cadera empieza a “protestar”. La  autonomía del pequeño depósito de gasolina parece estar pensada para este contratiempo, obligándonos a parar con el fin de estirar las piernas un poco…si es que hay una gasolinera abierta a estas horas.

El Mazda 3 2.0 DISI, en el Circuito de A Pastoriza

Tenía ganas de comprobar si los refuerzos del chasis y las nuevas copelas de la amortiguación del Mazda 3 revisado se notan o no en su respuesta dinámica. Para ello. he podido disponer de nuevo del Circuito de A Pastoriza y de la ayuda de la gente de PTC Escuela.

Mazda 3 2.0 DISI A Pastoriza, Rubén Fidalgo38
El comportamiento del Mazda 3 es muy noble y seguro.

A lo largo de los kilómetros que he ido recorriendo, me ha gustado mucho lo bien que se lleva este Mazda. Puedes marcar un ritmo muy vivo por una buena carretera de montaña o circular a paso de burro, disfrutando del paisaje en medio del parque natural de As Fragas do Eume, por vías en las que casi hay que plegar los retrovisores para no arañarlos con los taludes.

En el circuito, apurando al máximo sin molestar a nadie y con poco riesgo, sale a relucir un comportamiento tremendamente noble. El Mazda 3 lo perdona casi todo y, cuando se enfada, se le pasa enseguida. Las prestaciones del motor están muy por debajo de las posibilidades del chasis. Un buen tacto de freno, una caja de cambios deliciosa y una dirección muy correcta completan el conjunto. Lástima que los kilos se noten y, pese a los 151 CV disponibles, las aceleraciones y las inercias “pesen” bastante contra el crono.

Con el ESP desconectado, la cosa sigue más o menos la misma tónica. Si se le provoca, hace lo que se le pide sin brusquedades; la verdad es que consigue hacerme creer que soy mejor conductor de lo que en realidad soy. Si fuerzo las cosas para que la trasera me ayude a trazar la curva, me es fácil recuperarla con el gas y casi sin trabajar con el volante. Los tiempos no han sido de récord: el trazado es muy ratonero y la limitada capacidad de recuperación del motor para coger velocidad en las rectas tras salir de las curvas lentas hace que los cronos no reflejen las sensaciones que transmite el coche. La mejor vuelta con la pista seca fue de 1´31” y la media estuvo en 1´33. La escasa diferencia entre la mejor y la media demuestra que es un vehículo muy fácil de llevar.

Conclusión

Mazda 3 2.0 DISI Canido, Rubén Fidalgo38
El Mazda 3 2.0 DISI tiene un rodar muy confortable.

El Mazda 3 2.0 DISI es una opción más recomendable que sus hermanos diésel si vas a realizar muchos desplazamientos urbanos. Los consumos en ciudad no son muy altos y sufre mucho menos que los equipados con motores de gasóleo, con filtros anti-partículas y mecánicas sobrealimentadas que se llevan muy mal con el trabajo en frío. Eso sí, en carretera, los consumos no son excesivos, pero sí claramente peores que los de otras versiones diésel, lógicamente

Como vehículo familiar es una buena opción si los pasajeros de las plazas traseras son todavía menudos, ya que el espacio para las piernas no es excesivo. El Pack Premium merece la pena sólo por el hecho de incorporar las espléndidas luces bi-xenón direccionales; el equipo de sonido Bose es algo secundario.

Comparado con sus adversarios, está en la media; lo que sí se nota es que el Mazda 3 es de los más veteranos. Muchos de sus “enemigos” acaban de renovarse por completo, como el  Kia Ceed, o llevan menos tiempo, como el Citroën C4. Algunos llegarán en breve, como el Volkwagen Golf o el Audi A3 y juegan con ventaja. Sin embargo, el Mazda tiene  cualidades suficientes como para mantener el tipo ante sus jóvenes rivales.

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Mazda 3, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Mazda 3 puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

1 Comentario

Vanessa 12 Junio, 2012

Here in Portugal, Mazda should lower the prcies just a tiny bit in order to have a more favorable presence in our market. People tend to go French, German or Toyota in this segment or lower. Now, show me the engines and prcies:)PS: Honda suffers from the same problem and Nissan simply forgot that not all of us want a fucking Megane…

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba