Maserati Gran Turismo S

13 Junio, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Un nuevo motor V8 con mayor cilindrada y potencia, un cambio secuencial aún más deportivo y diversas modificaciones en chasis y carrocería hacen del GranTurismo S el Maserati más dinámico del momento, además del más rápido entre sus modelos de calle: 295 km/h de punta. Cuesta 142.918 euros, se pone a la venta a mediados de este mes y, sin duda, es uno de los coches de calle que mejor suena.

4

Más información en Hoymotor16, número 1286


El GranTurismo es un coupé de tamaño generoso – comparte plataforma con la berlina Quattroporte y tiene cuatro plazas de verdad– que en su primera versión disponible, dotada de un V8 4.2 con 405 CV, presumía ya de una acertada mezcla entre deportividad y comodidad, aunque la firma del tridente quiso cargar las tintas en el segundo aspecto para adecuarse a los gustos de su nutrida «hinchada» estadounidense – a ese mercado van más de la mitad de los coches fabricados en Módena–. Sin embargo, para satisfacer la demanda del público más «tifossi» – Maserati es una marca con larga tradición en competición– presentaron en el último Salón de Ginebra la versión S, que apenas varía estéticamente pero sí aporta un potencial mecánico extra. Porque, desde fuera, el GranTurismo S se diferencia sólo por la máscara negra de los faros, las nuevas llantas de 20 pulgadas, las salidas de escape, los estribos laterales y el discreto alerón trasero que remata el borde del maletero; y aún hay variaciones más inapreciables dentro, como los asientos de corte más deportivo y tapizados en piel y Alcántara.


Pero lo mejor, y lo que sirve para justificar los 16.540 euros de sobreprecio respecto al Gran- Turismo normal, es una mecánica que nos parece más a la altura del impresionante aspecto del GT del tridente. Porque bajo el capó delantero encontramos ahora un V8 de 4,7 litros con 440 CV y 50 mkg de par máximo que, al margen de su mayor fuerza, nos regala un escape rediseñado, capaz de entusiasmar al conductor y de hacer volver miradas –no serán siempre de admiración– a su paso. Además, podemos elegir entre ser discretos o «componer música», ya que un botón Sport se encarga de variar el sonido producido por el propulsor, que en condiciones normales ya suena muy bien, pero que en el otro modo nos transporta a sensaciones y sonidos dignos de un circuito.


Además, la transmisión automática de seis marchas con modo manual secuencial – sólo se puede cambiar con las levas del volante– conserva los dos programas automáticos conocidos –normal y sport–, pero recibe una función MC-Shift que reduce a 100 milésimas el tiempo requerido para cambiar de marcha, siempre que el acelerador vaya presionado un mínimo del 80% o el régimen de giro del motor rebase las 5.500 vueltas, 2.000 por debajo del corte de inyección.


El GranTurismo S, por tanto, anda apreciablemente más y transmite nuevas sensaciones, aunque es una lástima que no se haya aprovechado para instalar un volante de menor diámetro o unos asientos que sujeten mejor el cuerpo cuando nos metemos en harina. De hecho, “meterse en harina” con esta versión es aún más apetecible que con la variante de 405 CV porque en el S se ha calibrado el chasis de forma específi ca. La suspensión es un 10% más firme y controla mejor el balanceo, si bien la unidad conducida equipaba la amortiguación adaptable electrónicamente Skyhook, opcional por 2.746 euros en toda la gama y que por lograr un balance ideal entre efi cacia y confort debiera ser de serie.


También en los frenos se aprecia evolución, pues el tacto del pedal es más consistente y las distancias de detención no aumentan, incluso después de tratos muy intensos. La razón hay que buscarla en unos nuevos discos delanteros de 360 milímetros, desarrollados junto a Brembo, que combinan acero –cubren la zona de fricción– y aluminio. De ahí que Maserati no estime oportuno ofrecer discos cerámicos, más caros y de practicidad discutible en el uso diario o fuera de una pista de pruebas.


Curiosamente, nuestro primer contacto de 250 kilómetros por carreteras italianas con el GranTurismo S nos ha permitido comprobar una neta mejora de calidad frente a las unidades conducidas anteriormente, ya que aquellos primeros grillitos» del salpicadero parecen haber desaparecido, incluso sobre firmes irregulares.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba