Maserati Gran Turismo

20 Diciembre, 2007, modificada el 11 Enero, 2011 por

EL GranTurismo ha cosechado un éxito tremendo desde su presentación en Ginebra, como prueba un dato: las 45 unidades que acaban de llegar a España, ya están vendidas.

3

3




Maserati, con una larga tradición en el segmento de los coupés deportivos, cubre desde ahora la parte superior de ese exclusivo mercado con el GranTurismo, creado sobre la base del Quattroporte y cuya racionalidad no implica aburrimiento.


EL GranTurismo, un elegante coupé de 4,88 metros de longitud diseñado por Pininfarina, ha cosechado un éxito tremendo desde su presentación oficial en marzo, durante el Salón de Ginebra, como prueba un dato: las 45 unidades que acaban de llegar al mercado español, que son todas las previstas para 2007, ya están vendidas. De ahí que los interesados en este deportivo, situado por encima de la gama GranSport, deban esperar a las entregas de 2008, ejercicio para el que se estima una producción de 3.500 unidades para todo el mundo, frente a las 1.500 de este año.


El GranTurismo permite a la firma del tridente competir en un segmento donde hasta ahora no luchaba, pues si el GranSport «se las ve» frente a Aston Martin V8, Audi R8, Ferrari 430 o Porsche 911 Carrera, su «hermano » mayor llega para medirse con Aston Martin DB9, Bentley Continental GT, BMW Serie 6, Jaguar XK, Mercedes CL o Porsche 911 Turbo.

Y eso se consigue con nuevos argumentos, siendo protagonista la estilizada carrocería –el Cx es de 0,33–, fabricada en acero y que hace volver miradas a su paso incluso en el norte de Italia, donde la población parece acostumbrada a este tipo de esculturas. Frente a los 4,53 metros del coupé GranSport, el GranTurismo se va hasta 4,88 metros, a un palmo de los 5,05 metros que mide la berlina Quattroporte, con la que comparte plataforma.

Y aunque la distancia entre ejes se ha recortado 12 centímetros, los 2,94 metros de batalla garantizan una amplitud interior convincente, que permite acoplar perfectamente a adultos de 1,80 metros de estatura en las dos plazas traseras, también cómodas por altura al techo y cota de anchura. Delante tampoco falta espacio, pero no se ha logrado una postura demasiado dinámica, pues el volante es grande y queda un poco alto hasta en su posición inferior y el diseño de los asientos ha tratado de conjugar confort y deportividad, pero no consigue brillar en ninguno de esos campos.

El equipo de serie es muy completo –climatizador de dos zonas, airbag frontales, laterales y de cortina, asientos eléctricos, pretensores y limitadores en los cinturones, anclajes Isofix traseros, navegador con pantalla de 7 pulgadas…–, aunque se puede reforzar gracias a una completa lista de opciones que incluye control de presión de neumáticos, suspensión ajustable Skyhook, inserciones en madera y personalización de volante y pinzas de freno. En cuanto al acabado, estupendo en general, sólo criticaríamos algún pequeño «grillito» en el salpicadero, detalle más llamativo en un coche que cuesta 123.783 euros.

En marcha sorprende la buena insonorización del motor delantero, un V8 de 4,2 litros que se oye lo justo; aunque lo que llega de él al habitáculo es agradable. El cambio, automático de seis marchas y con modo de uso manual secuencial –controlable mediante la palanca, pero también con las levas fijas situadas junto al volante–, es suave y rápido y forma un buen equipo con el propulsor, progresivo y muy contundente a medida que nos acercamos a su tope, situado en las 7.250 vueltas.

El coche empuja con ganas desde parado y soluciona las maniobras de adelantamiento en pocos segundos, dos situaciones en las que el peso excesivo del conjunto no parece pasar factura. Sí lo hace, en cambio, en frenadas sucesivas a gran velocidad, donde se agradecería un pelín más de mordiente. En cuanto a la estabilidad, no hay pega alguna que poner, pues el coche se muestra eficaz y noble, especialmente si seleccionamos el modo Sport, que endurece la suspensión.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba