Lexus RX 450h

Probamos la única versión mecánica, híbrida, de la última generación del todocamino de Lexus que rinde unos eficientes 299 CV de potencia, con el confort y el lujo; costumbre en la marca asiática.

Tras el éxito de la anterior generación en su versión híbrida 400h, frente a la alternativa con motor de gasolina 350-ambos de potencia similar-, la marca de lujo japonesa ha decidido que sólo la variante híbrida del modelo actual circule por nuestras carreteras, siempre que no lo importes, claro.

El Lexus RX crece bastante -sobre todo a lo ancho-, algo que notas nada más ponerte al volante, y adopta una imagen más agresiva y contundente con líneas de diseño y ángulos más marcados que dan más empaque al conjunto, ahora más cerca del suelo -lo que se acentúa visualmente-.

Dada su peculiar forma de moverse encuentra rivales bastante concretos, es decir, versiones de similar filosofía de los BMW X6, Porsche Cayenne y Volkswagen Touareg -estos recientemente renovados y actualizados para plantarle cara-. Es cierto que hay más SUV -y versiones de los ya citados- de precios cercanos que podrías plantearte como alternativas a nuestro protagonista, pero son gasolina o diésel.

Interior

Como es costumbre en la marca de lujo de Toyota, el habitáculo del RX mezcla lujo y tecnología. Los materiales empleados en su realización son de primerísima calidad y ajuste, y el crecimiento de cotas –4.770 mm de largo, 1.885 de ancho y 1.685 de alto- lo notas aún más dentro.

Las plazas delanteras son amplias y todo está allí donde lo buscas, incluido el nuevo ratón con el que se controla el sistema multimedia -demasiado alejado para mantener la anterior pantalla táctil-. Detrás pueden acompañarte tres adultos sin problema -la altura al techo y el espacio para las piernas es bueno-, y con total comodidad gracias a los
respaldos reclinables.

Los 496 litros de capacidad del maletero crecen si abates los asientos traseros –40/20/40-, pero también si los desplazas longitudinalmente -es decir, que se pueden acercar o alejar de los delanteros-, una forma más sencilla de ganar volumen de carga si llevas niños.

La versión de acceso –Premium– de este SUV híbrido arranca en los 65.900 euros e incluye de serie todo el equipamiento de seguridad -tanto activa como pasiva- imaginable como anclajes isofix o airbags delanteros de rodilla, además de acceso y arranque sin llave, espejos exteriores -eléctricos yplegables- fotosensibles y calefactables, retrovisor interior electrocromático, faros bixenón direccionales, leds en luces traseras, cristales traseros oscurecidos, sensores de luces y lluvia, sistema de audio de 9 altavoces con cargador de 6 CD’s, puerto USB y conexión auxiliar -lector de MP3 y WMA-, bluetooth, volante de cuero multifunción de ajuste eléctrico, control de crucero, climatizador bizona, asientos delanteros eléctricos, tapicería de cuero y 3 memorias para la posición de conducción -asiento, espejos y volante-, entre otros.

La unidad probada -con acabado Luxury– que empieza en 71.490 euros añade sistema de audio de 12 altavoces, navegador -con disco duro, pantalla de 8 pulgadas multinformación, cámara de aparcamiento trasero y ratón-, sensores de aparcamiento delantero, llantas de 19 pulgadas con neumáticos 235/55, control automático de recirculación del aire, faros delanteros de leds como en el LS -en hoyMotor probamos el modelo anterior- y portón trasero eléctrico. El techo solar cuesta 1.280 euros y en la lista de extras hay un equipo de sonido surround Mark&Levinson -con 15 altavoces, cargador de 6 DVD’s y disco duro de 10 GB-, el control de crucero adaptable, head-up display y cámara de visión lateral, por citar los más importantes.

Comportamiento y Prestaciones

El Lexus RX 450h se mueve por la combinación de dos tipos de mecánicas. Un motor de gasolina de ciclo Atkinson -de mayor compresión que un OttoV6 de 3.5 litros -3.456 cc- que rinde 249 CV de potencia a 6.000 rpm y 317 Nm de par máximo a 4.800 rpm, y dos eléctricos: uno delantero con 167 CV y 335 Nm de par y otro trasero de 68 CV y 139 Nm.

El resultado de los tres es un sistema híbrido con traccción total discontinua, regulada por el VDIM -control global de los sistemas de ayuda a la conducción- que reparte automática y constantemente el par entre los dos motores eléctricos, para transmitir la fuerza necesaria a cada rueda y garantizar estabilidad y tracción cuando aceleras a fondo -desde parado o en marcha-, en curva o cuando el eje delantero pierde motricidad.

Este SUV rinde una potencia máxima y total de 299 CV que lo lanzan hasta los 100 km/h en 7,9 segundos. Su velocidad punta se queda algo más justa, 200 km/h, pero según la marca sus 2.110 kg de peso invierten 6,6 litros en ciudad, 6 en carretera y 6,3 en ciclo mixto -consumos a los 100 km-. Durante nuestra prueba el ordenador marcaba 9 litros, sin cortarnos con el acelerador y haciendo mucha ciudad. Las emisiones -148 gr/km de media, 141 en carretera y 155 en ciudad- equivalen aproximadamente a las de un compacto con motor gasolina atmosférico -tetracilíndrico- de 2 litros y más de 150 CV de potencia.

En este sentido, el de la ecología, la transmisión electrónica, continua y variable con modo secuencialE-CVT, válida para reducciones enérgicas no para conducción deportiva- que imita 6 relaciones, permite mejorar la eficiencia del RX con 3 modos de conducción. El primero, ECO, reduce la respuesta del acelerador ante cualquier presión agresiva y lo borda en conducción suave. EV -seleccionable manualmente-, desde que arrancas y hasta los 40 km/h -según la carga de las baterías- funciona automáticamente en eléctrico y es perfecto en ciudad gracias a unos niveles acústicos y de emisiones mínimos, ya que el motor de gasolina está apagado. Y el modo Snow mejora la estabilidad y la tracción en condiciones climatológicas adversas con firmes resbaladizos.

Nuestra unidad montaba -por 2.250 euros– el sistema eléctrico de barras estabilizadoras activas que reduce el balanceo de la carrocería -un 40%, si lo comparas con las estabilizadoras normales-. Sólo actúa en curva y calcula el par necesario que necesitan los extremos de cada barra, según los sensores del ángulo de dirección y de la velocidad del vehículo.

Así, el resultado es una dirección más exacta a la hora de afrontar virajes enlazados, sin sacrificar el confort general de marcha en viajes o cuando maniobras en ciudad. Además la sensación de aplomo que transmite al volante es plena -igual que la insonorización conseguida a partir de una calidad de rodadura envidiable-, aunque con esta opción el RX es más duro cuando pasas por asfalto bacheado y con rotos.

El Lexus RX 450h es un SUV rápido, suave y muy equilibrado que no destaca por transmitir maneras deportivas, pero sí un comportamiento sobresaliente por mucho que exijas, sobre todo en lo que se refiere a su brillante relación entre gasto y prestaciones. Por lo demás, sólo hay que verlo para tener claro sus mínimas aspiraciones camperas, reducidas a la estética.

Destacable

– Lujo y tecnología eficiente.
– Insonorización y suavidad de marcha.
– Equilibrio entre confort y estabilidad.

Mejorable

– Transmisión E-CVT en modo secuencial.
– No está pensado para salir del asfalto.
– Precio elevado.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba