Lexus LFA: nunca habíamos probado un coche así5

Lexus LFA: nunca habíamos probado un coche así

9 Noviembre, 2012, modificada el 9 Agosto, 2017 por

Creado desde una hoja en blanco y sin límite de presupuesto, hace 12 años Haruhiko Tanashi ideó un “superdeportivo” único, un icono para la marca, un vehículo exclusivo que “se ha criado” en los mejores circuitos del mundo: el Lexus LFA. Y Autocasion.com ha tenido el privilegio de probarlo.

No valorado

Destacable

  • Aceleración brutal.
  • Lujo interior.
  • Sonido del motor.

Mejorable

  • Precio... Por señalar algo, ya que hay que tener en cuenta la exclusividad del modelo.

“El Lexus LFA es la esencia de nuestra pasión”. Así presenta la marca su “tope” de la gama deportiva. Fue desvelado en 2007 en forma de “concept” con la marca “F”: ya estaba aquí su buque insignia. Pero pronto se convirtió en algo más, un vehículo con el que soñar: con 500 unidades en el mundo (50 de ellas, con el acabado Nürburgring Edition) y a un precio de 600.000 euros, pocos pueden permitirse algo más que desearlo -aunque hay 20 unidades que aún no “tienen dueño”-. Efectivamente, todas sus cifras hablan de exclusividad.

Este coupé biplaza cuenta con un motor 4.8 V10 que ofrece la friolera de 560 CV. Acelera de 0 a 100 en 3,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 325 km/h. Pero no hoy. La pista de aterrizaje sobre la que vamos a conducirlo -con un coeficiente de rozamiento de 0,8- está mojada por la lluvia. Hay gravilla suelta y restos de pintura que hacen que la situación sea aún más delicada: para nuestra prueba de aceleración se establece el límite en 250 km/h. No está nada mal.

Primero hay que realizar una “toma de contacto” con el vehículo parado, durante la que nos explican todas sus peculiaridades. La fibra de carbono con plástico reforzado se emplea con profusión, lo que lo convierte en un coche ligero (1.450 kilos, aproximadamente) y, por lo tanto, eficaz: sus resultados en competición dan fe de ello -desde 2008 participa en carreras de resistencia, bajo la supervisión de Gazoo Racing. En 2010 logró la victoria en su categoría en las 24 Horas de Nürburgring-. Con el motor situado tras el eje delantero y el cambio sobre el trasero, se ha intentado que los kilos queden concentrados entre ambos trenes; el reparto de pesos es de 48:52.

Vídeo: conducimos el Lexus LFA

Nuestra unidad es la número 15 de la serie (la nº 500 es una versión spyder, sin techo) y, como todas, muestra orgullosa sus peculiaridades: llantas de 20”, frenos carbonocerámicos con pinzas de 6 pistones, un difusor trasero, un spoiler que emerge a partir de los 80 km/h –también puede desplegarse de forma manual-, 12 cm de altura al suelo y, en el interior, todo un mundo de tecnología. Para empezar, se han registrado más de 100 patentes específicas para el Lexus LFA y muchas de ellas son de seguridad; cuenta con un cinturón con airbag incorporado y un ESP con tres posiciones: Normal, Power (para extraer lo mejor del comportamiento del coche) y Wet, cuando el asfalto está mojado. Las levas tras el volante son de magnesio recubierto de cuero y manejan una caja de cambios con 7 posiciones de velocidad: puede tardar desde 0,2 a 1 segundo en pasar de una marcha a otra, dependiendo de tu elección…Y nada de suavidad; en un vehículo como éste tienes que sentir que las relaciones se están engranado, por lo que notarás una sacudida en el cuerpo cada vez que ocurra.

Así se gestiona la enorme potencia de un motor que tiene un par de 480 Nm a 7.500 rpm (llega hasta las 10.000 rpm). Este propulsor viene de la experiencia de Toyota en la F1 y ha sido desarrollado en colaboración con Yamaha, firma que se ha preocupado por afinar el rugido de la mecánica hasta casi componer una sinfonía. Hablando de música, el equipo de sonido viene firmado por Mark Levinson y -no podía ser de otra forma- se ha perfeccionado específicamente para este coche.

Llega la hora de ponerse al volante y acelerar como si el infierno se estuviera desatando tras nosotros. Las sensaciones lo inundan todo mientras tomamos conciencia de la velocidad, lo delicado de la pista, la responsabilidad de llevar un vehículo como éste en nuestras manos… Todo, sin dejar de pisar hasta el fondo con el pie derecho. El tiempo se detiene mientras los objetos pasan a nuestro lado a un ritmo frenético. En un instante, frenamos y todo vuelve a ser como antes. Pero nosotros no, porque ahora sabemos qué tipo de coche se puede crear cuando la pasión, el lujo y la genialidad se encuentran.

Te puede interesar...

2 Comentarios

Noemí Alonso 9 Noviembre, 2012

Todavía intento discurrir la forma de encontrar esos 600.000 euros que me separan del LFA…

Rubén Fidalgo 9 Noviembre, 2012

Preséntate a concejala de urbanismo…

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba