Lexus IS-F

5 Noviembre, 2007, modificada el 11 Enero, 2011 por

La firma japonesa ha tomado nota de los Audi RS4, BMW M3 y Mercedes C 63 AMG, y en marzo contrapone el IS-F, un «maquinón» de más de 400 CV y cambio automático de ocho marchas capacitado para rodar a 270 km/h.

6

6




La carta de presentación del Lexus IS-F no puede ser, en conjunto, más impresionante: motor V8 de inyección directa de más de 400 caballos –el fabricante no ha desvelado la cantidad definitiva– y 51 mkg de par máximo, cambio automático y secuencial de ocho marchas, vía delantera ensanchada, llantas de 19 pulgadas combinadas con neumáticos delanteros 225/40 y traseros 255/35… A fin de cuentas, lo preciso y más para configurarse como rival de los superdeportivos Audi RS4, BMW M3 y Mercedes C 63 AMG.


Para ello Lexus no ha escatimado en medios. Por lo pronto, ha afinado el chasis del IS «convencional» ensanchando la vía delantera 20 milímetros y rebajando la altura global otros 25. La suspensión frontal adapta doble horquilla –la trasera es multilink–, mientras que el cuadro aplica amortiguadores monotubo de alto rendimiento. Fuji y Nürburgring han sido los trazados escogidos para completar una puesta a punto que, lógicamente, también ha tocado a fondo los frenos.


Al respecto, el IS-F se para mediante discos ventilados delanteros de 360 milímetros con pinzas de aluminio Brembo de seis pistones –los traseros son de 345 mm– y pastillas de alto coeficiente de fricción. Por cierto, la dirección es servoasistida de forma eléctrica. Estricto tracción trasera, incluye la correspondiente batería de ayudas a la conducción agrupada en el llamado VDIM –o control de estabilidad avanzado del vehículo–, que coordina el control de tracción TRC, el ABS –con corrector– y el control de estabilidad VSC. Sobre éste, ofrece tres modos de acción: activado, desconectado parcialmente –para la práctica de una conducción más dinámica, deja hacer pero permanece latente– o completamente apagado.


En otro orden de cosas, el IS-F aporta una sugerente vestimenta que al mismo tiempo cumple un importante papel aerodinámico. El frontal, por ejemplo, exhibe un spoiler a ras de suelo cerrado por una rejilla de malla y jalonado por sendas entradas de aire trapezoidales que canalizan el flujo hacia el motor y los frenos. Y el habitáculo, no va a la zaga: asientos específicos con tapizado de cuero bicolor blanco/negro y costuras azules; salpicadero y consola con molduras de madera de secuoya cruzadas con detalles de aluminio cepillado; sistema de navegación con mando de órdenes verbales y conexión Bluetooth; volante con levas para la gestión manual del cambio…


Ya que hablamos de éste, deriva del aplicado al Lexus LS460 y al parecer cuenta con una avanzada electrónica que permite una rapidísima transición entre sus ocho marchas. Sin embargo, el verdadero protagonista del coche es su mecánica. No obstante, con los más de 400 CV anunciados el IS-F puede volar hasta 100 km/h en menos de cinco segundos, progresando sin piedad hasta llegar a 270 km/h, valor fijado por imposición electrónica.


En otras palabras: en lo que a prestaciones toca nada tendrá qué envidiar a la temible armada europea, y por si fuera poco alardeará de sofisticaciones como el sistema de seguridad pre-colisión PCS o un envidiable equipo de sonido Mark Levinson Premium Surround con efecto envolvente.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba