Lexus IS

El modelo más accesible en la firma de lujo japonesa se actualiza con ligeros cambios de diseño que también alcanzan la equipación y la mecánica.

Rival natural de los Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes-Benz Clase C, entre otros, el IS se pone al día en los apatados estético y mecánico, además de en aquello que toca a la equipación. Las primeras unidades actualizadas llegarán a los comercios españoles a la vuelta del verano.

Exteriormente recibe dos nuevas tonalidades Ambar Mica y Trufa Mica -se añaden a otras 8-, retrovisores con intermitentes led integrados, nuevos juegos de llantas de aleación de 17 o 18’’, nuevos paragolpes -el trasero ligeramente diferente entre las versiones 250 y 220d, y el frontal 10 mm más prominente-, así como ópticas traseras con tulipas y funciones redefinidas. También cuenta con bajos carenados para mermar la resistencia al avance -y así bajar consumo, ruido y emisiones-, si bien el coeficiente aerodinámico Cx se mantiene en 0,27.


El IS, que puede complementarse con dispositivo precolisión PCS -activa frenos y pretensores de los cinturones si detecta la inminencia de un choque, y avisa mediante señales de alarma acústicas y sonoras, si bien puede desconectarse a voluntad mediante un botón del cuadro-, recibe un asistente de arranque en pendiente -evita que el coche retroceda al iniciar la marcha y soltar el freno- se suma a otros de serie como el estabilizador VDIM -con función contravolante de recomendación-.

El habitáculo recibe además pequeños detalles en la consola central y la instrumentación, así como nuevos apliques decorativos en madera marró o gris, y tapizado Sport de serie -de cuero opcional-. Los asientos delanteros pueden ser motorizados -hasta para el ajuste del apoyo lumbar- e incluso ventilados y calefactados.


La gama mecánica se desdobla en las opciones de gasolina V6 de 208 CV -versión IS 250 con cambio automático de 6 marchas- y V8 de 423 -el IS-F, con transmsión automática de 8 relaciones-, a los que se añade un turbodiésel -IS 220d- de 177 CV a partir de un bloque de 4 cilindros en línea con alimentación directa common rail y sobrealimentación variable con intercooler. Esta mecánica, manual y de 6 velocidades como única posibilidad, adopta una nueva relación final de cambio 2,9 -antes 3,2-, lo que permite ajustar consumo -inferior a 7 litros cada 100 km de promedio- y emisiones -179 gr/km-.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

Amouccemn 4 junio, 2011

vegna ekki:)

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba