Lexus CT 200h F Sport 2015: el híbrido, a prueba

Lexus CT 200h F Sport 2015: el híbrido, a prueba

24 octubre, 2014

El Lexus CT 200h acaba de recibir una interesante puesta al día tanto estética como de equipamiento que lo hace mucho más interesante. Apenas cuenta con rivales en el mercado, estando los principales dentro de su propia casa. ¿Qué ofrece este Lexus frente a un Auris HSD? Sigue leyendo.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

7

5

7

7

7

6

Destacable

  • Imagen de marca.
  • Uso urbano.
  • Ergonomía.

Mejorable

  • Maletero escaso.
  • Prestaciones justas.
  • Suspensión dura.

Hace pocas semanas que se ha puesto al día el Lexus CT 200h y ahora sometemos a prueba una unidad con el nivel de acabado F-Sport para ver qué tal le sienta este “restyling”.

La mayoría de los cambios se centran en detalles de su carrocería, como el recién estrenado frontal (que ya forma parte de la nueva imagen de Lexus) o el paragolpes trasero, así como mejoras de equipamiento que lo hacen más interesante.

Al igual que sus “primos” de Toyota con idéntica planta motriz (el Auris HSD y el Prius), el Lexus CT 200h resulta un modelo muy interesante para quienes suelen utilizar el coche en desplazamientos urbanos, sobre todo en ciudades congestionadas, donde es una gozada rodar entre el tráfico en pleno silencio y con un consumo muy ajustado, al poder aprovechar la energía recuperada en sus baterías.

¿Qué ventajas aporta este Lexus frente a las versiones híbridas del Auris o el Prius? Principalmente, su imagen de marca y la calidad y ergonomía de sus asientos, pero cede en cuanto a capacidad de maletero y espacio interior, con un peor aprovechamiento pese a que sus dimensiones exteriores son similares.

El acabado F-Sport cambia por completo el aspecto del CT 200h, pero supone un importante incremento en el precio, pasando de los 23.900 € a nada menos que 34.100 € de tarifa. Se trata de una diferencia considerable, aunque si tenemos en cuenta lo que añade al equipamiento (llantas de mayor tamaño, asientos calefactados, navegador con pantalla multimedia y cámara de marcha atrás, etc.) y la mejora estética de su kit aerodinámico, puede merecer la pena.

Diseño Lexus CT 200h F Sport 2015: cambios acertados

Prueba Lexus CT 200h F Sport 2015, Vigo, Rubén Fidalgo
La mayoría de los cambios estéticos se centran en el frontal.
Ampliar

Aunque los cambios en la carrocería del CT 200h son muy sutiles, la mejora estética es notable, con un frontal mucho más llamativo gracias a la nueva parrilla que identifica los productos más recientes de Lexus.

En la parte trasera, las modificaciones se centran en el recién estrenado spoiler sobre la luneta y el paragolpes, que hace que el CT 200h parezca más ancho que antes y le da un aspecto más robusto.

La vista lateral apenas varía, con ese peculiar cristal de custodia en forma de media luna. Personalmente, no termina de convencerme y tampoco aporta mucha visibilidad desde el interior, reducida por un pilar C muy voluminoso.

Con el acabado F-Sport, el CT incorpora unas llantas de 17 pulgadas acabadas en tono grafito y aluminio pulido que resultan muy atractivas y, además, tienen una medida relativamente lógica (225/45-17). Siguen siendo algo exageradas para un coche de menos de 140 CV, pero teniendo en cuenta la moda actual, con llantas de 18 e incluso 19 pulgadas, me parecen más apropiadas las de este Lexus.

El color rojo de la unidad de pruebas le sienta de maravilla a este modelo, resaltando la moldura en acero cepillado que enmarca el nuevo frontal y dando un llamativo contraste con los marcos de las ventanillas y con la parte inferior del difusor trasero, en negro.

Gracias al acabado F-Sport y al llamativo tono de la pintura, este Lexus CT 200h resulta un coche bastante atractivo, que destaca en medio del tráfico.

Interior Lexus CT 200h F Sport 2015: plásticos mejorables

Prueba Lexus CT 200h F Sport 2015, interior, Rubén Fidalgo
El interior tiene una buena presentación, pero uno espera menos plástico en un Lexus.
Ampliar

Al abrir la puerta de este Lexus, no puedo negar cierta sensación “agridulce”. Acostumbrado a la excelente calidad de los cueros y los materiales de los modelos que han encumbrado a la marca a su estatus actual, sorprende encontrar unos tiradores de puerta de plástico imitando metal cromado… o la consola central y las molduras de las puertas y el salpicadero en un componente sintético que pretende parecer titanio.

Tampoco me acaba de gustar la forma del salpicadero, repleto de multitud de piezas en lugar de estar hecho en un monobloque. La capilla de los relojes está por un lado, los altavoces, por otro, el hueco para la pantalla multimedia es otro módulo aparte, las salidas de aireación van en dos áreas… me hace temer la aparición de ruidos con el paso del tiempo.

Afortunadamente, los asientos tienen una excelente ergonomía y resultan francamente cómodos, sujetando bien el cuerpo. La postura de conducción es muy buena y los mandos quedan bastante a mano. Es una lástima que los que accionan el reglaje de los retrovisores no estén iluminados y haya que palpar medio salpicadero para encontrarlos por la noche.

El espacio y el confort en las plazas delanteras es notable, pero en las traseras falta anchura para 3 pasajeros; tampoco sobra hueco para las piernas si los ocupantes de los asientos delanteros superan el metro ochenta. Lo bueno es que las puertas dejan un cómodo acceso a todas las plazas.

El maletero no ofrece mucho volumen de carga: es de los menos capaces de la categoría de los compactos; sus primos de Toyota lo superan en este apartado. Tenemos un pequeño hueco bajo la tablilla muy utilizable si necesitamos profundidad para algún bulto, pero no llega hasta los respaldos traseros debido al espacio que ocupan las baterías. El portón es amplio y deja un buen acceso al espacio de carga.

En cuanto a los mandos, tienen buen tacto y los acabados son muy correctos, pero me sorprenden algunos contrastes. Por ejemplo, encontramos un detalle tan futurista como los relojes del cuadro de instrumentos -el tacómetro se convierte en el típico indicador de energía de los híbridos, como puedes ver en la galería de fotos- y otro tan desfasado como los botones que regulan la calefacción de los asientos, claramente “vintage”, por decirlo así.

Otro aspecto que no me convence es el freno de estacionamiento accionado con el pie. Aquí se nota que Lexus es una marca claramente enfocada al mercado americano, donde este tipo de mando es muy frecuente, pero a mí me resulta incómodo.

Motor Lexus CT 200h F Sport 2015: un "sistema Prius" bajo la piel

Prueba Lexus CT 200h F Sport 2015, motor, Rubén Fidalgo
El sistema de propulsión está directamente trasplantado de un Prius.
Ampliar

El sistema híbrido empleado en el Lexus CT 200h está directamente trasplantado de los Toyota Prius y Auris HSD: la misma mecánica de gasolina, el mismo motor eléctrico y el mismo y genial sistema transaxle que hace las veces de caja de cambios. Donde realmente tiene ventaja el Lexus es en la mejor insonorización del habitáculo; se trata de un detalle muy importante, debido al peculiar funcionamiento de su transmisión, equivalente a un variador continuo y que provoca que el propulsor se ponga a tope de vueltas en las rampas y puertos de montaña. Gracias a su mejor aislamiento, el rumor que provoca no resulta tan molesto como en los modelos de Toyota, en los que el ruido de la mecánica sí llega a escucharse demasiado cuando aceleramos.

Con 136 CV no podemos pedir unas prestaciones de escándalo; además, el Lexus CT 200h no es muy ligero, con un peso en orden de marcha que ronda la tonelada y media.

Comportamiento Lexus CT 200h F Sport 2015: facilísimo de conducir

Prueba Lexus CT 200h F Sport 2015, Baiona, Rubén Fidalgo
El Lexus CT 200h es un coche muy fácil de conducir para cualquiera.
Ampliar

Si por algo destaca el Lexus CT 200h, y creo que es la clave de su éxito, es por la enorme facilidad de conducción y utilización en el día a día que ofrece. Cualquiera se hace con el control de este coche en pocos minutos; llevarlo resulta muy agradable, especialmente en ciudad. Desde que nos sentamos hasta que empezamos a rodar sólo hay que pulsar un botón, soltar el freno de estacionamiento y seleccionar la marcha adelante o atrás, nada más.

En la urbe se desenvuelve muy bien… y ver que apenas estamos consumiendo gasolina mientras vamos “al tran-tran” en un atasco, moviéndonos poco a poco con la energía recuperada en las baterías, quita mucho estrés al conductor; esto es una ventaja tremenda en el día a día con este Lexus.

Me ha gustado mucho el tacto de la dirección, en parte porque el volante tiene un grosor y diámetro perfectos, pero también porque su nivel de asistencia y la desmultiplicación me parecen muy acertados.

La visibilidad hacia delante es muy buena, pero pediría una mejora en la lateral y trasera, entorpecida esta última por el grueso montante posterior: no estaría de más contar con una alerta de ángulo muerto en este modelo.

Las suspensiones me han parecido un poco secas para el planteamiento del coche; probablemente se deba más al acabado F-Sport que a una mala elección en los elementos elásticos de los trenes rodantes.

En carretera es muy cómodo gracias a la buena postura de conducción y a la insonorización del habitáculo, aunque a veces se oye demasiado el aire que ventila las baterías a través de un rejilla en la parte izquierda del respaldo trasero (ver galería de fotos). Esto hace que pensemos que llevamos la puerta o la ventanilla mal cerrada.

En el circuito de pruebas, las reacciones del CT 200h son correctas, solucionando la maniobra de esquiva y la frenada de emergencia sin problemas. En cuanto a su agilidad, el CT no busca ser un coche eficaz en tramos virados, pero tampoco es torpe. Con 136 CV jamás vamos a poner en aprietos al bastidor de este modelo.

Los frenos cumplen bien su cometido y tienen un buen aguante a la temperatura, algo que no me esperaba al comprobar el pequeño tamaño de los discos delanteros, que se ven a través de los radios de las llantas de 17 pulgadas. Otra cosa es su tacto, como siempre, un apartado mejorable en los híbridos. En función del estado de carga de las baterías tendremos más freno motor o menos y la respuesta al pedal de freno variará: no siempre que pisemos con una determinada presión obtendremos la misma frenada, lo cual desconcierta bastante si buscamos precisión en las maniobras.

El control de estabilidad, por su parte, cuenta con un buen tarado, corrigiendo nuestros errores y mostrando reacciones progresivas y seguras.

En definitiva, el Lexus CT 200h me ha parecido un coche con una respuesta predecible y segura en todo momento.

Equipamiento Lexus CT 200h F Sport 2015: interesante F Sport

Prueba Lexus CT 200h F Sport 2015, Baiona, Rubén Fidalgo
Con el acabado F-Sport el CT 200h es muy atractivo.
Ampliar

El nivel de acabado F Sport supone un incremento en la factura de compra que ronda los 10.000 euros, una cifra muy elevada. Sin embargo, teniendo en cuenta todo el equipamiento que trae consigo este pack y la mejora estética (y de confort, gracias a los mejores asientos), su precio está bastante justificado.

Por los 34.000 euros que cuesta la unidad probada hay varios modelos en el mercado con igual o incluso mayor dotación (Seat León FR, Peugeot 308 GT Line, Ford Focus Titanium…). Pero si nos vamos a marcas premium, se nos empiezan a “caer” candidatos… y si encima buscamos versiones híbridas, ya nos quedamos definitivamente solos.

Objetivamente, me parece un coche caro, pero es cierto que tiene ese intangible de exclusividad que supone contar con la insignia de Lexus sobre la parrilla delantera… y eso se paga.

De las configuraciones posibles para el CT 200h, la F-Sport es la que me parece más interesante gracias a su atractiva estética (que lo hace parecer mucho más coche) y a su completo equipamiento, con cámara de marcha atrás, volante multifunción, asientos calefactados, navegador, manos libres, climatizador bizona, retrovisores con plegado automático, sensor de lluvia, llantas de 17 pulgadas…

Ahora bien, echo en falta poder añadir sistemas de asistencia al conductor como el sensor de ángulo muerto, la alerta de cambio involuntario de carril, el control de crucero adaptativo… elementos que ya ofrecen todos sus rivales y que no están disponibles para el Lexus CT 200h.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Control de estabilidad del vehículo (VSC)
  • Mando de anulación airbag del pasajero delantero
  • ABS+Asistencia frenada (BAS)+Distribución frenada (EBD)
  • Sensor presión neumáticos TPWS
  • Luces de niebla delanteras LED F Sport
  • Luz de marcha diurna LED
  • Control electrónico de tracción (TRC)
  • Airbag de rodilla y lateral cond+pas y cortina
  • Faros delanteros LED + lavafaros
  • Cámara trasera
  • Inmovilizador

Confort

Equipamiento de Serie

  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
  • Control de crucero
  • Asientos traseros abatibles (60:40)
  • Kit reparapinchazos
  • Dirección asistida eléctrica (EPS)
  • Cristales traseros oscurecidos
  • Llantas aleación 17´´ F Sport 215/45
  • Asientos delanteros calefactados
  • Controlador Rotativo
  • Climatizador bizona
  • Espejo interior EC (Electrocromático)
  • Techo solar eléctrico
  • Performance Dampers (del+tras)
  • Asientos con 10 ajustes y memoria (C) y 10 ajustes (P)
  • Sensor de lluvia
  • Volante de cuero F Sport
  • Alerón posterior F Sport
  • Retrovisores exteriores plegables eléctricamente y con calefacción
  • Sistema de entrada y arranque inteligente (Smart Entry)
  • Inserciones metálicas F Sport
  • Tapicería de tela/cuero Tahara F Sport

Equipamiento Opcional

  • 900 €Pintura metalizada

    Multimedia y Audio

    Equipamiento de Serie

    • Sistema de audio CD, 6 altavoces
    • Mandos en volante: sonido, información y teléfono
    • Display monocromo (Ordenador de viaje)
    • Indicador LHD / Cuentarrevoluciones en modo Sport
    • Bluetooth
    • Lexus Media Display (pantalla 7´´)
    • Doble Puerto USB + AUX (VTR)

    Otros

    Equipamiento de Serie

    • Pedales de aluminio F Sport
    • Arranque por botón
    • Encendido automático de luces por sensor de luz

    Consumo Lexus CT 200h F Sport 2015: mejor en ciudad

    Prueba Lexus CT 200h F Sport 2015, Playa América, Rubén Fidalgo
    El Lexus CT 200h saca el máximo partido de su sistema híbrido en recorridos urbanos.
    Ampliar

    Con poco más de 40 litros de capacidad en el depósito de gasolina, es fácil cubrir más de 600 km con el Lexus CT 200h, una autonomía muy razonable para la mayoría de los conductores.

    Cuando más partido se saca de la tecnología híbrida es en recorridos urbanos, en los que nos movemos a velocidades muy bajas. En estas condiciones circulamos mucho tiempo en modo eléctrico y la media de consumo baja de forma notable. Además, rodamos en un silencio total, lo cual siempre es de agradecer. En estas circunstancias, el gasto de combustible se queda en unos 4,6 l/100 km, una cifra excelente.

    Si salimos a carretera y subimos nuestro ritmo por encima de los 50 km/h (es la velocidad máxima que admite el CT 200h en funcionamiento exclusivamente eléctrico), apenas vamos a poder sacar partido del sistema eléctrico, lo cual aumenta los consumos hasta los 5,5 l/100 km, un dato que sigue siendo correcto.

    Donde peor se desenvuelve este Lexus (en lo que a gasto de carburante se refiere) es en autopistas y autovías, con medias de 120 km/h. Aquí las baterías suponen un lastre, es como llevar el maletero cargado, y tanto el sistema transaxle como el motor de combustión no pueden ofrecer un buen rendimiento, con medias de 6,7 l/100 km. Sin ser malas cifras, son claramente peores que las de versiones diésel equivalentes.

    Ficha

    Carrocería

    • Largo 4.320 mm
      Ancho 1.765 mm

      Alto
      1.430 mm

    • Batalla (mm)
    • Capacidad del maletero min/max (l) /
    • Peso (kg)1.790
    • CarroceríaBerlina
    • Número de puertas5
    • Número de plazas5

    Motor

    • CombustibleGasolina y corriente eléctrica
    • Cilindrada (cm3)1.798
    • Número de cilindros4
    • Sobrealimentación--

    Transmisión

    • TracciónTracción delantera
    • Tipo de transmisiónAutomática continua, secuencial
    • Número de marchas4

    Prestaciones

    • Potencia (kW)100
    • Potencia (CV)136
    • Par (Nm)142
    • Velocidad máxima (km/h)180
    • Aceleración 0-100 km/h (s)10,3

    Consumos y emisiones

    • Urbano (l/100 km)3,7
    • Carretera (l/100 km)3,7
    • Medio (l/100 km)3,8
    • CO2 (g/km)87
    • Depósito de combustible (l)45

    Rivales

    CT 200h F Sport

    Desde
    34.599 €

    Híbrido

    Automático
    4 marchas

    136

    10,3

    3,8

    87

    DS4 1.6 THP Style CMP

    Desde
    25.189 €

    Gasolina

    Automático
    6 marchas

    156

    9,0

    6,5

    149

    Auris hybrid Advance

    Desde
    25.850 €

    Híbrido

    Automático
    4 marchas

    136

    10,9

    3,9

    91

    e-Golf ePower

    Desde
    36.849 €

    Eléctrico

    Automático
    1 marchas

    115

    10,4

    0,0

    0

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    Martín 27 octubre, 2014

    Me parece un coche interesante, por lo menos no pretende copiar al golf, como hacen todos los compactos.

    Pablo 7 noviembre, 2014

    Hola, el prius ya de por sí no es que me encante…porque parece el típico bueno para todo (en este caso fácil para todos) y simplificar tanto algo tan complicado…pasa lo que a algunos automáticos (no trabajan bien). En el caso de este lexus al menos le da un toque diferenciador, pero pasando por caja. Me parece curioso que la toma para la refrigeración se encuentre tan a la vista, porque en modo eléctrico seguro que se oirá un zumbido procedente del ventilador..además de tenerlo a mano de los niños, que pueden meter cosas por la rejilla, ¿por qué no la pusieron en el maletero?. Un saludo

    Rubén Fidalgo 8 noviembre, 2014

    Hola Pablo, la rejilla de ventilación va en el habitáculo porque las baterías deben trabajar en un rango de temperaturas entre 20ºC y 40ºC para dar el máximo rendimiento, y el aire del habitáculo del coche está a esa temperatura, normalmente, con la climatización conectada.
    Más que un zumbido de ventilador lo que se oye es un sonido parecido a cuando tienes una puerta mal cerrada o la ventanilla. un saludo 😉

    ANTONIO CAP 19 febrero, 2016

    SUSPENSION DURA, NO ES MUY COMODO EN CIUDAD

    Ir arriba