Lexus CT 200h

3 octubre, 2011, modificada el 5 octubre, 2011 por

A prueba el híbrido más pequeño de Lexus. Con sus dos motores, uno de gasolina y otro eléctrico, no tiene rival en lo que consumos ajustados y ecología se refiere.

No valorado

Destacable

  • Calidad del habitáculo.
  • Consumos y emisiones.
  • Dirección inmediata y precisa.

Mejorable

  • Cambio CVT poco prestacional.
  • Motor justo y ruidoso cuando necesitas potencia.
  • Precio elevado.

Cuando Lexus anunció la producción de su primer compacto, me froté las manos y dije: ¡por fin una alternativa a los de siempre! Está claro que me refiero a los compactos premium Audi A3, BMW Serie 1 y Volvo C30 -que tiene una versión eléctrica-. Rivales que están en el punto de mira de mi protagonista, pero que, realmente, no están tan cerca de él.

El Lexus CT 200h es híbrido, tiene un motor de gasolina y otro eléctrico. Si su atractivo diseño te ha enganchado por su dinamismo, te diré algo: este japonés es el “primo pijo” de los Toyota Auris Hybrid y Prius.

Interior refinado

Su deportiva carrocería de 5 puertas va pegada al suelo y encierra un habitáculo con espacio para que cuatro adultos viajen cómodamente -cinco, algo justos- con su equipaje. Para ello, el maletero tiene un volumen de carga de 375 litros de capacidad, realmente bueno.

La calidad percibida está a la altura de lo esperado, sin filos en los extremos de los plásticos y todo bien rematado. Por su parte, el puesto de conducción no puede ser más ergonómico.

Los 28.850 euros en los que arranca incluyen todo el equipamiento de confort y seguridad -activa y pasiva- común en los coches actuales, entre los que destacan el bluetooth con control por voz, los leds de luz diurna (también en los faros traseros), el USB, el sensor de luces… Si quieres extras -faros bixenón, navegador, llantas de aleación de 17 pulgadas, etc-, puedes escogerlos uno a uno o mirar cuál es el principal paquete de equipamiento que prefieres: Hybrid Drive -1.100 euros- o Hybrid Plus -6.150 euros-, además de los nuevos packs de accesorios que ofrece la marca.

Dos motores y un solo fin

Al arrancar, como buen híbrido y Lexus, es silencioso. Pero se vuelve ruidoso -a 140 km/h lo es demasiado- cuando piso el acelerador con decisión para sacar el jugo a sus 136 CV de potencia conjunta (de los que 99 son del motor 1.8 -y los entrega a 5.200 rpm- y 60 kW, 81,6 CV, del eléctrico). Y, aunque la sensación es buena -el motor de combustión aporta 142 Nm entre 2.800 y 4.400 rpm y el eléctrico, 207 Nm-, el peso del coche (1.410 kg) y la transmisión variable continua no acompañan; esto que significa que acelera, sólo, algo mejor que un turbodiésel de 105 CV. Así, sus registros de velocidad máxima y 0 a 100 son muy justos, si tienes en cuenta el carácter de sus rivales.

El Lexus CT 200h puede circular en modo eléctrico -EV-, hasta los 50 km/h, siempre que utilices el pie derecho con muchísima suavidad y saques ventaja de la inercia; en caso contrario, entra en acción el motor de gasolina. Además, también tiene los modos eco, normal y sport, en los que siempre funcionan las dos mecánicas. El primero aprovecha al máximo la energía; el segundo ofrece el equilibrio más adecuado entre reacciones y consumo, y el tercero exprime la potencia, haciendo más rápida la respuesta del acelerador, cambiando el color del cuadro de azul a rojo y el indicador de energía por un cuentarrevoluciones.

Al volante noto un conjunto neutro, imposible de descolocar al límite -los controles de estabilidad y tracción no son desconectables-, de suspensiones equilibradas, dirección cómoda y muy precisa, que me da chispa e ilusiona en curva, y un cambio automático que me recuerda al ciclomotor que tuve con 16 años. Por cierto, durante la prueba ha hecho una media de consumo de 6,5 litros a los 100 km. ¿Mi conclusión? La alternativa híbrida del nicho de los compactos premium sacrifica una conducción divertida por el respeto al medio ambiente. Pero tiene presencia, nadie puede negarlo…

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba