Land Rover Range Rover Sport 3.0 TDV6 245 CV

24 Octubre, 2011, modificada el 25 Octubre, 2011 por

¡A prueba el todoterreno de lujo más deseado! Modelo fundamental en los garajes de los famosos, el Range Sport va tan bien en carretera como fuera de ella. El nuevo motor diésel tope de gama es un portento de empuje y buenas prestaciones.

No valorado

Destacable

  • Comportamiento dinámico dentro y fuera del asfalto.
  • Motor poderoso.
  • Programas todoterreno.

Mejorable

  • Altura para entrar y salir.
  • Consumo sensible.
  • Precio elevado.

Me subo al mejor todoterreno del mercado, el Land Rover Range Rover Sport, con permiso de su hermano mayor el Land Rover Range Rover 4.4 TDV8, que probé hace unos meses. Ahora más agresivo y moderno con el restyling que ha recibido (en el que destaca el nuevo diseño de las ópticas delanteras y traseras y la parrilla frontal, entre otros elementos), conduzco la misma mecánica que llevé en la prueba del Land Rover Discovery 4 TDV6 3.0 hace más de un año; un modelo más aparatoso, espacioso y pesado, pero menos representacional.

En el interior, lujo inglés

El habitáculo de este deportivo Range mantiene su gran capacidad y mejora su ergonomía -la consola central tiene menos botones y se ha inclinado para ser más “usable”-. Cinco adultos viajan a sus anchas con su equipaje, para el que dispone de 958 litros de maletero ampliables a 2.013, si se abaten los respaldos de las plazas traseras. Un apunte: me resulta alto en la posición normal de la suspensión para entrar y salir de él. Por lo demás, los materiales utilizados son de máxima calidad, perfectamente ajustados y rematados.

El acabado HSE probado, que cuesta 77.620 euros, lleva todo de serie: faros bixenón direccionales con lavafaros, sensores de aparcamiento -delanteros y traseros- con cámara trasera, sensores de luz y lluvia, retrovisor interior automático, navegador con disco duro, bluetooth, radioCD lector de MP3 con conexión auxiliar para iPod y USB y 8 altavoces Harman-Kardon -además de subwofer- tapicería de piel (también en el volante y pomo del cambio), llantas de aleación de 20 pulgadas y suspensión neumática, sin olvidar los controles de ayuda a la conducción y sistemas de seguridad activa y pasiva. Aparte, puedes montar cristales traseros oscurecidos -548 euros-, acceso y arranque sin llave -1.033 euros- y levas en el volante -228 euros-, entre otros elementos.

¡Siempre es un honor, Su Majestad!

Al volante, el conjunto formado por la suspensión neumática, el Terrain Response y un chasis muy bien afinado da como resultado un peso de 2.535 kg muy ágiles, sin apenas inercias y un rodar de turismo realmente confortable en asfalto. La dirección es cómoda, inmediata y precisa, y el cambio automático de 6 velocidades con modos sport y secuencial siempre elige la relación adecuada, además de ser fiel y muy rápido cuando selecciono las marchas con la palanca o las levas. Los cuatro discos ventilados que monta en los frenos, de tacto progresivo, muy potentes y resistentes, completan la magia del coche.

Aunque es fuera del asfalto donde este diamante en bruto brilla de verdad. Subo la suspensión, elijo el modo (entre los cinco que hay) del sistema todoterreno que más se adapta al firme por el que circulo -incluye diferentes superficies: arena, barro, grava, hielo, nieve, rocas y roderas- y sus cuatro ruedas motrices permanentes hacen el resto. Y si “el tema” se complica de verdad, aún me quedan la reductora, el bloqueo electrónico del diferencial trasero y el control de descenso para evitar cualquier obstáculo. ¡Este Land Rover me sacará del mismísimo infierno! O de un río, ya que puedo vadear hasta 70 cm de altura.

Además de su potencia -que entrega a 4.000 rpm-, también agradezco los 600 Nm de par máximo que entrega desde las 2.000 revoluciones, lo que se traduce en unas prestaciones muy dignas para esta “mole”, que me marcó un consumo real de unos 13 litros sin cuidado con el acelerador.

El Land Rover Range Rover Sport 3.0 TDV6 245 CV es lo que esperas del mejor todoterreno del mercado: comportamiento y prestaciones de primer nivel en un ambiente lujoso y refinado, capaz en cualquier tipo de superficie.

5 Comentarios

Freddy 25 Octubre, 2011

¿Lujo Ingles? ¿un coche blanco?. Independientemente que el Range me parece un buen coche, no entiendo esta moda del blanco. La verdad es que te quita todas las ganas de comprarte uno. Parece una ambulancia o un utilitario de la ONU. En fin pagar mas de 75000€ para parecer a un taxi de madrid (de lujo eso si) nunca lo entendere.

Igar73 25 Octubre, 2011

En ese color es más fácil ser el -blanco- de todas las envidias

Nico 25 Octubre, 2011

Estoy totalmente de acuerdo contigo Freddy… Este color antiguamente lo comprabamos por el sol…cuando no se tenía AA.

J.O. 25 Octubre, 2011

El blanco, para las bodas y los partidos del Madrid, es un color muy neutral como los coches que nombra freddy

Raúl 26 Octubre, 2011

Puede que sea un color neutro, pero los blancos de ahora no son como los de hace años, igualitos a los de una lavadora. Ahora potencian la imagen deportiva de un modelo. Me quedo con el blanco.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba