Land Rover en Frankfurt

9 septiembre, 2009

Salvo Defender y Freelander2, la oferta de la marca británica se pone al día. Los cambios tocan aspectos estéticos, técnicos y de equipamiento.

El buque insignia mantiene el turbodiésel TdV8 de 272 CV/640 Nm, con niveles HSE, Vogue, Vogue+ y Autobiography. El básico, parte de los 93.100 euros e incorpora un revolucionario cuadro de instrumentos en el los relojes e indicadores convencionales se sustituyen por un TFT de 12 pulgadas que presenta la información esencial mediante esferas virtuales e indicaciones gráficas. También integra USB para dispositivos móviles, llantas de 19 pulgadas, asientos térmicos delanteros y recubrimientos de mayor calidad.


El siguiente nivel Vogue cuesta 101.500 euros y añade audio Logic7 Harman-Kardon, testigo de pérdida de presión de los neumáticos, techo solar, asientos térmicos delanteros y traseros, y faros delanteros adaptativos bixenón con led de posición. Sobre el Vogue+ –110.800 euros-, agrega Homelink para apertura de garaje, llantas de 20 pulgadas, retrovisores exteriores antideslumbrantes, asientos delanteros climatizados, climatizador de 4 zonas, bolsa portaesquíes y red de sujeción para la carga del maletero. Y el Autobiography culmina con pantallas traseras para DVD, llantas de 20 pulgadas y Adaptative Dynamics; cuesta 121.500 euros.


La gama se puede solicitar con el nuevo bloque de gasolina sobrealimentado V8 de 510 CV/625 Nm. Se asocia a los acabados Supercharged y Supercharged Autobiography. El primero integra instrumentación virtual TFT, llantas de 20 pulgadas, asientos y volante térmicos, faros bixenón adaptativos y diferencial trasero con bloqueo electrónico, entre otros; cuesta 120.200 euros. El Autobiography añade pantallas traseras con DVD, Homelink, climatizadro de 4 zonas… Está disponible por 137.500 euros.


Entre los opcionales, un innovador infoentretenimiento con pantalla táctil de doble visión, que permite al conductor ver el navegador y al copiloto una película en DVD simultaneamente. Y no faltan control de velocidad de crucero adaptativo, frenado de emergencia, asistente de ángulos muertos para cambiar de carril, cambio automático cortas/largas o cámara periférica para maniobrar o acercarlo a un remolque.


Por lo que toca al Discovery4 -de 42.770 a 62.000 euros-, recibe una exhaustiva puesta al día. No es un coche nuevo, pero los cambios son cuantiosos. Luce un frontal hermanado con los Range Rover y Range Rover Sport, entre otros con faros con led de posición y cambio opcional cortas/largas. Puede llevar las microcámaras del Range Rover para visualizar el perímetro en maniobras hasta 18 km/h, mientras que retrovisores y llantas -de hasta 20 pulgadas- completan, junto a nuevas tonalidades, pilotos y defensas el grueso de los cambios exteriores.


Dentro, salpicadero inédito y revestimientos más prestacionales. Recoloca mandos y la instrumentación se retroilumina en blancos. Un nuevo TFT de 5 pulgadas muestra indicaciones de navegación, modo de tracción… Cambian las butacas de las filas primera y segunda -puede contar hasta 7 plazas-, mientras el tapizado de piel del HSE es de mayor calidad.


Recibe un chasis recalibrado y estabilizadoras más gruesas que atenúan balanceos, modifica la dirección y monta frenos más grandes. El Terrain Response mejora funciones y en motores recibe el gasolina 5.0 V8 de 375 CV/510 Nm, junto a los bloques de gasóleo 2.7 V6 de 190 CV -dis ponible y sobre todo 3.0 V6 de 245 CV/600 Nm TdV6, con 2 turbos secuenciales.


Por último, el Range Rover Sport -de 68.900 a 91.900 euros– modifica frontal -faros bixenón con led para luz diurna, parrilla y toma de aire,  paragolpes, las aletas, los retrovisores, intermitentes laterales y pilotos, de nuevo led con funciones retoposicionadas-, las llantas y otros detalles.


El habitáculo recibe nueva consola con la mitad de mandos, iluminación led para los tiradores, instrumentación con TFT central, navegador mejorado, audio con tomas iPod/MP3, acceso y arranque inteligentes, cambio automático de luz de cruce y carretera AHBA…


De igual modo renueva asientos, pero sobre todo adapta el 5.0 V8  sobrealimentado con compresor volumétrico Roots de 510 CV/625 Nm y requiere -15 litros a los 100 de promedio-; una variante de éste atmosférica de 375 CV -13,9 litros-, y dos turbodiésel: el anterior TdV8 de 272 CV y el nuevo 3.0 TdV6 de 245 CV/600 Nm desvelado por el Discovery4, con 2 turbocompresores escalonados -9,2 litros a los 100 de media-.


El Sport, que encomienda ciertas funciones eléctricas a la fibra óptima, actualiza chasis -el 5.0 de 510 CV recibe discos de freno de 360 mm y pinzas flotantes de 2 pistones-. Su Terrain Response optimiza 2 de sus 5 modos: la posición arena es nueva para evitar que las ruedas se hundany la de rocas modifica el control de tracción para ganar estabilidad. El HDC pasa a frenar de manera más progresiva una vez se suelta el pedal. Por último, recibe suspensiones DampTronic Valve Technology, un esquema predictivo que asegura mejor respuesta en sus posiciones blanda y dura.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba