Lancia Delta

26 Junio, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

En julio llega a España el Delta, primer vehículo completamente nuevo en el segundo siglo de vida de Lancia. Emplea un nombre mítico en la marca, pero sigue una filosofía diferente, que mezcla el refinamiento «premium» con la versatilidad de uso.

4

Más información en Hoymotor16, número 1288


Lancia tiene puestas grandes esperanzas en el nuevo Delta, un modelo que «muerde» en varios segmentos gracias a un tamaño y a una arquitectura interior que, según los responsables de la casa italiana, le permitirá rivalizar tanto con un Audi A3 Sportback o un BMW Serie 1 como con un Volvo V50 o un Citroën C4 Picasso. Y es que el Delta tiene forma de coche compacto –en su perfil hay similitudes con el Seat León o el Mazda3– pero es más grande: 4,52 metros de largo y 1,80 de ancho. De hecho, su distancia entre ejes, de 2,70 metros –la misma que Fiat Croma o Alfa 159–, es mayor que en algunas berlinas medias, como el Peugeot 407 o el Skoda Octavia. El resultado, para empezar, es el gran tamaño de las puertas, pero también un habitáculo amplio y confortable. Además, la segunda fila presenta una división 60:40 «con sorpresa», ya que cada porción de la banqueta puede adelantarse o retrasarse y cada porción del respaldo puede reclinarse hasta 25 grados. Tal posibilidad permite variar el volumen del maletero, desde un mínimo de 380 litros hasta un máximo de 465. Así, con poco equipaje, los pasajeros de la segunda fila tendrán el mismo hueco para las piernas que en una gran berlina de lujo.


Diseño interior » mucho lujo, calidad mejorable


Los diseñadores del Centro Stile Lancia se han esmerado en lograr un aspecto refinado y lujoso, lo que se consigue con una tapicería de alcántara –de piel en los acabados superiores– o con el salpicadero revestido en benova, un material derivado del poliuretano pero con aspecto de piel que usa también Maserati. La postura al volante es correcta, pero se echa en falta sujeción en los respaldos, y los reposacabezas delanteros parecen estrechos. Por otro lado, hay mandos mal ubicados, como los de las ópticas antiniebla o el reglaje de luces. Por cierto, nos extrañó que las unidades presentadas no tuviesen luces de encendido automático o sensor de lluvia, dos elementos casi obligados en el sector «premium»; pero aún no se ha dado a conocer la dotación de cada nivel de equipamiento –Argento, Oro y Platino– ni los precios –se habla de un abanico entre 20.000 y 30.000 euros–.


En marcha, el nuevo Delta nos ha convencido plenamente, ya que es cómodo –su techo especial aisla mejor del exterior– y pisa muy bien, sobre todo con las 225/40 R18 que, seguramente, serán opcionales o estarán ligados a los motores más potentes.


De mecánicas –todas con turbo– no andará escasa la berlina compacta de Lancia, pues en gasolina adopta los modernos 1.4 Tjet –pudimos conducir unos kilómetros el de 150 CV, muy agradable– y en diésel se benefi – cia de los nuevos 1.6 Mjet de 120 CV –sorprendente por su empuje– y 1.9 Mjet con doble turbo y 190 CV –suave, silencioso y con brío–. Además, pronto llegará el inédito diésel 2.0 Mjet de 165 CV y para febrero de 2009 se espera el 1.8 Di de gasolina, con inyección directa, turbo y 200 CV.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba