Lamborghini Reventón Roadster

18 Septiembre, 2009, modificada el 24 Enero, 2011 por

La firma de Sant’Agata Bolognese vuelve a dejarnos con la boca abierta: esta vez el “cazabombardero ” Reventón llega en versión “cielo abierto”, por si el cerrado sabía a poco.

8

670 CV, 0 a 100 km/h en 3,4 segundos, 330 km/h de velocidad máxima… Con razón muchos lo equiparan a un caza de combate, porque además la obra más sublimen en la trayectoria de Lamborghini, que como siempre viene en edición limitada -la producción completa será inferior a 20 unidades-, se asemeja en trazos y estética a los que definen al avión de la USAF F-22. Y aunque aquel sea bastante más caro -130 millones de dólares por unidad-, el precio de éste tampoco está nada mal: 1,1 millones de euros.


El Reventón Roadster, equiparable en tecnología y exclusividad al McLaren Mercedes-Benz SLR Stirling Moss o al Aston Martin One-77 -éste sólo coupé-, encuentra un predecesor casi tan exclusivo en el tiempo: el Miura practicable de 1968 del que sólo se fabricó una unidad. Otros antecedentes, estos ligeramente más populares, son el Diablo Roadster de 1995, que ocultaba el techo en un cofre junto al motor central, o su relevo, el actual Murciélago Roadster. Entre las características de este afilado súper deportivo abierto figuran, por ejemplo, sus faros y pilotos de led -delante para funciones diurna DRL y de indicación-, una longitud de 4.700 mm, una distancia entre ejes de 2.665, una anchura de 2.058 y una altura de sólo 1.132 mm.


Cuenta con barras antihundimiento ocultas y automáticas que saltan en centésimas de segundo si los sensores del vehículo detectan la inminencia de un vuelco. También lleva un capó transparente y exclusivo de esta versión para admirar la mecánica desde el exterior. Los refuerzos practicados al bastidor sólo han incrementado la tara en 25 kg -el Reventón Roadster pesa 1.690-. Como en el Reventón cerrado, el habitáculo está construido a partir de una célula de seguridad de carbono, mientras que la tonalidad de la carrocería es una variedad de la exclusiva gris opaco Grigio Reventón de su “hermano” coupé.


Estricto biplaza, ofrece un puesto de conducción con instrumentación de diseño puramente aeronaútico, que además es configurable en distintas opciones. Entre otros incluye un medidor de la fuerza G: muestra la aceleración longitudinal y transversal, así como la fuerza dinámica de marcha. El habitáculo incluye numerosos apliques de carbono y aluminio, pero también de tejido Alcántara.


Hablando de la mecánica, fabricada en aluminio y conectada a un cambio automático e-gear de 6 relaciones seleccionables a través de levas en el volante -ofrece modos de trabajo Normal, Corsa y Baja Adherencia, para apurar más o menos las velocidades según el estado del firme- , es una 6.5 V12 atmosférica de 48 válvulas y 670 CV a 8.000 vueltas, con cárter en seco, distribución y admisión variables que da un par máximo de 660 Nm a 6.000 rpm. Como en otros Lamborghini, va situada en posicón central trasera longitudinal, para centrar masas suspendidas y mejorar la dinámica de marcha.


Al respecto, en el Reventón Roadster no falta un dispositivo de tracción integral mediante elemento central viscoso, para garantizar el máximo agarre posible -en condiciones óptimas, el grueso de la fuerza pasa al tren motor trasero-.


Sobre el chasis, deriva de competición y equipa neumáticos 245/35 y 335/30 sobre llantas de 18 pulgadas, además de 4 discos de freno de 380 mm -con pinzas de 6 pistones delante-, mientras que el diseño de la carrocería -también de carbono, salvo los paneles y las puertas, que son de acero-, obra del Centro de Stile Lamborghini, incluye un fondo plano y difusor posterior para ejercer mayor presión aerodinámica a ritmo fuerte.

1 Comentario

Lamborghini Sesto Elemento | Autocasion 16 Septiembre, 2011

[…] su precio será aproximadamente de 2 millones de euros, el doble que un Lamborghini Reventón -actualización del Murciélago del que se vendieron 35-, y se convierte en el modelo […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba