Lamborghini Gallardo LP 550-2 Spyder: ¡descapotable!

23 Noviembre, 2011 por

La última creación de los ingenieros de Sant’Agata Bolognese es una de las más puristas de la marca del toro. Sus pricipales características son carrocería abierta, propulsión trasera y un motor V10 de 5,2 litros reajustado.

7

Tras el Lamborghini Gallardo LP 550-2 Valentino Balboni -nombre del probador de la marca-, Lamborghini amplia su gama de modelos con un coche muy especial y similar, pero con carrocería descapotable. El nuevo Gallardo LP 550-2 Spyder combina el estilo abierto spyder con una purista propulsión trasera. Esta versión reúne así el impresionante placer de conducción al aire libre de un superdeportivo con techo plegable y un manejo increíblemente ágil.

Sus características técnicas más importantes son el motor central longitudinal, su potencia y la tracción al eje posterior, y dan nombre a esta versión del Lamborghini Gallardo. Y Spyder -araña- sintetiza el diseño fascinante de un supercoche deportivo poderosamente expresivo que representa la máxima emoción al aire libre y puro placer para los sentidos. Ésta es la descripción del nombre del modelo, según la casa del toro.

El resultado es una conducción de la más alta precisión, en la que el sobreviraje controlado no es un problema, pero sólo en la medida que sea asequible para el conductor, que lo controlará con facilidad en carretera, gracias a un ESP revisado y extraordinariamente seguro con dos programas de funcionamiento. El estándar, que da prioridad a la estabilidad, y el CORSA, que permite grandes aperturas en curva y una conducción muy deportiva e intensiva.

Los ingenieros de Sant’Agata Bolognese han llevado a cabo importantes modificaciones concentradas en el eje trasero del Gallardo LP 550-2 Spyder, además de retocar todos los detalles dinámicos. Esto incluye un ajuste de amortiguadores específico y una adaptación de la aerodinámica según el cambio en la distribución de fuerzas -distinta a la de cualquier modelo de tracción total de la marca-. Así, el eje trasero cuenta con un bloqueo de diferencial del 45%, y la adopción de una transmisión automática y secuencial e-gear, opcional, o manual de 6 velocidades.

A esto hay que sumar el corazón del Gallardo, un V10 de 5.2 litros y 540 Nm a 6.500 rpm reajustado, también, para una entrega perfecta e impresionante a altas revoluciones, lo que implica placer, poder y un temperamento exuberante que transmiten, mediante una melodía realmente exclusiva, sus 550 CV de potencia a 8.000 vueltas. Gracias a su diseño y ligero peso -en seco 1.520 kg-, el rendimiento está garantizado con un 0 a 100 km/h de sólo 4,2 segundos y una velocidad máxima de 319 km/h. Eso sí, con unos consumos de 20,8 litros en ciudad, 9,7 en carretera y 13,8 de media, a los 100 km, que se elevan con la caja manual hasta los 22,7 litros, 10,3 y 14,8 litros, respectivamente. A pesar de estas cifras, cumple con la norma Euro5.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba