Lada Vaz 214 4×4

21 Diciembre, 2006, modificada el 24 Enero, 2011 por

Es un superviviente de otros tiempos en los que los todoterreno no estaban de moda, en los que no existía el segmento SUV o todocamino y en los que los propietarios de un TT sí que hacían excursiones off road

5

5



No recordaba con precisión mis comienzos en esto del periodismo del motor hace ya más de 20 años; sin embargo, todos los recuerdos se me vinieron encima de golpe al conducir de nuevo un Vaz 214 4×4, o lo que lo mismo, y para los amigos, un Lada Niva. Ya en 1993, cuando lo probamos por primera vez, se contaba que llevaba nueve años en el mercado sin apenas cambios… y ahora tenemos que hablar ¡¡de más de 30!!, y tan fresco. Bueno lo de tan fresco es un comentario demasiado optimista.


Este modelo ruso ha evolucionado poco, y conducirlo es como viajar en el túnel del tiempo a otras épocas. Pero es toda una experiencia, y no del todo mala. Porque para empezar algún cambio sí que ha habido en todos estos años. Ya lleva bandeja trasera, «warning», cinco marchas, limpiaparabrisas trasero, inyección electrónica Bosch, catalizador, cumple la normativa Euro IV de emisiones y ¡¡tiene dirección asistida de serie!!, todo un lujo para un modelo cuya durísima dirección ha musculado hasta hace poco los brazos de muchos sufridos propietarios.

  • Comportamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



Comportamiento

Pero comencemos por las novedades. El motor del Vaz 214 4×4 sigue teniendo base Fiat como hace 30 años, después Lada desarrolló una versión más moderna con taqués mecánicos en vez de hidráulicos, cilindrada aumentada hasta los 1,7 litros, distribución hidráulica e inyección electrónica monopunto. En la última fase de esta evolución, el Niva ha recibido inyección electrónica multipunto, cumple la norma Euro IV e incluye de serie la dirección asistida. Antes muchos clientes ya habían instalado por su cuenta y sin homologación de por medio una especie de ayuda a la dirección comprada en desguaces o la dirección desmultiplicada que llevaba el Seat 124 (también se ofrecía en los concesionarios oficiales por 1.200 euros).


En nuestro unidad de pruebas, con tres vueltas de volante, lo cierto es que la dirección asistida sirve de gran ayuda, sobre todo en la conducción ciudadana. Aunque mal asunto si adquiere este vehículo sólo para callejear. Dadas sus características de tracción total permanente de engranajes mecánicos, su motor de gasolina consume bastante en condiciones complicadas de circulación, y no es un coche construido para este tipo de escenarios. También se le pone la chapa de punta cuando oye hablar de autopistas o autovías, ya que llanea a duras penas a 120 km/h (no hay mejor antirradar) y obliga a reducir a cuarta en cuanto se presenta un repecho.

prestaciones

Claro que esta lista de equipamiento no nos consuela del todo cuando comprobamos con sorpresa las hechuras de nuestro querido Niva. Llaves diferentes para contacto y puertas, elevalunas manuales, nada de cierre centralizado, ni espejos eléctricos, volante no regulable, mandos e interruptores del Seat 127 y 124, salpicadero más que espartano… Con todo, mi sorpresa llega de la mano de los muchos seguidores que tiene este modelo a pesar de sus características más que superadas.


Por ejemplo, descubro con interés una especie de club de fans donde los felices propietarios del Niva intercambian información y comentarios. Me entero de rebote que a Antonio Lobato (comentarista de la Fórmula 1 en Tele 5) hasta no hace mucho había que bajarle de su Niva con agua hirviendo. Y también resulta que un buen amigo, cuando me vio en el Niva, sólo le faltó darle al coche dos besos y abrazarlo, ya que según me contó había corrido un París-Dakar con tan curioso compañero de fatigas y, cómo se pueden imaginar, las aventuras habían sido de película.

Interior y maletero

Pero no todo iba a ser complicado para este superviviente. El Vaz 214 4×4 se mueve a sus anchas en el campo y ante todo lo que tenga que ver con barro, roderas, trialeras, nieve, vadeos o cruces de puentes. Sus finos neumáticos, su carrocería autoportante, sus sólidos anclajes y generosos recorridos de la suspensión y su bloqueo mecánico del diferencial central permiten salir airosos de situaciones comprometidas para otros todoterreno de más renombre y, por supuesto, mayor despliegue tecnológico y precio. Eso sí, nos hubiera gustado que montara unas reductoras más cortas (en cuarta alcanza 60 km/h y en quinta puede llegar hasta 80 km/h), ya que para atacar obstáculos complicados hay que recurrir demasiado a la primera velocidad.


 También nos hubiera gustado que se pudiese desbloquear la tracción del tren delantero en conducción normal por carretera, lo que ahorraría hasta tres litros de media cada 100 kilómetros y, claro está, reduciría una sonoridad que se nos antoja demasiado elevada en trayectos medios y largos. Pero para todo esto habrá que esperar. De momento, el Vaz 214 es el todoterreno más barato que se vende en España. Los 11.300 euros que cuesta están justificados por su autoridad en el campo, su robustez y su fiabilidad a la hora de trabajar en condiciones muy duras. Olvídese pues de comprarlo con el único fin de llevar a los niños al colegio: sirve para mucho más.

1 Comentario

Fotos espía del nuevo Lada 4x4 | Autocasion.com 11 Abril, 2016

[…] por algo ha destacado el Lada Niva a lo largo de tantos años, es por su robustez, fiabilidad y capacidad fuera del asfalto. Sin […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba