La prueba del Toyota Prius+ 2015

La prueba del Toyota Prius+ 2015

3 septiembre, 2015

El Toyota Prius+ tiene muchos rivales si buscamos un monovolumen de 7 plazas. Eso sí, en cuanto añadimos la muletilla "híbrido", se queda prácticamente solo en el mercado. Gracias a su amplitud, resulta un coche práctico, pero los consumos se disparan con el sobrepeso de 7 pasajeros.

Nuestra valoración: 6,5 Bastante bueno

7

6

6

7

7

6

Destacable

  • Posibilidad de 7 plazas.
  • Imagen de marca.
  • Equipamiento.

Mejorable

  • Espacio en la tercera fila.
  • Comportamiento con 7 pasajeros.
  • Sonoridad interior.

El Toyota Prius+ en acabado Advance de la prueba de hoy es el único monovolumen de 7 plazas híbrido del mercado en este momento. Frente a la versión de 5 plazas, el “plus” aumenta su longitud en 14 centímetros, mientras que el peso lo hace en 205 kg extra debido al mayor equipamiento y los dos asientos adicionales. Este mayor lastre supone una notable merma en las prestaciones y un aumento considerable del consumo, y eso que en Toyota han hecho lo posible por mantener a raya el peso incorporando elementos como el techo panorámico de material plástico en lugar de vidrio.

Como la mayoría de modelos de 7 plazas del mercado, los pasajeros de la última fila no disponen de demasiado espacio ni un acceso cómodo; son asientos aptos para los más menudos y ágiles de la familia. Tampoco el maletero aumenta demasiado respecto al 5 plazas. Aunque llevemos la tercera fila plegada, tendremos poca profundidad.

Por otro lado, su precio es casi 10.000 euros superior al de su hermano pequeño (35.500 euros frente a 26.000 €), así que estamos ante un modelo que puede resultar interesante sólo para un cliente muy específico: aquel que realmente vaya a sacar partido de sus 7 plazas y cuyos desplazamientos sean principalmente por ciudad, donde su sistema híbrido tiene más ventajas. Si por el contrario, vas a realizar viajes por carretera con todos los asientos ocupados, sus rivales con mecánicas diésel obtienen mejores resultados en cuanto a consumos y agrado de utilización. Además, en el caso del Toyota Verso diésel (por no salirnos de la marca) nos ahorramos casi 10.000 euros en la factura de compra.

Diseño Toyota Prius+ 2015: contrastes

Prueba Toyota Prius+ 2015, Canido, Rubén Fidalgo
El frontal del Prius+ es mucho más llamativo que su anodina trasera.
Ampliar

La imagen exterior del Prius+ resulta chocante. Por un lado, tenemos una parte frontal muy llamativa, con una “nariz”- presidida por el logo de Toyota- de formas redondeadas que contrasta con las rectas y angulosas líneas de la entrada de aire del faldón y del paragolpes, que enmarca las luces de marcha diurna. La forma de los faros y la parte del parachoques pintada en negro aportan un aspecto muy llamativo al frontal.

En el extremo opuesto (tanto por posición como por diseño), tenemos la trasera, de líneas menos elaboradas y mucho más anodina. Da la sensación de que hubiesen agotado toda la imaginación diseñando el frontal del Prius+, que resulta más llamativo que el de su hermano de 5 plazas, mientras que la trasera es al contrario. En realidad, el motivo es que, para sacar el máximo partido de los apenas 15 cm extra de longitud, el Prius+ precisa de unas formas más rectas y de un portón más vertical.

La unidad de pruebas, con el color blanco perlado, parece más grande de lo que en realidad es, pues apenas supera los 4,5 m de largo. Por su parte, las llantas de 17 pulgadas tienen un diseño atractivo y son fáciles de limpiar, completando la imagen exterior de este Toyota.

No te pierdas todas las imágenes del Toyota Prius+ en su galería de fotos.

Interior Toyota Prius+ 2015: amplitud y modularidad

Prueba Toyota Prius+ 2015, interior, Rubén Fidalgo
El interior del Prius+ es espacioso y versátil.
Ampliar

Al abrir las puertas – que, por cierto, mantienen el tipo de soldaduras que hace 10 años que no se emplean en los coches europeos, puedes ver el detalle en la galería de fotos– te encuentras con un interior típico de Toyota, de formas sobrias y predominantemente oscuro. La nota más llamativa la encontramos en la consola central, donde se aglutinan todos los mandos, tanto de la climatización y del sistema multimedia como la propia instrumentación.

Los materiales son correctos y se nota que han luchado contra el peso en su elección. Los ajustes, por su parte, son buenos y no hay grillos ni ruidos parásitos.

La postura de conducción es buena y los asientos son muy cómodos. Los dos pasajeros delanteros pueden hacer cientos de kilómetros sin fatiga, será necesario parar antes a repostar que a estirar las piernas.

Los pasajeros de la segunda fila pueden regular los asientos tanto longitudinalmente como la inclinación del respaldo. Si no viaja nadie en la tercera fila, con ellos desplazados completamente hacia atrás, el espacio para las piernas es de auténtico récord. Por anchura, 3 pasajeros podrán ir con cierto confort, pero no 3 sillas de seguridad infantil.

El acceso a la tercera fila de asientos es algo angosto, pese a que el asiento se desliza hacia delante y abate su respaldo. El motivo es el poco espacio para los pies y el pilar C. Una vez sentado en la última fila, el espacio para las piernas es escaso y también hay poca claridad. Al tener unas ventanas laterales pequeñas, poca ventilación e ir sentados sobre el eje trasero, la sensación en las dos últimas plazas es algo mareante.

El maletero tiene unas formas rectas muy aprovechables, aunque falta profundidad (va ocupada por los asientos traseros plegados). La cortinilla trasera es incómoda de utilizar, pero por suerte se puede guardar fácilmente bajo la tablilla trasera, donde encontraremos un pequeño hueco donde llevar objetos.

En resumen, el Toyota Prius+ aprovecha bien cada centímetro disponible y resulta muy cómodo como 5 plazas, pero los dos pasajeros adicionales no gozarán del mismo confort, un mal común en el mundo de los monovolúmenes de 7 plazas escamoteables.

Motor Toyota Prius+ 2015: potencia justa

Prueba Toyota Prius+ 2015, motor, Rubén Fidalgo
El sistema híbrido del Prius+ es idéntico al 5 plazas.
Ampliar

El sistema híbrido del Prius+ es exactamente el mismo que el de su hermano de 5 plazas o el del Auris HSD, con 136 CV de potencia conjunta entre el motor eléctrico y el de combustión, que trabajan al unísono mediante el peculiar sistema de transmisión transaxle de Toyota. Esta “caja de cambios” tiene unas reacciones similares a las de un variador continuo para el conductor, pero, a diferencia de éstos, las diferentes relaciones de cambio no se consiguen con poleas de paso variable, sino que se trata de un tren epicicoidal en el que se combinan los movimientos relativos del motor eléctrico, el de gasolina y las ruedas para conseguir los distintos desarrollos.

La idea es muy original, pero tiene sus inconvenientes. Éstos salen más a la luz cuanto mayor es el peso que debe arrastrar el sistema y deja en evidencia las enormes pérdidas que se producen cuando ambos motores deben funcionar simultáneamente casi de forma constante.

El problema es que un motor eléctrico ofrece un par de giro enorme en el momento del arranque, pero va cayendo rápidamente a medida que se revoluciona. Si a esto sumamos que la mecánica de gasolina del Prius+ tampoco es un dechado en cuanto a su par motor, tenemos que, en cuanto vamos cargados, el sistema funciona casi de manera constante al régimen de potencia máxima, lo que dispara los consumos… y el ruido.

Una ventaja de este sistema de propulsión es que, al final, el conductor acaba adaptándose a la forma de funcionar ideal del coche. Intentar conducir de forma ágil o sacarle rendimiento a la mecánica es tan frustrante que acabas por rendirte y decides conducir al ritmo al que él se encuentra cómodo. Ésta es la única explicación que encuentro a que en Toyota sigan sin tomar la decisión de aislar mejor el ruido de la mecánica, que se cuela en el interior con tanto descaro que llega a ser molesto cuando estás subiendo un puerto de montaña largo, con varios kilómetros con el motor de gasolina funcionando a su potencia máxima.

Puedes ver la vídeoprueba del Toyota Auris HSD aquí.

Comportamiento Toyota Prius+ 2015: sensible al peso

Prueba Toyota Prius+ 2015, Baiona, Rubén Fidalgo
El comportamiento del Prius+ está muy condicionado por su peso.
Ampliar

Los 200 kg extra de esta versión de 7 plazas se notan nada más iniciar la marcha en el Prius+. Con casi 1.600 kg en orden de marcha y unas suspensiones claramente enfocadas al confort (algo absolutamente coherente con el tipo de coche de que se trata), este Toyota es un cómodo automóvil para viajar en familia tranquilamente.

Pese a su altura, el centro de gravedad se mantiene bajo, con las baterías colocadas por el suelo del coche y los motores muy bajos, por lo que su balanceo no es excesivo, aunque sí sus inercias, especialmente en la parte trasera, debido al peso de las baterías.

En ciudad resulta muy cómodo por lo fácil que es de conducir gracias a su cambio automático y al silencio que se nota cuando funciona en modo eléctrico. Los atascos son mucho menos estresantes con este tipo de coches. La visibilidad es buena, aunque las esquinas de los parachoques delanteros y el faldón quedan muy expuestos a golpes, por sus angulosas formas.

Una vez en carretera, sale a relucir su carácter de coche familiar y las peculiaridades del sistema híbrido de Toyota, ideal para viajar a ritmos tranquilos llaneando. Las zonas reviradas y los puertos de montaña no son su hábitat. En ellos se nota la falta de par motor y el peso del coche. Afortunadamente, cuando elegimos el modo “B” en el selector del cambio, tenemos bastante freno motor, gracias a la combinación del freno eléctrico y de la retención del motor de combustión.

El tacto del freno es el típico de los híbridos. En ellos no pisamos la bomba de freno hidráulica directamente, sino un potenciómetro electrónico que decide si hay que actuar sobre los frenos hidráulicos o “llega” con el freno del motor eléctrico en función del estado de carga de las baterías, la temperatura de éstas y la potencia con la que pisemos el freno. El tacto del pedal se consigue con un simulador hidráulico y no termina de estar bien conseguido. Además, un problema con todos los coches con este tipo de frenos es que el tacto es siempre el mismo, no varía con la temperatura del líquido de frenos, por lo que no sabremos si estamos llegando a su límite por fadding hasta que ya no haya freno.

*Nota: se conoce como fadding la falta de potencia de frenado debido a la temperatura. Puede estar provocado bien porque el líquido de frenos llegue a hervir o porque las pastillas de freno y los discos hayan alcanzado su máximo de temperatura de funcionamiento.

Mientras la temperatura sea correcta, las distancias de frenado son buenas, aunque el tacto no aporta información y es difícil de dosificar.

En el circuito de pruebas, la frenada de emergencia desde 100 km/h la solventa sin problemas, aunque las distancias no son las mejores de su categoría, y eso que en la pista no llevaba el coche cargado. Con 7 pasajeros a bordo, las cosas empeorarían bastante.

La maniobra de esquiva no supone un problema por la altura del centro de gravedad, que es menor que en otros monovolúmenes, pero sí por el reparto de masas, con bastante lastre en el eje trasero. Esto hace que el ESP entre en acción para evitar un latigazo de la parte trasera cuando realizamos cambios de trayectoria bruscos. Afortunadamente el control de estabilidad tiene un buen tarado (es muy intrusivo, pero es lo correcto en este tipo de coches) y el Prius+ mantiene un margen de seguridad aceptable en situaciones de riesgo.

En definitiva, el Toyota Prius+ es un coche muy fácil de conducir, con un confort notable y unos márgenes de seguridad en maniobras imprevistas correcto.

Equipamiento Toyota Prius+ 2015: el tope de gama

Prueba Toyota Prius+ 2015, Vigo, Rubén Fidalgo
El Prius+ cuenta con 3 niveles de acabado, éste es el más alto.
Ampliar

En cuanto a la dotación de serie en el acabado Advance, es francamente completa: luces de marcha diurna LED, faros Full LED con corrección automática de altura, volante multifunción, Head Up Display, climatizador bizona, cámara de marcha atrás, control de velocidad de crucero, asiento del conductor con reglaje eléctrico, sensor de lluvia y de luz… Todo lo que ves en la unidad de pruebas es de serie, salvo el navegador con el sistema Toyota Touch 2 & Go y la pintura “Blanco Perlado”.

Aunque el equipamiento es completo, sorprenden algunas carencias, como los intermitentes con 3 destellos automáticos, que prácticamente son ya un estándar, o los sensores de aparcamiento en la parte delantera, que tiene unas formas muy angulosas bastante sensibles a rozaduras en las maniobras.

El Head Up Display (HUD) tampoco aporta excesivas ventajas. Prácticamente queda a la misma altura que el velocímetro digital (que va en la consola central), por lo que la mayor utilidad la tendremos cuando estemos utilizando el navegador, y aquí surge el problema del tamaño de las indicaciones que éste muestra en la pantalla del HUD, demasiado pequeñas como para que resulten nítidas. Además, la iluminación del HUD tiene un retardo a la hora de atenuarse cuando entramos en los túneles, produciendo algo de deslumbramiento en los primeros metros.

Los faros full LED proporcionan una buena iluminación, aunque con las luces largas las señales de tráfico producen cierto autodeslumbramiento por la claridad que reflejan.

Seguridad

Equipamiento de Serie

  • Inmovilizador electrónico
  • Airbag de cortina para 1ª, 2ª y 3ª fila de asientos
  • Anclajes ISOFIX de 2 puntos en las 2 plazas traseras exteriores
  • Bloqueo de seguridad para niños en las puertas traseras
  • Luces de circulación diurnas DRL con tecnología LED
  • Airbag de rodilla para conductor
  • ABS + EBD + BA
  • Faros antiniebla delanteros
  • Control de estabilidad, tracción y dirección (VSC+)
  • Indicador de presión de neumáticos TPWS
  • Airbag frontal y lateral para conductor y acompañante
  • Cinturones delanteros regulables en altura con pretensor y limitador de fuerza
  • Faros delanteros de cruce con tecnología LED y ajuste automático de altura
  • Regulación automática de la altura de los faros delanteros
  • Reposacabezas delanteros activos

Confort

Equipamiento de Serie

  • Control de crucero
  • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros función un toque
  • Sensores de luz y lluvia
  • Luneta trasera térmica con temporizador
  • Cierre centralizado de puertas y maletero con mando a distancia
  • Asientos delanteros calefactables
  • Rueda de repuesto de emergencia T135/70D17
  • Asientos 3ª fila con respaldo abatible 50:50
  • Dirección asistida eléctricamente variable con la velocidad (EMPS)
  • Reposabrazos central delantero y trasero
  • Retrovisores exteriores eléctricos, plegables y calefactados, con intermitentes
  • Techo solar Panorámico Skyview
  • Cortinillas parasol en puertas traseras
  • Llantas aleación 17´´
  • Sistema de entrada y arranque sin llave (en todas las puertas)
  • Sensor de luz y lluvia
  • Volante regulable altura y profundidad
  • Retrovisor interior electrocromático
  • Modos de funcionamiento EV, ECO y POWER
  • Cambio E-CVT (Electric continuous variable)
  • Climatizador automático con filtro de polen y compresor eléctrico
  • Bandeja cubre equipajes
  • Cristales traseros y laterales traseros oscurecidos
  • Asiento conductor con regulación eléctrica y con soporte lumbar ajuste eléctrico
  • Tapicería piel sintética Toyota E-Tex color (a elegir entre color Negro o Aqua)

Equipamiento Opcional

  • 625 €Pintura perlada
  • 524.99 €Pintura metalizada

Multimedia y Audio

Equipamiento de Serie

  • Bluetooth con audiostreaming y mandos en el volante
  • Head-up display (HUD)
  • Radio-CD MP3/WMA y entrada de sonido auxiliar (3,5 mm)
  • Toyota Touch 2
  • Sistema de sonido 6 altavoces
  • Puerto USB compatible con iPod
  • Radio digital (DAB)
  • Volante revestido en cuero con mandos de clima, audio y teléfono
  • Multidisplay hybrid ECO-drive con pantalla TFT color de 4,2´´

Otros

Equipamiento de Serie

  • Control de asistencia para arranque en pendientes (HAC)

    Consumo Toyota Prius+ 2015: no tan eficiente

    Prueba Toyota Prius+ 2015, Vigo, Rubén Fidalgo
    Con las 7 plazas ocupadas el consumo se dispara.
    Ampliar

    El consumo oficial del Prius+ es realmente optimista, con una media de 4,3 l/100 km obtenida de promediar los 4,4 l/100 km en ciudad y 4,3 l/100 km en carretera. Estas cifras suponen un incremento de medio litro respecto al modelo de 5 plazas, debido, principalmente, al mayor peso que debe mover.

    Durante la prueba, el Prius+ se ha mostrado especialmente sensible a la carga, disparándose bastante las cifras si lo cargamos con 7 pasajeros. El motivo es que el enorme lastre que debe arrastrar hace que el motor de combustión necesite socorrer al eléctrico en todo momento, tanto para mover el coche como para mantener cargadas las baterías. De ir un único pasajero a ir cargado, las diferencias son de casi 2 l/100 km.

    En ciudad, con un único pasajero y una conducción normal, el consumo medio obtenido es de 5 l/100 km, una cifra muy buena teniendo en cuenta el peso y tamaño del Prius+.

    En carretera, con cruceros entre 70 y 100 km/h la media de consumo también se queda en los 5 l/100 km. Es cierto que pude llegar a conseguir calcar los datos oficiales en carretera, pero a base de una conducción muy fina y en tramos favorables, con pocas pendientes.

    El consumo en autopista, con el control de crucero a 120 km/h con un único pasajero y 3 puertos de montaña, fue de 6,2 l/100 km, mientras que, con el coche lleno de pasajeros, llegó hasta los 8 l/100 km.

    Estos datos son más o menos los que me esperaba, teniendo en cuenta el funcionamiento del sistema híbrido de Toyota con su transmisión transaxle. Como decía en el apartado de valoración, teniendo en cuenta estas cifras, queda claro que este coche da lo mejor de sí en recorridos urbanos o con poca carga, mientras que, si vamos a realizar viajes largos con toda la familia, hay otras alternativas en el mercado que salen más a cuenta.

    Aquí tienes la ficha con todos los datos del Toyota Prius+ Advance 7 plazas.

    Aquí tienes la ficha con todos los datos del Toyota Prius Advance 5 plazas.

    Rivales

    Toyota Prius+ 1.8 Advance

    Desde
    35.000 €

    Híbrido


    4 marchas

    136

    11,3

    4,3

    101

    Bmw 216d Gran Tourer

    Desde
    30.000 €

    Diesel


    6 marchas

    116

    11,1

    4,2

    108

    Fiat 500L Living 1.6Mjt II S&S 120

    Desde
    22.700 €

    Diesel


    6 marchas

    120

    11,3

    4,6

    120

    Peugeot 5008 1.6 BlueHDI Allure 7 pl. 120

    Desde
    31.200 €

    Diesel


    6 marchas

    120

    12,3

    4,3

    113

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    Te puede interesar...

    Comenta este artículo

    jcl 3 septiembre, 2015

    hola ruben….será por manias pero odio que el cuadro de \” relojes\” e indicadores estén en la mitad y no detrás del volante….el coche para mi criterio no es feo y menos en blanco nacarado….en la fotografía del motor el \” bote\” de la izquierda es el anticongelante del sistema de refrigeración y ¿ el de la izquierda?…supongo que será el del sistema eléctrico ¿no? me gustan las fotos.

    Rubén Fidalgo 3 septiembre, 2015

    Hola jcl, efectivamente los coches híbridos tienen dos circuitos de refrigeración. Uno para el motor térmico y otro para el inversor en el que se hacen todos los cambios de corriente, de voltaje, de corriente continua a alterna, etc. De hecho es algo engorroso de purgar en los Toyota y ha habido algunas averías por no hacerlo correctamente. Un saludo, me alegro de que te gusten las fotos 😉

    jcl 4 septiembre, 2015

    gracias por la aclaración …no sabia que tenían dos circuitos de refrigeración.

    Rubén Fidalgo 4 septiembre, 2015

    Hola jcl, de nada, creo que en una de las video pruebas del Auris HSD lo comento cuando hablo del motor. UN saludo.

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba