Koenigsegg CCXR

15 Marzo, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

La exclusivísima firma sueca ha logrado compaginar máxima potencia con conciencia ecológica gracias a su nuevo bólido -el más potente del mundo- alimentado por biocombustible.

5

La exclusivísima firma sueca ha logrado compaginar máxima potencia con conciencia ecológica gracias a su nuevo bólido -el más potente del mundo- alimentado por biocombustible.

El Salón de Ginebra fue la muestra escogida por la firma sueca Koenigsegg para presentar el súper deportivo de producción más potente del mundo. Se trata del Koenigsegg CCXR, nombre que recibe la versión más radical -si cabe- del CXX, modelo que “se conforma” con 810cv y una velocidad máxima de 388 km/h. La firma sueca no quiere  conformarse con este segundo puesto y además del CCX presenta una versión “R” que dispone de nada menos que 1018cv y está alimentada por combustible ecológico.


FLOWER POWER


En realidad Koenigsegg presentó en Suiza tres versiones distintas porque además de los CCX y CCXR aprovechó para mostrar el CCGT, destinado a la competición (Gran Turismo). Las versiones de calle disponen de motores sobrealimentados por dos compresores centrífugos Rotrex que soplan como huracanes para lograr que los ocho cilindros en V de 4.7 litros alcancen esas astronómicas cifras de potencia. La pregunta que te estarás haciendo es:


– “¿Dónde está la diferencia que produce esos 208 CV?” 


– “En el flower power” 


5

…O lo que es lo mismo, en el poder de las flores. Y es que el motor del Koenigsegg CCXR está diseñado para alimentarse con biocombustible E85, que además de reducir drásticamente las emisiones contaminantes a la atmósfera cuenta con dos importante cualidades que los técnicos suecos han sabido aprovechar: el etanol del biocombustible refrigera las cámaras de combustión más eficazmente que las gasolinas sin plomo actuales, y además el octanaje de este combustible ecológico supera los 100 octanos… Así, mientras que los compresores del CCX soplan a 1.2 bares de presión, los del CCXR lo hacen a 1.5, y mientras que el CCX alcanza la potencia máxima a 6.900 revoluciones por minuto, el CCXR “Flower Power” lo hace a nada menos que 7.200 rpm, una cifra impresionante, y audaz mecánicamente hablando para un motor comprimido. Las cifras de par también son de quitar el hipo: 920 Nm a 5.700 rpm y 1.060 Nm a 6.100 rpm.


TAMBIÉN PARA CIRCUITO


El modelo de carreras está limitado por la reglamentación de la Federación Internacional de Automovilismo en su categoría (GT1), que prohíbe el uso de compresores, y por ello su potecia baja hasta algo más de 600 caballos. Pero su peso también se reduce gracias al uso de elementos aligerados y materiales todavía más sofisticados en su construcción: pesa unos 1.000 kilos a los que han tenido que añadir un lastre de 100 kg. para adaptarse a las normas de la competición. Los modelos de calle cuentan con trasmisión manual de seis velocidades con diferencial autoblocante fabricada por Cima, mientras que el modelo para circuito dispone de cambio secuencial TSR del mismo proveedor.



CABALLOS SEDIENTOS
 Los Koenigsegg CC de calle tienen una longitud total de 4.293mm, una anchura de 1996mm, y una altura de 1,120mm. Pesan menos de 1.200 kg y en ambos casos aceleran de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos. El CCXR anuncia una velocidad máxima superior a 400 kilómetros por hora, mientras que el CCX hace una punta superior a 395 km/h. Por supuesto, al comprar un CCXR “Flower Power” hay que tener en cuenta si cerca de casa tienes un surtidor de biocombustible y también si vas a tener “sopa” para volver del paseo, porque es un coche realmente sediento: 22 litros cada 100 kilómetros en ciclo combinado frente a los 17 l/100km del CCX de gasolina.


Las comparaciones son odiosas, pero el (ver noticia del accidente del Bugatti Veyron)- acelera de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos pesando bastante más (tiene tracción a las cuatro ruedas mientras que los Koenigsegg son de propulsión) y ha fijado el récord de velocidad de un coche de calle en los 406 km/h… que a priori parecen al alcance de cualquier “Flower Power” en buena forma.


Los Koenigsegg presentan otra interesante novedad para este año. Un cuadro presidido por un impresionante y espectacular instrumento central en el que se condensan las informaciones más importantes para el conductor con escalas concéntricas: revoluciones, velocidad y presión del turbo, además de la marcha seleccionada y la presión de aceite dentro de la misma esfera. Patentado e interesante por su avenzado diseño, pero irrelevante después de tanto pura sangre…  

1 Comentario

FErnando 29 Diciembre, 2011

Bueno y a que velocidad se desplegan las alas para levantar vuelo ?

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba